Tarta de crema de piña

Tarta de crema de piña

Tarta de crema de piña.

Llevo una temporada haciendo tartas frías. Mejor dicho, que no necesitan horno.

Pero es que es precisamente en verano cuando más vida social tendemos a tener y más apetecen postres frescos.

Así que esta tarta es prueba de ello: sencilla, deliciosa y con la única pega de que necesita sus tiempos, por lo cual no se puede hacer de manera improvisada.

Tengo que avisaros de que la piña, debido a una sustancia que tiene, no gelatina. Así que cuando se parte esta tarta, su crema se expande un poco ya que no esta “solidificada”.

Si eso no os supone un inconveniente, os recomiendo hacerla porque de verdad que con la base de galleta y cacao, está brutal.

Y sin más dilación, vamos allá con la receta de esta tarta de crema de piña.

Tarta de crema de piña sin gluten
Tarta de piña

Tarta de crema de piña y chocolate sin gluten

Para la base de chocolate

200 gr galletas y/o cereales

80 gr mantequilla

20 cacao polvo desgrasado

Para la capa de piña

300 gr crema de piña

Para la decoración

 Fideos de chocolate

Onzas de chocolate

Nibs de chocolate

Piña deshidratada

⇒ Preparación del molde
  • Preparamos un molde desmontable y en la base ponemos papel de horno (cortado del diámetro de la misma).
  • Si el molde es de aluminio, para que el desmoldado quede perfecto, en los laterales ponemos hojas de acetato. En le caso de que sea de silicona, no es necesario.
Para la base

– Fundimos la mantequilla y reservamos.

– Trituramos las galletas y/o cereales hasta hacerlos un polvo fino y añadimos la mantequilla y el cacao.

– Volvemos a triturar hasta hacer una masa homogénea.

– Volcamos en el molde vamos haciendo presión hacia los lados, de modo que quede un hueco en medio y los laterales suban un poco.

       √ Esto es importante ya que como os decía al principio, al no cuajarse la crema, si no le hacemos “paredes” con la base de galletas, al desmoldarla se desparramará por todos los lados.

– Dejamos reposar en el congelador o en el frigorífico un buen rato.

Para crema de piña

– La crema de piña aguanta varios días en el frigorífico, por lo que os recomiendo hacerla con al menos, un par de días de antelación.

– La receta de la crema de piña es ésta.

Rellenado de la tarta

– Sacamos la base del frigorífico o congelador.

– Removemos un poco la crema de piña para deshacer la pequeña costra que ha podido hacer en la capa superior y la volcamos sobre la base.

– Llevamos de nuevo al frigorífico unas horas, si es de un día para otro, mejor porque la crema de piña se estabiliza.

Opción 2: también se puede congelar y sacarla unos 10 minutos antes de consumir para poder cortarla con más facilidad. En este caso, la crema de piña quedará más compacta.

Para la decoración

Una vez reposada unas 2 horas la tarta, la decoramos al gusto.

Yo le puse piña deshidratada, fideos y nibs de chocolate. Pero aquí es imaginación al poder.

 Molde: Esta tarta la hice en un molde desmontable rectangular. Pero se puede hacer en el formato que más os guste.

 Base: como es una tarta pensada para el verano, la base no se hornea. Pero en el caso de que no os importe encenderlo, queda perfecta con una base de masa sablé o bien de quebrada.

 Lactosa: se puede hacer con mantequilla sin lactosa.

Contiene Lácteos

Espero que os haya gustado esta propuesta de tarta de crema de piña.

Como os decía al principio, soy incondicional de este tipo de tartas, y mas si llevan piña o fruta natural.

Así que si sois como yo y os gustan las tartas con fruta, aquí os dejo la receta de una mousse de mango impecable.

Helena 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *