Tarta de queso, fresas y chocolate sin gluten

tarta de queso, fresas y chocolate sin gluten

Repito postre con fresas. No lo puedo evitar. Llega esta época del año y siempre me viene bien hacer algo con ellas.

Así que hoy os presento esta impresionante una tarta de queso, fresas y chocolate sin gluten.

No es ningún secreto lo que me gustan las tartas de queso. Esta web da fe de ello con ejemplos como mi adorada “New York Cheesecake”, la impresionante tarta de queso, platano y dulce de leche o la de cacahuetes.

Las tartas de queso sin gluten son un éxito allá donde las lleve porque son versátiles, puedes hacerlas con o sin horno; ponerles las fruta o verduras de temporada o tirar de cremas caseras como la anteriormente mencionada de cacahuetes.

Todas ellas son deliciosas. Y visualmente, muy resultonas.

Además, se pueden presentar en vasitos individuales como esta tarta de queso y membrillo y así les damos un toque aún más especial.

Dicho todo esto, vamos sin más dilación a por la receta de hoy: queso, fresas y chocolate. Que la disfrutéis.

receta de tarta de queso y fresas sin gluten

Tarta de queso y fresas sin gluten

  • Ingredientes

Para la base

  • 150 gr galletas sin gluten
  • 50 gr mantequilla
  • 50 gr cacao en polvo sin azúcar

Para la tarta de queso

  • 300 gr puré de Fresas
  • 300 gr queso crema
  • 200 gr nata montar 35% materia grasa
  • 80 gr azúcar
  • 4 láminas de gelatina neutra

Para la cubierta de chocolate

  • 80 ml leche
  • 100 gr azúcar
  • 90 ml agua
  • 40 gr cacao polvo
  • 4 láminas de gelatina neutra
  • Elaboración
Elaboración de la base
– Triturar las galletas y añadir la mantequilla (muy blandita o derretida) y el cacao y mezclar hasta obtener una masa homogénea.
– Verter sobre la base del molde de manera y aplanar.
 – Meter en el congelador 10 minutos para que se asiente bien o bien hornear a 180º calor arriba y abajo durante unos 12 minutos.
 
Elaboración de la tarta de queso
– En un bol con agua muy fría, ponemos las hojas de gelatina para que se hidraten. Reservar.
– Limpiamos las fresas y las trituramos en una batidora hasta obtener un puré finito. Si queréis quitarle las pepitillas, coladlo con un colador. 
– Ponemos el puré en una cazuela y lo calentamos un poco. Vertemos en él las hojas de gelatina escurridas e hidratas y batimos hasta que se disuelvan por completo. Dejamos enfriar y reservamos.
 
– En la amasadora, batimos el queso crema con el azúcar hasta obtener una masa cremosa. Incorporamos la nata y seguimos batiendo.
– Finalmente echamos el puré de fresas con la gelatina y batimos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.
– Vertemos la masa en nuestro molde y dejamos enfriar en el frigorífico al menos 3 horas.
 
Elaboración capa de chocolate espejo
– Poner la gelatina en un bol con agua muy fría para que se vaya hidratando.
– En una cazuela ponemos la leche, el agua y el azúcar y calentamos sin dejar de batir hasta que el azúcar esté completamente disuelto. Lo ideal es tener un termómetro y que la mezcla no pase de 30º pero si no tenéis, no pasa nada. Lo más importante es que la mezcla no llegue a hervir.
– Retiramos del fuego, echamos el cacao y volvemos a poner en el fuego y seguimos batiendo hasta que tengamos una mezcla cremosa y brillante.
– Dejar reposar la mezcla 12 minutos.
– Pasado el tiempo añadir la gelatina (previamente escurrida) y batimos bien hasta que se disuelva por completo.
– De nuevo, dejar reposar unos 10 minutos y entonces, verter la mezcla sobre la tarta de queso.
– Para que “solidifique” deberemos dejarla al menos 3 horas en el frigorífico.
 
→ Respetad los tiempos de cuajado y recordad que todas las tartas de queso están mucho mejores de un día para otro.
Notas
  • El tamaño del molde que yo usé para este bizcocho fue uno desmontable de 18 cm. Si quereis hacer una tarta mas grande, duplicad las cantidades en proporción a esta.
  • Si horneáis la base de la tarta, aseguraos de que se enfría por completo antes de echar la crema de queso y fresas.
  • El queso puede ser el que más os guste: tipo Philadelphia, mascarpone… 
  • Para el cacao no vale tipo Neskuik. Tiene que ser tipo Valor (lo hay en Mercadona) sin grasa y sin azúcares añadidos.
  • La base de la tarta se puede hacer perfectamente sin el cacao. Lo mismo la cubierta. Quería ideal con una gelatina de fresas o con cacao en polvo espolvoreado y fresas por encima.
  • Si sois intolerantes a la lactosa, buscad mantequilla, nata y queso sin ella. 
  • La cubierta de chocolate se puede hacer también con nata en vez de con leche.
  • Para que el desmoldado sea perfecto, poned en las paredes interiores del molde unas tiras de acetato.
  • Dificultad: baja-media
  • Tiempo total: 24 horas
  • Tiempo elaboración: 1 hora
  • Raciones: 8-10

Os animo a hacer esta tarta porque está deliciosa, es cremosa, suave y con el toque de la capa brillante chocolate (fijaros en la primera foto como reflejan las fresas), queda espectacular.

Helena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *