Consejos para comer fuera de casa sin gluten

Consejos para comer fuera de casa siendo celíaco

Consejos para comer fuera de casa siendo celíaco.

Comer fuera de casa. Lo que para la mayoría de las personas es un acto social de disfrute y diversión, para para los celíacos convierte, en muchas ocasiones, en un verdadero quebradero de cabeza.

En mi día, y es lo que procuro transmitir en este blog, mi máxima siempre ha sido normalizar mi vida y la de mi hijo.

No dejar de hacer nunca nada porque seamos celíacos. No tener miedo a salir a comer fuera, a viajar. Eso sí, sabemos que tenemos que tener ciertas precauciones.

A estas alturas de la película, creo que en España en general cuando dices que que eres celíaco, al menos a la gente le suena. Otra cosa es el nivel real de conocimiento que se tenga del tema.

Así que hoy os voy tratar de dar consejos para comer fuera de casa sin gluten que creo, pueden ayudar mucho.

Consejos para comer fuera sin gluten

1. No tener vergüenza y preguntar todo, absolutamente todo acerca de lo que vamos a comer

«Señor camarero/a, soy CELIACO/A así que le voy a hacer muchas, muchísimas preguntas sobre la comida que me vas a servir y cómo está hecha. Pensarás que te ha tocado el «cliente pesado» pero mi salud depende de lo que como, así que es lo que hay».

Así, sin medias tintas. Y si a alguien le parece mal, es su problema, no el tuyo.

Creo que de todo lo que os voy a decir, es sin duda, lo más importante.
comer fuera de casa sin gluten

2. Alérgenos: ¿seguro que este plato no lleva gluten?

Actualmente por ley, los restaurantes están obligados a marcar los alérgenos que llevan cada uno de sus platos. Así que nosotros vemos que un plato que pone «sin gluten» y nos ponemos tan contentos.

Importante: aunque un plato sea naturalmente sin gluten no quiere decir que al cocinarse no haya habido contaminación cruzada. Una de las maneras más habituales de poder contaminarnos.

Así que volvemos al punto 1: preguntar, preguntar y preguntar.

listado de alérgenos

3. No compartir platos

Puede parecer una tontería, pero es una de mas maneras más fácil de contaminarnos.

Es más que probable que los cubiertos del comensal no celíaco hayan podido estar en contacto con pan o cualquier otro alimento que contenga gluten.

Así que nos toca comer nuestros platos a nosotros solitos, lo cual a veces, tiene sus ventajas.

no compartir platos con gluten y sin él

4. Aseguraros que el plato que os traen es el que habéis pedido

Puede parecer una obviedad, pero que no lo es.

Una vez nos pasó que pedimos dos pizzas para mis hijos, una con y otra sin gluten. Y a la hora de servirlos, nos pusieron los platos confundidos.

Nos dimos cuenta enseguida pero estos errores son frecuentes. Así que mucho ojo.

no confundir platos con gluten y sin gluten

5. Evitar platos que lleven salsas, adobados, especias, etc…

La salsa de soja, el curry, el pimentón, el adobo de algunos de los filetes, etc.  pueden contener gluten.

Así que si no te aseguran claramente que son sin gluten, hay que evitarlos.

Cuidado también con algunos vinagres balsámicos de las ensaladas.

salsas que pueden llevar gluten

⇒6. Cuidado con los aderezos en las ensaladas 

Una ensalada es sin gluten de manera natural: lechuga, tomate, espárragos…

Pero cada vez es mas frecuente encontrárnoslas con todo tipo de aderezos como son picatostes de pan, gulas, palitos de cangrejo. 

Estos suelen llevar gluten, así que las ensaladas que los llevan, dejan de ser aptas.

Importante: No vale con quitar dichos aderezos y sacar de nuevo esa ensalada: se habrá contaminado.

ensaladas sin gluten

7. Disfrutar, disfrutar, disfrutar

Soy positiva. Siempre lo he sido.

Por lo tanto, este post va a terminar así:

«Tal vez no podamos probar el plato estrella del restaurante al que hemos ido a comer; o tal vez no nos podamos tomar la tapita del chiringuito.

Incluso con un poco de mala suerte, ni siquiera tengan cerveza sin gluten y nos tengamos que tomar una bebida muy azucarada.

Pero la visita a una ciudad especial; la puesta de sol que veamos desde ese chiringuito rodeados de nuestra familia, de nuestros amigos, hijos es lo que verdaderamente importa.

Así que aunque el resto se coma un super plato y nosotros una ensalada y un filete a la plancha, ¡¡la vida sin gluten mola¡¡

comer fuera siendo celíacos

Hasta aquí el post de hoy.

Espero que estas recomendaciones os ayuden a la hora de salir a comer fuera.

Y si además lo que os gusta es viajar, en este post os cuento cómo organizar un viaje sin gluten.

Y recordad: hay que disfrutar,  ¡¡que solo se vive una vez¡¡

Helena

One Comment

  1. Angelina

    Muchas gracias por tu aportación. Feliz semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.