Organizar un crucero sin gluten

viajar en crucero sin gluten

Todos los que me seguís desde hace tiempo, especialmente en Instagram, sabéis que este pasado mes de julio hicimos un crucero sin gluten.

Llevábamos unos cuantos años dándole vueltas al tema de hacer uno.

Pero teniendo en cuenta que yo soy capaz de marearme en un pedalo de playa, nos daba terror que esto pudiese arruinarnos las vacaciones.

Así que tras darle muchas (y cuando digo muchas, son muchas) vueltas al asunto, al final nos decidimos y la semana del 6 al 13 de julio estuvimos surcando el mar Báltico y conociendo las capitales que lo rodean.

Es decir: Helsinki, San Petesburgo, Tallin y Estocolmo.

capitales a visitar en un crucero por el mar báltico

¿Por qué elegimos esta ruta?

Es sencillo: no conocíamos ninguna de estas ciudades; a mí personalmente San Petesburgo me atraía mucho.

Y además, nos dijeron que este mar apenas se mueve. De hecho, su agua es semi salada gracias a las desemboraduras de grandes ríos en él. Así que esa fue nuestra elección. 

Y acertamos sin ninguna duda.

Como tengo muchísimas cosas que contaros he pensado hacer varios post sobre el tema crucero, para evitar que esto sea infinito. 

Así que hoy me ceñiré al tema sin gluten; otro día al crucero en sí y además, haré varios post sobre las ciudades que hemos visitado y donde comer sin gluten en ellas.

Compañías cruceros con menú sin gluten

Siendo dos celíacos en la familia y tras haber elegido la ruta que queríamos hacer, tocó investigar sobre las compañías de cruceros que ofrecen menús sin gluten.

Debo decir que mi sorpresa fue muy grata ya que todas las que miré (“Costa Cruceros“, “MSCRoyal Caribbean” y “Norweian Cruise Line NCL” ) tenían disponibilidad de menús aptos para celíacos.

Finalmente nosotros nos decidimos por contratar el viaje con “Costa Cruceros”, especialmente por dos motivos: varias seguidoras (agradecimiento infinito desde aquí) me escribisteis cuando os dije que estábamos pensando coger un crucero y me contasteis que el tema sin gluten en esta compañía lo llevaban genial. 

Y así ha sido sin duda alguna. 

Y eso que creo, pueden mejorar cosas. Pero hablaremos de ello más adelante.

El otro punto fue que nosotros queríamos un crucero que hiciese noche en San Petesburgo para poder estar allí dos días. Y Costa también nos lo ofrecía.

Y por esos dos motivos principalmente, elegimos esta compañía de cruceros.

Como tener un menú sin gluten en un crucero

Tal vez este sea el punto MÁS IMPORTANTE de todo el post.

Para aseguraros que al llegar al barco vais a tener un menú sin gluten (también sin lactosa si es necesario – Costa lo tiene), es IMPRESCINDIBLE decir que sois celíacos en el momento de hacer la reserva.

Tened en cuenta que estando en alta mar, toda la comida que lleva el barco la tienen que meter en él antes, así que llevan todo al milímetro.

Yo además por si las moscas, unos días antes de la partida me aseguré llamando a la agencia de que corroborasen que habíamos pedido dos menús sin gluten. 

* Nota: si además de celíacos, tenéis cualquier otro tipo de alergia o intolerancia alimentaria, es necesario comunicarlo igualmente en el momento de la reserva.

carta sin gluten crucero costa magica
restaurante portofino costa magica

En las imágenes superiores, restaurante Portofino del barco “Costa Mágica” y la carta sin gluten que teníamos todas las noches.

Cuando se es celíaco, la opción buffet sabemos que es para nosotros es peligro absoluto.

Una pena, porque en el buffet de nuestro barco (como si fuese mío) había una zona donde hacían carne y pescados a la plancha. Pero ellos mismos me dijeron que no me podían asegurar al 100% la ausencia de trazas ya que entre la carne, había hamburguesas, y no sabían sus ingredientes.

Fruta sí que se puede coger, pero siempre habrá que limpiarla bien, porque nos sabemos que manos las habrán tocado antes.

Dicho lo cual, tanto el desayuno como la cena, los hacíamos siempre en uno de los restaurantes que ya teníamos adjudicados, siempre en la misma mesa y con el mismo camarero (en la cena).

Desayunar en crucero sin gluten

En el desayuno los camareros cambiaban cada día, por lo que al llegar yo les recordaba lo de “gluten free” y nos ponían en una zona del restaurante donde estábamos todas las personas con “alergias alimentarias

A Nicolas y a mí nos traían nuestro plato correspondiente con productos sin gluten en el generalmente había un par de panes tostados, galletas y diversos tipos de bizcochos.

No tenían leche sin lactosa. Sí de soja. Que aunque no me gusta nada, fue lo que tomé esos días.

Aparte del plato que veis abajo, hay mantequilla y mermelada aptas. Y por supuesto fruta, huevos duros y yogures naturales.

* Nota: Si vais con niños y les gusta tomar la leche con Neskuik, llevadlo desde casa porque la menos en Costa, el cacao que había no ponía que fuese sin gluten.

desayuno sin gluten en un crucero
Desayuno sin gluten que nos ponían todos los días en el crucero "Costa Mágica".

Comer al medio dia

Aunque la comida está incluida en el precio del crucero, en general como se está de turismo, no se hace en el barco.

Si contratas excursiones con ellos dentro de las ciudades, sí te corresponde un “picnic”. 

Pero nosotros hicimos todo por nuestra cuenta, así que comimos por libre en las diferentes ciudades que visitamos y que por supuesto, os contaré.

Eso sí, hay un día de navegación en donde sí se come en el barco, por lo que el procedimiento es el mismo que el de las cenas: en el restaurante y en la mesa asignada.

Ademas, el día que visitamos Tallín, tan sólo almorzamos un poco en la ciudad y este día sí que volvimos sobre las 14:00 horas al barco. 

Y cuál es nuestra sorpresa que el restaurante estaba cerrado y tan sólo podíamos “comer en el Buffet”.

Pelín indignada, me fui a hablar con el responsable del restaurante exponiéndole nuestro casoy rápidamente me dijeron que no había problema.

Nos trajeron la carta que había habido ese día para comer, elegimos lo que quisimos y nos lo subieron al buffet (eso so, como 45 minutos más tarde).

comida sin gluten en un crucero

La cena en un crucero

– A la hora de la cena, teníamos asignada una mesa y camarero que sí sabía de nuestra celíaquía.

Desde el primer día al legar a la mesa, Nicolás y yo teníamos nuestro menú sin gluten y de ahí, podíamos elegir todo lo que nos apetecía.

El menú varió todas las noches teniendo siempre una ensalada, alguna sopa o puré, carne, pescado, pasta y dos postres. Además, todos los días había pan y una pasta y pechuga de pollo como fjos.

Si os fijáis en el menú, donde están los √ es lo que yo había escogido ese día para cenar.

Ejemplo de un menú sin gluten de las cenas del "Costa Mágica"

Hice fotos, muchas fotos, de todo lo que cenamos Nicolás y yo esa semana.

Y en general os diré que comimos muy bien y que hasta creo que engordé algo.

comida sin gluten crucero costa mágica

Bebidas

El tema de las bebidas es un mundo.

Cuando contratas el crucero, la comida siempre incidía en él. Pero el tema de las bebidas daría para un post entero.

En resumen y al menos con “Costa Cruceros”, hay varias opciones de pago que van desde agua y poco más a un todo incluído.

Nosotros nos decantamos por una opción que se llama “Piu Gusto” porque así, podíamos elegir turno de cena (hay dos turnos: uno a las 18:45 y otro a las 20:45) y cuanta gente queríamos que estuve en nuestra mesa.

Este paquete nos daba derecho a beber todas las bebidas calientes y frías que quisiésemos, refrescas, cocktails y vinos los 4 (lógicamente, alcohol solo para los mayores de 18 años).

Y no, no había cerveza sin gluten si es lo que estáis pensando. Mira que por lo demás no me puedo quejar. Pero no había una sola cerveza sin gluten.

Así que me dio por los mojitos.

Ojo con los cocktails, que pueden llevar bebidas que contienen gluten.

** Nota: estos servicios son los que tiene “Costa Cruceros”. Cada compañía gestiona las bebidas de una manera distinta.

Meter comida al barco

Ya sabemos que los celíacos siempre viajamos con comida.

Y este viaje, a pesar de lo bien que comíamos en el barco, no iba a ser una excepción.

Como siempre, en mi kit me llevé frutos secos, barritas energéticas (no soy muy fan de ellas pero para los viajes, van genial), alguna galleta, pan de molde y jamón al vacío (para poner almuerzos y meriendas a Nicolás).

Casi todo, a excepción del jamón que lo llevaba entre la ropa, fue en el equipaje de mano. 

Sin problemas ni en el aeropuerto ni al hacer el check-in del barco, tuve ningún problema. 

Eso sí, al entrar en el barco, siempre miran todo con detenimiento (por si las moscas, llevaba nuestro certificado médico).

En el camarote hay frigorífico (otro día os hablo de eso), así que si lleváis embutido, lo podéis guardar sin problema.

Consideraciones Generales

Para finalizar el post (largooooo, lo sé), quiero dejar mis consideraciones, tanto de lo bueno como de lo malo que, en mi opinión, la compañía “Costa Cruceros” tiene con respecto al tema sin gluten.

ASPECTOS POSITIVOS

– El primer día cuando llegamos al barco, nos encontramos una carta en el camarote dándonos la bienvenida a Nicolas y a mí y diciendo que las bandejas que teníamos eran todo de comida sin gluten.

Todo lo que veis en la foto era platos tanto de cosas dulces como embutido, queso… Un detallazo la verdad.

embutido sin gluten costa cruceros
comida sin gluten en un barco de costa cruceros

– Los platos de las comidas y cenas estaban muy ricos. Con variedad de menús y creo, a gusto de todo el mundo.

Cierto es que cuando llevas una semana comiendo allí, los sabores acaban pareciéndose más de la cuenta unos a otros, pero esto pasa en cualquier hotel.

– Creo sinceramente que esta compañía, se toma en serio el tema de la celiaquía. Nuestros platos siempre iban con los “cubreplatos” morados que veis en las fotos. Mientras que los cubreplatos de la comida con gluten eran marrones. 

ASPECTOS NEGATIVOS

– Entiendo que el hecho de ser celíaco te impide comer en un buffet por la contaminación cruzada.

Pero no me parece bien que pagando lo que se paga por un crucero, los celíacos sólo podamos comer a las horas marcadas de “desayuno-comida-cena” y mientras, no tengamos opción de nada más.

Creo que se puede buscar un rincón, un “lugar” que esté abierto todo el día con productos específicos para nosotros.

– Aunque nos resolvieron el tema de la comida el día que decidimos volver a comer al barco, igual si es otra persona que no se “enfada” tanto como yo, se queda sin comer. No me parece de recibo que esas cosas no se tengan en cuenta.

– Durante todos los días de crucero, hay acontecimientos con comida variados y gratis: una paella gigante, degustación platos italianos… pero lamentablemente, nada para celíacos. Y claro, pagamos lo mismo que los demás.

– Hay un puesto de helados (de pago) y todos son con gluten.

En resumen, a pesar de que hay cosas por mejorar, recomendaría la compañía “Costa Cruceros” con respecto al tema de la celiaquía porque con hambre, sin duda, no os vais a quedar.

Espero que este post os haya sido de utilidad por si estáis pensando hacer un crucero sin gluten.

Un saludo, 

Helena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *