Pavlova

pavlova

Pavlova.

De origen incierto, porque se lo disputan Nueva Zelanda y Australia, cuenta la leyenda que uno de estos dos países hizo por primera vez este postre en honor a la bailarina rusa Anna Pavlova.

En realidad, es un merengue francés crujiente por fuera y super cremoso por dentro.

Como buen merengue, es un postre dulce, muy dulce. Así que el truco es combinarlo con frutas con un toque ácido para contrarrestar los sabores.

Sea como sea, están buenísimos y además, estéticamente es un postre precioso.

Así que sin más dilación, vamos allá con la receta de la Pavlova.

receta pavlova
Merengue-sin-gluten

Pavlova sin gluten

Para el Merengue Francés

4 claras de huevo a temperatura ambiente

220 g de azúcar

Esencia de vainilla


Para el relleno

200 gr nata montar 35% mg

Chocolate postres

Mermelada de frambuesas

Frutos rojos (frambuesas, cerezas, etc..)

Elaboración del merengue francés

  • Pre calentamos el horno 120º calor arriba y abajo.

– Ponemos las claras de los huevos en la amasadora y batimos a velocidad alta hasta que veamos que se forma “picos suaves”.

– En este momento echamos la esencia de vainilla (cantidad al gusto), el azúcar en forma de “lluvia” y seguimos batiendo hasta que tengamos un merengue firme y brillante.

Preparación de las pavlovas

  • Sobre un papel de horno, hacemos círculos de unos 8 cm.
  • Ponemos el merengue en una manga pastelera con una boquilla rizada y sobre los círculos, vamos girando y depositando el merengue haciendo una especie de flor (* es importante que hagamos los bordes un poco mas altos y en centro más bajo para poder poner as el relleno).

Horneado de las pavlovas

– Horneamos las Pavlovas unos 35 minutos (al finalizar el horneado, el merengue debe estar seco por fuera pero cremoso por dentro).

– Dejamos que se enfríen por completo dentro del horno con éste apagado y la puerta entre abierta.

– Una vez frías, dejar que se asienten unas 2 horas a temperatura ambiente.

Decoración de las pavlovas

  • Montamos la nata hasta que este bien firme (si no os apetece, en este caso también sirve la nata montada que compramos en los supermercados en formato spray).
  • Ponemos la nata en el centro de las pavlovas y sobre ellas rallamos chocolate negro (también quedaría muy bien espolvoreando cacao en polvo); ponemos las frutas elegidas y echamos un poco de mermelada o coulís de frambuesas.

Es muy importante decorar las pavlovas justo en el momento en el que nos las vayamos a comer. De lo contrario se humedece el merengue y se queda muy blando.

→ Si queréis hacer una Pavlova grande en vez de porciones individuales, dibujad un círculo e unos 20/22 cm en el papel y aumentar el tiempo de horneado a unos 50 minutos o hasta que veaís que el merengue esta crujiente por fuera.

→ Si no os gusta la esencia de vainilla,  es prescindible. O le podéis poner cualquier otro saborizante.

→ Con respecto a la decoración, podéis tunearla a vuestro gusto: con fresas, echando chocolate fundido; con frutos secos, sésamo…  

→ La Pavlvoa queda también muy bonita si “quemamos” el merengue un poquito con un soplete.

Conservación: el merengue sin decorar aguanta perfectamente 4  días en una lata hermética.

La receta contiene huevos y lácteos

Espero que os haya gustado esta propuesta de Pavlova. Una tarta original y muy vistosa estéticamente hablando.

Y si os gustan las tartas, os animo a probar estar tarta helada de queso mascarpone y chocolate

Helena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *