Salsa de caramelo

Salsa de caramelo.

También llamada por algunos toffe, la salsa de caramelo es un básico de la repostería.

Muy sencilla de hacer, con tan solo 3 ingredientes, las posibilidades de la misma son infinitas: como relleno en cualquier bizcocho, galletas; para hacer un merengue suizo caramelizado, etc…

Así que no me enrollo más y vamos allá con la receta.

Salsa de caramelo sin gluten

150 gr azúcar

200 ml nata (35% m.g.)

50 gr mantequilla

– Ponemos la nata a hervir y cuando comience a hacerlo, retiramos del fuego. Reservar.

– En una cazuela con el fuego medio ponemos el azúcar y sin dejar de remover, vamos dejando que se disuelva y caramelice, volviéndose líquida y tomando un color marrón.

– Retirar del fuego y añadir la nata.

Importante: mucho cuidado porque al echar la nata el caramelo sube y al estar tan caliente, os podéis quemar, así que proteged bien nuestras manos con un guante o trapo.

– Poner de nuevo a fuego lento, echar la mantequilla dejando que se funda y cocinar unos 3 minutos más.

– Verted el caramelo en un bote de cristal y una vez atemperado, guardar en el frigorífico.

Esta es la receta de la versión salada de la salsa de caramelo. 

Conservación: en el frigorífico aguanta una mes.

Atemperado: si receitais la salsa para por exemplo, un merengue suizo, os recomiendo sacarla del frigorífico una hora antes para que esté a temperatura ambiente.

Si la necesitas en su versión líquida, metedla unos segundos en el microondas hasta que coja la textura que sea necesaria.

Espero que os haya gustado esta propuesta de salsa de caramelo.

Un básico de la repostería que no puede faltar en un recetario repostero.

Y ¿dónde usar esta salsa? pues os doy una idea en estas barritas tipo twix.

Helena 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.