Tarta Sacher

receta de la Tarta Sacher en versión sin gluten
 
Hoy os traigo una de esas tartas que sin duda, se va a convertir en una de mis preferidas de este 2018.
 
Y lo digo a 22 de enero¡¡¡¡ Pero es que esta impresionante: la Tarta Sacher sin gluten.
 
No es un invento mío, obviamente.
 
Pero es la mejor adaptación que he encontrado de la famosa tarta Sacher de Viena, en este caso sin gluten por supuesto
 

Creada por el aprendiz de repostero Franz Sacher en 1832 en la famosa ciudad de los Vals, se trata de un bizcocho compacto relleno de mermelada de albaricoque y cubierto por una generosa capa de  cobertura de chocolate.

Una tarta que, entre otras cosas, se hizo muy famosa porque era una de las favoritas de Sisi Emperatriz.

Se supone que la auténtica tarta Sacher la podéis encontrar en la cafetería del Hotel Sacher de Viena.
 
Nosotros cuando estuvimos el verano pasado las vimos pero no las pudimos catar porque con gran pena, eran todas glutaneras.
 
Eso sí, justo al lado en el “Café Mozart”, hacen unas tartas que si vais a Viena, tenéis que probarlas. 
 
Espero que os animeis a hacerlo y me contais porque estoy segura de que os va a encantar tanto como a nosotros.
 
 
Ingredientes para el bizcocho
6 huevos L
100 gr azúcar
140 gr mantequilla sin sal
140 gr chocolate negro
110 gr harina sin gluten (en mi caso Mix C Dolci Schar)
30 gr cacao puro sin azúcar
5 grs goma xantana.
una pizca de sal
mermelada de albaricoque
 
Ingredientes para la cobertura
250 gr chocolate negro
30 gr de cacao
200 gr azúcar
125 ml agua
 
Elaboración

– Pre calentamos el horno a 170 grados.

– Derretimos el chocolate en el microondas a pequeños golpes de calor para que no se queme. Reservar.

– Tamizamos el harina junto el cacao y la goma xantana. Reservar.

– Separamos las yemas de las claras de los huevos, reservando las primeras.

– Con las claras y una pizca de sal, montaremos un merengue: lo ponemos a batir fuertemente con las varillas y cuando las claras empiecen a espumar, echaremos 50 grs de azúcar y seguimos batiendo hasta que tenemos un merengue firme (ya sabéis, dad la vuelta al bol y si no se cae, esta listo). Reservamos.

– En el bol de la amasadora, ponemos la mantequilla (fundamental que esté a temperatura ambiente) junto con el resto del azúcar y batimos hasta tener una mezcla homogénea.

– En este momento, iremos echando las yemas reservadas siempre de una en una, dejando que se vayan integrando a la masa perfectamente.

– Ahora vertemos el chocolate en forma de hilo. Este debe caer sobre las paredes del bol, no directamente sobre la masa. Batiremos hasta que tengamos una masa homogénea.

– Añadimos un poco del merengue y batimos enérgicamente, sin miedo a que se bajen las claras. Esto se hace para aligerar un poco la masa anterior, que es muy densa.

– Ahora iremos integrando el resto del merengue de manera eso sí, envolvente y despacio.

– Una vez tengamos el merengue integrado, echamos la harina junto con el cacao y la goma xantana y lo mezclamos todo bien con cuidado.

– Vertemos la masa en el molde elegido previamente engrasado y lo horneamos 42 minutos a 170 grados calor arriba y abajo (OJO: este tiempo en en mi horno. Ya sabéis que cada uno tenemos que conocer el nuestro).

– Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla.

– Una vez frío, partimos el bizcocho en dos partes y lo rellenamos de mermelada de albaricoque. La cantidad, al gusto.

Vamos ahora a hacer la cobertura de chocolate:

– Ponemos en una cazuela al baño maría el agua y el azúcar y batimos hasta que esta última se haya disuelto. Así evitamos grumos en la cobertura.

– Echamos el cacao y el chocolate y batimos hasta que se hayan disuelto y tengamos una crema brillante y homogénea.

– Colocamos nuestro bizcocho sobre una rejilla y esta a su vez sobre una bandeja o papel de horno. Así el chocolate que caiga lo podremos reutilizar.

– Vertemos la cobertura sobre nuestro bizcocho, dejando que lo cubra por todos lados.

Notas:
– El molde en el que hornee este bizcocho era un molde redondo desmontable de 20 cms.
– Con estas cantidades salen unas 12 raciones.
– Si lo quereis hacer mas grande, doblad las cantidades de todo (menos de la cobertura porque con estas cantidades a mí me sobró mucho).
– Como os he puesto, la tarta original lleva mermelada de albaricoque. Lógicamente, le podéis poner la que mas os guste en casa.

 

Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy. Os aseguro que es una tarta deliciosa y aunque parezca que lleva muchos pasos, no es nada complicada de hacer.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

6 Comments

  1. Anónimo

    Esta tarta es la preferida de mis nietas, una celíaca. Encontré un truco q me va muy bien. 1. Dejar reposar el bizcocho toda la noche en la nevera. 2. Mañana siguiente partir eb 2 o 3 partes pintar cada una primero con jarabe de mermelada para q quede bien empapado. 3. Poner la mermelada de albaricoque. Montar de nuevo dentro del moldd. Enfilmar y congelar. 4. El dia a comer, sacar del vongelador y del molde y tirar cobertura por encima. El contacto del bizcocho congelado y la cobertura caliente hace q prenda perfectamente. Dejar a temperatura ambiente o dentro del congelador.

  2. Anónimo

    Mi nombre al comentario anterior : Raquel Romeu Sanchez

  3. Anónimo

    esta tarta es una de mis favoritas

  4. Mari Nieves

    Esta tarta está riquísima. Precisamente fui en el mes de mayo a Viena y fui a “café Mozart” para probar sus tartas sin gluten. La tarta Sachar era de las pocas que tenían en la carta con gluten . Una pena . Pero me puse “las botas” con otras de similares características .

  5. RUTH

    Es impresionante como queda esta tarta! Éxito total en la familia. GRACIAS POR COMPARTIR!!!

    1. Helena Oses Ursua

      Muchísimas gracias¡¡¡ Me alegro un montón¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *