Ruta Castillos del Loira sin gluten

Ruta por los castillos del Loira sin gluten

Ruta Castillos del Loira sin gluten.

Hace unas semanas, comencé a contaros la ruta que hicimos por los Castillos del Loira (Francia), el verano de 2021.

Un viaje que me enamoró por sus pueblos preciosos; sus castillos majestuosos y ambiente de paz y calma que se respira por todos lados.

Eso sí, el tema «no gluten» hablando de Francia, sabemos que es complicado.

Pero que un lugar sea complicado par comer sin gluten, jamás quiere decir que no lo podamos visitar.

Con una buena programación del viaje, con su búsqueda de información; un lugar que te permita cocinar y el kit celiaco, nos comemos el mundo (sin gluten, eso sí).

No me enrollo más que tengo mucho para contaros.

Seguimos la ruta por los castillos del Loira a partir del día 3 de nuestro viaje.

Chateau de Chambord
Chateau de Chambord
Chateau de Chenoeau

Ruta de los Castillos del Loira sin gluten

- Día 3: Castillo de Chambord, Cheverny y Blois

El tercer día de nuestro viaje teníamos uno de los platos fuertes: visitar el castillo de Chambord.

Chambord es el castillo más grande Del Valle de Loira. Es impresionante.

Curiosamente no fue construido como palacio, sino como pabellón de caza De Francisco I.

Chambord
Chambord1
Castillo de Chambord

Si por fuera es bonito, por dentro es espectacular.

Destaca su escalera de doble hélice, en la que ves a las personas que suben y bajan, pero nunca te cruzas con ellas. Su autoría que se atribuye, al igual que el diseño del castillo y aunque no con toda la certeza, a genial  Leonardo da Vinci.

Interior castillo Chambord
Interior Castillo Chambord: cocinas, carruajes reales y habitación.

Dedicamos la mañana a visitar el interior del castillo y pasear por sus inmensos y, cuando digo inmensos, es y maravillosos e inmensos, jardines.

Justo a la salida del castillo, (o entrada, según se mire) hay unos cuantos restaurantes y una tienda donde venden unas galletas sin gluten. Muy ricas por cierto (caras también).

  • Estas galletas las venden en muchas tiendas de recuerdos y comida de varios pueblos y ciudades del Valle de Loira.
Galletas sin gluten en Chambord
Galletas de mantequilla sin gluten de Chambord

Finalizada la visita a Chambord, cogimos los coches y en poco menos de media hora, estábamos en el sigueinte de los Chateux, en este caso, el castillo de Cheverny.

Palacete rural de estilo renacentista, el interior del castillo es muy bonito pero como casi todos ellos, lo mejor es pasear y disfrutar de sus jardines.

Cheverny además es conocido porque es el castillo en el que se inspiró el escritor Hergé para crear el «castillo de Moulinsart», la residencia del famoso capitán Haddock, de los tebeos de Tintín.

Castillo de Cheverny
Castillo de Cheverny

En los jardines de Cheverny hay zonas para hacer picnic así que es lo que hicimos.

Llevábamos ensaladas de pasta, algún sandwich café en un termo con algo dulce de postre. 

¡¡Que hacer picnic no está reñido con comer de lujo¡¡

Nuevamente en ruta, en 20 minutos llegamos a la ciudad de Blois.

Blois Cuenta con un castillo mandado construir por el rey Luis XII (lo vimos solo por fuera), que en principio era de estilo renacentista pero luego con diversas modificaciones, tiene un mix de estilo gótico, renacentista italiano y clásico.

Sin duda, Blois sin tener nada especial, es otra de esas ciudades pequeñas donde perderse por sus callejas medievales y simplemente, disfrutar.

Blois sin gluten
BLOIS: casas medievales, plaza del Castillo y escaleras pintadas con portadas de libros.
→ Comer sin gluten en Blois

A pesar de hacer una investigación exhaustiva, sólo encontré un lugar donde poder comer sin gluten en Blois.

  • Miss Goumard: se trata de un «salón de te» (una pequeña cafetería) donde se supone que tiene dulces y algo salado sin gluten. Cuando yo llege a las 6 de la tarde me dijeron que se les había acabado todo, así que no tengo opinión al respecto.

Como todos los días, la cena la hicimos en casa, disfrutando de nuestro jardín y saliendo por la noche a dar un aseo por el pueblo de Chedigny que, si a la luz del día es bonito, a la luz de la luna es todo un cuento de hadas.

  • Km hechos este día: 188 km
Pueblo de Chedigny
Distintos rincones del pueblo de Chedigny.

- Día 4: Chenonceau, paseo en barco y Clos Lucé

Con una ligera bajada de las temperaturas, la primera parada del cuarto día fue el Castillo de Chenonceau, sin duda, mi top 2 de todos los que visitamos.

Es el famoso castillo que tiene un río debajo; renacentista como casi todos sus «hermanos castillos», es blanco impoluto y se le conoce como «El castillo de las damas».

Además del interior que es una maravilla, los jardines y la zona de la granja lo suben como os he dicho, a mi top 2.

Chenonceau
Castillo de Chenonceau
Castillo de Chenonceau

Otro día más, la comida fue de picnic, esta vez al lado el río Cher, que es el que pasa por el castillo.

Es una zona genial para hacer picnic y lo mejor es que al lado hay un embarcadero donde poder alquilar una barquilla una hora y disfrutar de las vistas de Chenoceau desde el agua.

Sin duda, 100% recomendable.

Paseo en barco acercándonos al castillo de Chenonceau

La ultima visita del día fue al Castillo de Clos Lucé, ubicado en las afueras de Amboise y famoso porque fue el lugar donde Leonardo da Vinci vivió sus últimos años y creo muchas de sus invenciones (aquí compramos las entradas).

De hecho, el castillo está dedicado a él y en su interior, podemos ver muchas de las maquetas de sus inventos y máquinas, las cuales están en tamaño original en sus jardines.

Una visita sin duda muy interesante. Un castillo diferente. Los jardines una vez más, preciosos.

Castillo Clos Lucé
Los chicos jugando con una de las máquinas de Leonardo Da Vinci en los jardines del castillo de Clos Lucé, al fondo.

La idea era ir hasta Amboise, pero el cansancio acumulado hizo que volviésemos a Chedigny y disfrutásemos de una nueva barbacoa en el jardín y de un mar de estrellas nocturna.

  • Km hechos ese día: 60 km.

- Día 5: Montrésor, Loches y Amboise

El último de los días y tras una cierta saturación de castillos (sobre todo por parte de los 4 adolescentes que llevábamos), decidimos dedicarlo a ver 2 preciosos pueblos, la ciudad de Amboise y poco más.

Montrésor es un pequeño pueblo de tan solo 100 habitantes, pero de verdad, merece la pena una visita.

Considerado uno de los pueblos mas bonitos de Francia, ademas de sus casas y callejuelas llenas de encanto, visita imprescindible es un pequeño paseo que discurre al lado del río, «Les Balcons de L’Indrois», y que es una auténtica maravilla.

Montrésor
Rincones del precioso pueblo de Montresor

Tras relajarnos y tener la sensación de que otro mundo es posible (uno donde no existe el tiempo, la prisa y el ruido, esa es la sensación que tuvimos en Montrésor), llegamos a Loches, otro preciosísimo pueblo.

Sé que me he repetido bastante con esto, pero es que de verdad, no hubo pueblo de la zona que no me gustase y tuviese algo especial.

Loches se ve en poco más de una hora. 

Loches
Loches, Francia
Fotos de Loches

Y llegamos a la última tarde del viaje, que la dedicamos a la espectacular Amboise.

De los pueblos/ciudades grandes que vistamos, creo que fue la que más me gustó. Y mira que fue la última de ellas y el efecto sorpresa ya se había pasado.

Pero Amboise me gustó mucho. No entramos en el castillo pero callejeamos por sus calles y disfrutamos de una ultima tarde estupenda por las tierras del Loira.

 

 

  • Km totales del día: 105 KM
Amboise
Arriba, rincones de Amboise. Abajo su castillo frente al río.
Castillo de Amboise
→ Comer sin gluten en Amboise

Una vez más, fue complicado, sobre todo porque Nicolas y yo nos habíamos quedado todo el viaje con ganas de comer una galette dulce. ¡¡Y al fin lo pudimos conseguir: 

  • Creperie Leș 4 Saisons: justo al lado de castillo, en la calle donde están los principales restaurantes, se encuentra esta creería donde nos trataron de lujo. Les comentamos que éramos celíacos y nos dieron todo tipo de explicaciones. Disfrutamos, disfrutamos mucho de esta última merienda en tierras francesas.
Comer sin gluten en Amboise
Galette bretona de chocolate y mantequilla salada.

Y esto es todo, que no es poco.

Espero que os haya gustado esta ruta de los Castillos del Loira sin gluten.

Como siempre, abajo esta el mapa con todas las indicaciones de restaurantes y las rutas que hicimos cada uno de los días.

En este post además os dejo donde comer sin gluten en Nantes.

Helena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.