Magdalenas de leche condensada

receta de magdalenas de leche condensada sin gluten
 
Vamos allá con la primera receta del año.
 
Receta super sencilla y que os aseguro, está deliciosa.
 
Unas magdalenas de leche condensada, por supuesto, sin gluten.
 

La base de la receta es el clásico bizcocho de yogur. Pero yo le he tuneado para darle una vuelta de tuerca y hacer una nueva versión de él.

Veréis que la receta lleva fibra de manzana, la cual es totalmente prescindible.
 
Pero cierto es que le aporta un plus a nuestro bizcocho ya que entre otros beneficios, genera flora intestinal (que muchas veces bien sabemos los celiacos que se nos machaca por contaminaciones cruzadas); previene el estreñimiento y ayuda a controlar el colesterol malo.
 

Si queréis comprarla, la encontrareis herboristerías y/o tiendas on Line.

Además la receta lleva también sésamo negro, el cual tiene un alto porcentaje de hierro y de calcio.

Y ahora, vamos allá con la receta.

 

Ingredientes

3 huevos L (mejor camperos)
3 medidas de yogur de harina sin gluten, en este caso
  – 2 medidas de harina Schar Mix Dolci
– 1 medida de harina de quinoa
un sobre de levadura
1/4 de cucharadita de goma xantana
1/4 de cucharadita de fibra de manzana *
una medida de yogur de leche condensada
una medida de yogur de aceite de girasol
un yogur natural
arándanos

sésamo negro

Elaboración

〉Pre calentar el horno a 170º.
 
– Tamizar las harinas junto con la levadura, la goma xantana y la fibra de manzana. Reservar.
– En la amasadora, poner el aceite, el yogur y la leche condensada y batir hasta conseguir una masa homogénea.
– Incorporar los huevos de uno en uno, dejando que se vayan integrando bien.
– Finalmente verter la harina reservada a cucharadas.
– Verter sobre los moldes de magdalenas y si queréis ponerles los arándanos y el sésamo negro, es el momento.
– Hornear unos 22 minutos calor arriba y abajo.
– Dejar reposar sobre una rejilla.
 
*Notas
– Si os apetece hacerlo en versión bizcocho, el tiempo de horneado sería de entre 35 y 40 minutos.
– El sésamo negro y los arándanos son prescindibles.
– Si no tenéis esas harinas, probad con cualquiera que sea sin gluten, siempre manteniendo esas medidas: harina de arroz, maíz, trigo sarraceno, etc.
 




Alérgenos: esta receta contiene huevos y lácteos. 

 
 
 
 
Como veis es, la receta es muy sencilla y os aseguro que el bizcocho está delicioso.
Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy.
Un besote y hasta el próximo día
Helena

2 Comments

  1. Isabel Muñoz

    Hola Helena, la fibra de manzana es lo mismo que la pectina verdad? Donde puedo comprarla
    Muchas gracias

  2. Iratxe Ayala

    Feliz año!!!!!!! Una receta deliciosa para empezar 😉
    El sésamo negro lo descubrí este verano de vacaciones, vendían leche de arroz con sésamo negro y me acuerdo que tenía un sabor tostado buenísimo! Y, como dices, tiene hierro, lo cual a mí me viene genial para mis anemias… Dónde lo compras?
    Muás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *