Harinas sin gluten (parte II)

harinas sin gluten
 
La semana pasada en este post, comencé a hablaros de algunas de las harinas que podemos utilizar en nuestro mundo sin gluten. Hoy toca la segunda parte, así que vamos con ello.

Harinas que provienen de Leguminosas

HARINA DE GARBANZO 

Una de las harinas sin gluten más conocida, tienen un alto valor nutricional y proteico y se puede hacer triturando garbanzo seco directamente en una máquina tipo Thermomix.
 
Personalmente para la repostería apenas la utilizo. Sí en cambio para hacer algún tipo de pan y sobre todo para rebozados, especialmente los de pescado.
 

HARINA DE ALTRAMUZ

 
Con un alto contenido proteico y fuerte sabor, es ideal para masas de pan.
 
En repostería también la utilizo, pero siempre no más de un 15% del total de la cantidad de harinas, aportando mucho cuerpo a nuestros bizcochos.
harinas de leguminosas sin gluten

Harinas que provienen de Frutos Secos

HARINA DE ALMENDRAS

 
Una de las más conocidas, las almendras tienen un alto nivel de potasio y de sodio.
Ayudan a controlar el colesterol, la presión arterial y estabilizan los niveles de azúcar del cuerpo.
 
Por su alto contenido en grasas y proteínas es una harina ideal para nuestros postres ya que les aporta una jugosidad espectacular a los bizcochos, pudiendose utilizar en un porcentaje total de la harina.
 
 

HARINA DE CASTAÑAS

 
Con un alto contenido calórico, las castañas son ricas en carbohidratos y bajo contenido en grasas.
 
Al igual que pasa con las almendras, si no la encontráis en modo harina, podéis triturarlas en una máquina tipo Thermomix para hacer la harina (es mejor asarlas antes).
 
 

HARINA DE COCO

– Receta: Cheesecake de Coco

Aunque proviene de una fruta y no de un fruto seco y no es propiamente una harina, la incluyo en este apartado porque me encanta y es muy versátil para su uso en repostería.

Tiene un alto contenido en fibra, baja en carbohidratos y es muy proteica.

Harinas de avena

Finalmente quiero hablaros de la HARINA DE AVENA.

Sé que esta genera mucha controversia porque aunque genéricamente es sin gluten, contienen avenina que es una proteína que a muchos celiacos no les sienta bien.

Por ello, yo no la consumiría sin autorización de vuestro médico de digestivo.

Si la tolerais, acordaos que siempre, siempre debe ir certificada sin gluten.

Yo la consumo tanto en copos para hacerme porridge de desayuno, como base del muesli casero o en harina para cualquier galleta o postre que os guste.

 

harina de avena certificada sin gluten

Es todo por hoy. Igual que os comenté en el primer post sobre las harinas, a mí siempre me encanta variar y mezclarlas con mixes comerciales porque así siempre consigo sabores, texturas y esponjosidades diferentes.

Espero que os haya gustado y os sirva de ayuda.
Un besote
Helena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *