Merengues

Merengues

Merengues.

O suspiros. Porque en casa de mi abuela, los merengues que toda la vida han acompañado a las natillas que nos hacía, se llamaban «suspiros».

Pero les llamemos como les llamemos, ahí están tan bonitos y llamativos.

En realidad os confesaré que para mi gusto, son excesivamente dulces y no me emocionan demasiado.

Sin embargo, quedan ideales para decorar cualquier postre y son muy sencillos de hacer.

Así que sin mas demora, vamos allá con la receta de los merengues.

Merengues de colores
Merengues sin gluten

Merengues de colores sin gluten

2 claras de huevo

100 gr azúcar blanquilla

zumo de limón

esencia saborizante al gusto

una pizca de sal

colorantes alimentarios

Elaboración del merengue

– En primero lugar, ponemos las claras de huevo en la amasadora y batimos a potencia celta hasta que se monten y formen picos duros.

– Bajamos un poco la velocidad e incorporamos el azúcar a modo «hilo», dejando que caiga despacio sobre las claras montadas sin dejar de batir en ningún momento.

– A continuación, echamos unas gotas de zumo de limón y la esencia elegida (en caso de querer saborizar el merengue de algún modo) y continuamos batiendo hsta que tengamos un merengue muy firme. El punto exacto debe ser cuando al levantar las varillas, el merengue se quede adherido a ellas y nos caiga en absoluto.

Horneado del merengue

– Pre calentamos el horno a 90º calor arriba y abajo.

– Separamos el merengue en diferentes boles en función de los colores que vayamos a hacer.

– Sobre cada uno de los boles vertemos un poco de colorante y mezclamos bien con una espátula hasta que el merengue tenga un color uniforme.

– Ponemos el merengue en una manga pastelera con boquilla redonda sobre una bandeja forrada con papel de horno y vamos haciendo montoncitos de merengue en función del tañan que queramos hacerlos.

– Finalmente borneamos aproximadamente una hora.

– pasado el tiempo, apagamos el horno y lo recomendable es dejar los merengues en el mismo horno apagado un par de horas más, incluso toda la noche, para que con el calor, se sequen por completo.

 Esencias: se pueden hacer con o sin ellas. Aseguraos que son transparentes para que no den color al merengue.

Huevo: si no podéis tomar huevo, éste se puede sustituir por acuafava. En este post os hablo de qué es.

Huevos Alérgenos

Espero que os haya gustado esta propuesta de merengues de colores. Ideales para decorar cualquier tipo de postre, tarta o para comer tal cual.

Y por si os habéis quedado con ganas de más dulces, os propongo hacer estos clásicos Phoskitos.

Helena 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *