Carta de un niño celíaco

carta escrita por un niño celíaco

Hola.

Soy Nicolás, el hijo de Helena y como ella soy celiaco. Hoy voy a escribir yo la entrada del blog.

Dentro de poco voy a cumplir 11 años y cuando me dijeron que era celiaco tenía casi 6. Así que llevo la mitad de mi vida sin poder comer gluten.

Al principio como era muy pequeño me sentía triste y me costó adaptarme a no poder comer lo mismo que comían mis amigos.

Cuando iba a los cumpleaños nunca podía comer la tarta y además tenía que tener mucho cuidado para que nadie me contaminase lo que mama me había llevado. Porque mis amigos no sabían que si tocaban mi comida con sus manos con gluten, yo ya no podía comer la mía.

Ahora todos saben que es la celiaquía y me traen algo para poder comer y sus mamas en los cumples ponen chuches sin gluten para que yo también coma como todos.

las dificultades de los niños celíacos

En el comedor del colegio a veces como distinto a mis compañeros y no siempre las cosas están buenas. Además cuando ellos tienen san jacobos, a mí me traen pescado. 

Mama dice que es más sano, pero yo preferiría comer san jacobo como todos.

Además siempre tengo que estar vigilando que nadie me eche migas en mi comida y eso es un rollo.

Una de las cosas que más me hace enfadar en cuando salimos a comer a un restaurante. 

Los menús de los niños siempre son con macarrones, fritos y patatas fritas y siempre con gluten.

Así que mis padres me llevan un tuper con algo que me han hecho en casa. Pero me gustaría poder comer como mi hermano y mis amigos.

Me gusta que mama también sea celiaca como yo porque sabe mucho del tema, me ayuda y además comemos lo mismo. 

Aunque ser celiaco a veces es un rollo y no poder comer gluten a veces me hace sentir triste, se que nunca debo saltarme la dieta porque si lo hago, me pongo malo y enfermo.

Me gusta mucho viajar con mi familia. A veces no podemos comer en todos los sitios que nos gustaría y no vamos a hoteles porque allí no podemos cocinar nuestra comida.

Pero mis padres me han enseñado que aunque sea celiaco, puedo hacer lo mismo que los demás.

Yo les diría a los niños celiacos que no se preocupen.

Que cada vez tenemos más cosas para comer como los niños que no son celiacos y que aunque tengamos que mirar las etiquetas de todo lo que nos comemos, así estaremos sanos.

Espero que algún día investiguen para curar la celiaquía y por eso, yo cuando sea mayor, quiero estudiar medicina.

Adiós.

Nicolás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *