Guía 5 días (sin gluten) en Roma

Guia ruta 5 días en Roma sin gluten

Guía 5 días (sin gluten) en Roma.

Quienes lleváis un tiempo por aquí, conoceís mi pasión por Italia.

Historia, arte y sobre todo, una gastronomía espectacular adaptada de manera maravillosa a los celíacos.

Po eso, no es de extrañar que cada cierto tiempo, repitamos visita al país de la pizza y la pasta.

Esta vez tocaba la capital, Roma. La cual yo conocía de haberla visitado con mis padres hace mil años y de la que me he vuelto a enamorar.

Como he hecho en otras ocasiones, este post va a ser una pequeña guía de cómo organicé yo el viaje; qué visitamos, dónde comimos, etc… por si os puede servir de ayuda en futuras visitas.

Os recuerdo además que tengo una guía muy completa de dónde comer en Roma sin gluten.

Vamos allá con la información que hay mucho que contar.

Alojamiento

Roma tienen varios hoteles avalados por la AIC (Asociación Italiana Celiaquía). Pero en este caso, nosotros optamos por un apartamento, la Residenza Spada.

Ubicado a 2 minutos andando del Campo Di Fiori y la lado del barrio del Trastévere.

El apartamento fue tal cual lo veis en las fotos: impresionante. 

Residenza Spada apartamento en Roma

Moverse por Roma

Lo que viene siendo el centro de Roma es fácil de caminarlo.

Si como nosotros, te alijas en esta parte, como mucho puedes tener 30 minutos caminando hasta la otra punta.

Aun así, el servicio de buses es bueno y cuesta 1,50€ el trayecto. También hay bonos por días.

Existen además un par de líneas de metro.

Por cierto, el aeropuerto de Fuimicino está como a 45 minutos de la ciudad en coche. Hay varias opciones de transporte público pero nosotros llevábamos un transfer contratado para este viaje y el de vuelta. 

Nos costaron 96€ los dos trayectos (4 personas adultas).

Ruta 4 días en Roma

Aunque el post se llama 5 días en Roma, la verdad es que en la capital italiana estuvimos 4 días porque el restante hicimos una excursión a Nápoles y Pompeya que os contaré próximamente.

Así que vamos con los 4 días Roma:

- Día 1: centro de la ciudad y free tour

Nuestro vuelo salió de Madrid a las 7 am, por lo que para las 10 de la mañana ya habíamos dejado las maletas en nuestro apartamento.

Las ventajas de alojarse en pleno centro es que caminando, llegamos en 1o minutos al Panteón.

Debo reconocer que la impresión al verlo fue mayor la primera vez que lo ví. Pero me sigue alucinando. De hecho, esa plaza es una de mis favoritas de Roma.

Sin plan concreto esa mañana y tras visitar el Panteón por dentro (la visita es gratis y aunque veáis mucha fila esperando, va muy rápida), seguimos caminando sin rumbo fijo y disfrutando de las calles de Roma.

La vigente parada fue la Fontana de Trevi. Espectacular. Maravillosa. Atestada de gente.

La «democratización» del turismo es lo que tiene. Todo lo conocido esta a tope. Y querer «instagramear» todo, es aún peor. Pero ese es un melón que ahora no viene a cuento.

Turismo Roma Senza Glutine
Izda: Piazza Navona, Panteón de Agripa y Fontana de Trevi

Ese día comimos sin pensarlo demasiado de Ciao Checa y bueno, debo decir que sin más.

Por la tarde tras haber descansado un poco ya que nos habíamos pegado un buen madrugón para volar, hicimos un free tour que fue una maravilla.

Berna, nuestra guía, nos condujo desde la Plaza de España hasta terminar dos horas después, en la plaza Pavona, a través de historias (reales y alguna que otra inventada) sobre la vida y milagros de la vida de Roma.

Desde luego, esta ciudad no sería lo mismo sin hacer tours que te metan de lleno en su historia.

Para rematar el día, cenamos en Risottería Melotti. Un imprescindible sin gluten de esta ciudad. 

- Día 2: Tour por los museos Vaticanos y tarde en el barrio del Trastévere

El segundo día comenzó con un plato fuerte: el Tour de los Museos Vaticanos.

Debo decir que para mí esta visita es un imprescindible, especialmente la visita final a la Capilla Sixtina.

Pero también es cierto que si venís con niños pequeños, puede resultar pesado y aburrido porque son 3 horas de ruta por los museos.

Roma senza glutine
Monumento a Vittorio Emanuele II, Piazza Venecia
  • CONSEJO:

Para entrar a los Museos Vaticanos hay que ir con la entrada comprada con anticipación sí o sí. De lo contrario, podéis estar más de tres horas esperando para poder entrar, tanto para hacer tour guiado como para ir por independiente.

Además, a día de hoy (Mayo 2022) y a causa de la pandemia de Covid19, el acceso directo a la Basílica De San Pedro esta prohibido.

Turismo en Roma sin gluten
Izda: escaleras salida Museos Vaticanos; Arriba: escultura Laocoonte; abajo plaza del Vaticano

Una vez finalizado el tour y con el hambre rugiendo, fuimos a comer al restaurante «La Soffita Renovatio», que está a 5 minutos caminando de los museos.

¿Mi consejo? obligatoriamente  pedir calzone y tiramisú.

Tras comer regressamos a casa a descansar un poco (yo aproveche la terraza para tomar el sol) y por la tarde salimos a disfrutar sin prisa del barrio del Trastévere, perdiéndonos por sus callejuelas, su ambiente y ese estilo de vida tan romano que se siente en cada rincón.

La cena la hicimos en «El Tulipano Nero».

- Día 3: Tour por el Foro, Palatino y Coliseo. Tarde de paseo

Siguiendo con nuestra tónica de «un tour al día», en este caso tocó el de el Foro Romano, el Palatino y el Coliseo. Otro de los imprescindibles de Roma.

La verdad es que a veces, cuesta hacerse una idea de cómo debió ser aquello hace 2000 años porque está muy «en ruinas». Pero tuvo que ser brutal.

Aun así, es impactante, especialmente el Coliseo por dentro. A mí me dejó sobrecogida. Como dato, contaros que se estima que llegaron a caber cerca de 65000 personas. Ahí lo dejo.

Gluten free Roma
Foro de Roma y Coliseo por dentro

Ese día cominos en Phanta Rei, un restaurante ubicado en una callejuela que da al Panteón.

Y tras la comida  disfrutar de un helado (uno de los muchos que nos tomamos a lo largo de los días), seguimos caminando.

La tarde se nos pasó entre pasar de nuevo por la Fontana de Trevi, Plaza de España, Via Condotti (donde están las tiendas más caras y exclusivas de la ciudad), hasta llegar a la preciosa Plaza del Pópolo.

La cena la hicimos en «Mercato Hostaria», un restaurante ubicado en la plaza Campo di Fiori y para mí, de lo mejor del viaje.

Nosotros y el coliseo

- Día 4: Tour por la Capilla Sixtina, cúpula De San Pedro y más.

El último de los días de nuestra visita a Roma lo dedicamos por la mañana a hacer un tour guiado por la basílica De San Pedro.

Matteo, nuestro guía, nos tuvo dos horas alucinando con las historias que nos contó de la vida interna del Vaticano y todo lo que se «cuece» en él. 

Y tras la visita y alucinar y mucho, porque es realmente impresionante, subimos a la cúpula.

Son más de 350 escalones, algunos de ellos un poco angostos, pero hay una parte que se puede hacer en ascensor.

Roma senza glutine
Interior Basílica San Pedro del Vaticano, cúpula, vistas y castillo SantÁngelo.

Tras la visita, fuimos caminando hasta el Castillo de Sant Ángelo (no los visitamos por dentro) y de ahí de nuevo a vagar y disfrutar del centro de la ciudad.

Comimos en Pizza In Trevi. Imprescindible.

La última tarde teníamos pensado visitar alguna de las catacumbas, pero el cansancio nos pudo, así que fuimos caminando hasta la famosa «Boca de la Veritá» y de allí hasta la plaza de los Caballeros de Malta, famosa porque desde una de las cerraduras, se puede ver perfectamente la cúpula del Vaticano.

La última cena del viaje la hicimos en Mama Eat, en el barrio del Trastévere y nuevamente, uno de los restaurantes imprescindibles de cualquier viaje sin gluten a Roma.

Conclusiones:

Roma es una ciudad que si se puede, hay que visitar una vez en la vida.

Tiene una mezcla de no sé qué, que hace de ella un lugar irresistible y magnético.

Para venir con niños pequeños tal vez pueda resultar un poco «pesada», porque al final si se va de tours para aprovecharla al máximo, a ellos el día se les puede hacer eterno.

El empedrado de sus calles tampoco es el ideal para venir con carritos de bebes (yo volví con una rotura de fibras del tibial por andar tanto y con los tobillos tan inestables por la calzada).

Pero a pesar de todo, es una ciudad maravillosa y desde luego, para una primera escapada al extranjero siendo celíacos, la recomiendo al 100% porque de verdad, comer sin gluten es una maravilla.

Espero que el post que os haya gustado y resultado de interés y como decía al principio, os pueda orientar y ayudar a planificar vuestros viajes a Roma.

Además, os recuerdo que en este enlace está a la venta la «Guía Completa de Roma sin Gluten».

Helena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *