Tarta capas de chocolate

Tarta capas de chocolate

Tarta capas de chocolate.

Os confieso que no sabía que nombre ponerle a esta tarta: «tarta super chocolateada», «tarta texturas de chocolate», la «tarta de chocolate definitiva»…

Al final simplemente tarta «capas de chocolate». Porque creo que es lo que mejor la define. Además de por supuesto, deciros que está simplemente impresionante.

Se trata de una tarta de 4 capas, cada una de ellas con una textura muy diferente, pero que combinan a la perfección entre ellas.

No necesita horno, por lo que es perfecta para el verano. Y además, aunque laboriosa porque hay que respetar los tiempos de cuajado, es muy sencilla de hacer.

Por lo tanto, os animo a quedaros y disfrutar de esta receta.

Tarta bombom chocolate

Tarta capas de chocolate sin gluten

Materiales necesarios
– Film transparente
– 1 Bol semiesférico de 15 cms y otro de 8 cms respectivamente (sirven cuencos que tengáis en casa).
 
Preparación previa
Forrar ambos boles con film transparente y reservarlos en el congelador.
Ingredientes centro avellanas
25 gr de avellanas tostadas
40 gr de chocolate fondant
100 ml de nata (más de 35% materia grasa)
20 gr azúcar glas
 
Ingredientes Crema de Chocolate
2 hojas de gelatina
175 gr de nata (mas de un 35% materia grasa)
200 gr de crema cacao (tipo Nocilla)
30 gr de mantequilla
 
Ingredientes para el crujiente de chocolate
100 gr de chocolate fondant
30 gr de mantequilla
60 gr de arroz inflado 
 
Ingredientes cobertura
50 ml de nata
1 hoja de gelatina
50 gr de chocolate fondant
avellanas
cacao Valor en polvo

→ Elaboración centro avellanas

– En primer lugar, montamos la nata (debe estar muy fría) junto con el azúcar glas. Reservar.

– Ponemos el chocolate negro fondant junto con las avellanas tostadas y triturar en un procesador. Añadir la nata montada y mezclar bien.

– Terminamos esta capa vertiendo la mezcla en el bol pequeño forrado con film y lo dejamos en el congelador.

→ Elaboración crujiente de chocolate

– Ponemos en un cazo el chocolate y la mantequilla y calentamos hasta que estén completamente fundidos.
– Incorporamos el arroz inflado y mezclamos bien hasta tener una mezcla homogénea.
– Ponemos esta mezcla en el bol grande (forrado con film transparente) extendiéndola bien por las paredes y dejando hueco el centro. Reservar en el congelador al menos 2 horas.

→ Elaboración crema de avellanas

Continuamos con la crema de avellanas. Para ello:
–  Hidratamos las hojas de gelatina en agua muy fría.
– Mientras, ponemos la nata en una cazuela y la calentamos un poco.
– Escurrimos las hojas de gelatina y las disolvemos por completo en la nata. 
– Terminamos añadiendo la crema de cacao y la mantequilla (debe estar muy blanda). Mezclamos bien todos los ingredientes.

→ Primer montaje de la tarta

– Sacamos del congelador el bol grande con el crujiente de chocolate y sin desmoldarlo, por dentro verteos la crema de avellanas.
– Desmoldamos el centro de avellanas congelado y lo metemos  presionado sobre la crema de avellanas. Tiende a subir para arriba, así que haced presión.
– Cubrir con film transparente y dejar enfriar en el frigorífico al menos, 6 horas.

→ Elaboración cobertura

√ La cobertura la haremos al día siguiente, justo antes de realizar el montaje final. Para ello:

– Hidratamos la gelatina en agua fría. Reservar.
– Trituramos las avellanas al gusto.
– Calentamos la nata y cuando esté apunto e hervir, vertemos el chocolate y dejamos que se funda por completo. Atemperar. 
– Una vez atemperada la mezcla de la nata con el chocolate, echar la hoja de gelatina y dejar que se integre por completo.
– Añadir las avellanas y terminar de homogeneizar la mezcla. Reservar.

→ Montaje final de la tarta

– Desmoldamos con cuidado la tarta congelada y la ponemos sobre una rejilla.

– Con cuidado, verter la cobertura sobre la tarta muy fría e ir cubriéndola en su totalidad. Para finalizar, espolvorear cacao en polvo o azúcar glass.

A pesar de lo abrumador de los pasos, os puedo asegurar que la elaboración de cada uno de ellos es sencilla.

Lo que os recomiendo es seguir este orden para hacerla con tranquilidad y respetar los tiempos de enfriado de las capas.

  • Dos días antes de consumirla hacer el centro de avellanas y el crujiente de chocolate, ya que se necesita que estén bien congelados.
  • El día antes del consumo, hacer la crema de avellanas y el montaje de las tres primeras capas ya que juntas deben reposar al menos 6 horas en el frigorífico.
  • El día del consumo, hacer la cobertura de chocolate y el montaje final de la tarta.

Como os decía al principio, esta tarta de capas de chocolate es una tarta laboriosa pero si se respetan los tiempos, no es complicada y el resultado, sobre todo al cortarla, es espectacular.

Por su alto contenido en chocolate y nata puede dar sensación de pesada. Pero ser una tarta que debe ser servida en frío, resulta un postre estupendo.

Espero que os animéis a hacerla.

Y si os gustan los postres con chocolate, no os podeis perder la tarta «Brooklyn Blackout».

Helena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.