Bizcocho de calabaza y pepitas de chocolate

bizcocho sin gluten de canela
 
Cuando comencé en esto de la repostería, me parecía muy curioso que se utilizasen zanahorias, calabacines o calabazas entre sus principales ingredientes.
 
Y resulta que al ponerlos en práctica, te das cuenta de que estos vegetales les aportan una textura y una jugosidad espectaculares a las masas de los bizcochos. Y si alguien está preocupado con respecto al sabor, apenas se perciben.
 
Por eso estoy convencida de que el bizcocho sin gluten que hoy os traigo os va a encantar.
 
Tiene una buena dosis de puré de calabaza que combina de forma espectacular con los toques de las especias que lleva: canela, y nuez moscada. No es nada dulce ni empalagoso. Perfecto para cualquier hora del día.
 
Por su jugosidad, es un bizcocho que se puede comer perfectamente sin rellenar.
 
En este caso yo lo hice poniéndole crema suiza de dulce de leche, que es simplemente espectacular. Para decorarlo, una mezcla de chocolate con leche y chocolate negro rallados.
 
 
 

Bizcocho de calabaza, pepitas de chocolate y canela

Ingredientes
160 gr puré de calabaza

60 gr azúcar moreno
50 gr azúcar blanquilla
85 gr aceite de girasol
2 huevos L
140 gr harina sin gluten
     *en este caso 40 de harina de Teff y 100 de Mix Dolci de Schar
1 cucharadita de levadura sin gluten
1 cucharadita de bicarbonato
½ cucharadita de canela
½ cucharadita de nuez moscada
Una pizca de sal
Pepitas de chocolate sin gluten
 
ELABORACIÓN
–    Pre-calentar el horno a 170º. 
– Tamizar la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la canela, la nuez moscada y la sal.
 
– En la amasadora, verter ambos tipos de azúcar junto con el puré de calabaza y mezclarlos hasta que estén bien integrados.

– Añadir los huevos de uno en uno, previamente batidos,

– Dejar se que integren bien antes de añadir el siguiente. Batir un buen rato hasta que comiencen a duplicar el volumen. Con esto conseguiremos meter “aire” en la masa para que luego el bizcocho sea mucho más esponjoso.
– Incorporar el aceite.
– Ir añadiendo la mezcla de la harina
tamizada de poquito en poquito.
– Incorporar las pepitas de chocolate y batir un poquito más para que estas se integren bien a la masa.
– Verter en un molde (en este caso en uno de 15 cms) y hornear aproximadamente entre 45 y 50 minutos (para saber si está hecho, introducir un cuchillo en la masa y si este sale limpio, el bizcocho ya está hecho).
 
  • Con esta masa se podrían hacer perfectamente cup cakes. Estas cantidades rinden aproximadamente para 12 y habría que hornearlos unos 22 minutos.

Espero que os guste mi propuesta de hoy. Os puedo asegurar que es un bizcocho muy rico (y de ello dan fé mis hijos y sus amigos, que literalmente lo devoraron).

Nos vemos la semana que viene.
Un besote
Helena

2 Comments

  1. Anónimo

    Maaaaaaaadre mía, este lo tengo que hacer!! Qué rico!!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *