jueves, 20 de septiembre de 2018

Lago Garda sin gluten

Hola buenos días.

Hace un par de semanas os contaba que durante este pasado verano, disfrutamos de una semana de vacaciones en Italia, concretamente en el Lago Garda

En este post os hable de donde nos alojamos: el Hotel Riel, un hotel familiar y completamente preparado para nuestro mundo sin gluten.

Pero hoy os voy a hablar sobre el espectacular Lago Garda, sus pueblos tan preciosos y donde podemos comer sin gluten en ellos y de manera increíble.

Una vez más, Italia nos ha demostrado que en general, su nivel de conocimiento de la celiaquia es altísimo y los restaurantes que quieren, están formados, informados y da gusto comer en ellos. 

Situado más o menos entre Milan Venecia, a las faldas de las Dolomitas, los Alpes Italianos, se encuentra el Lago Garda,  el mayor de toda Italia.

Tiene una longitud de casi 60 km de longitud y 17 km de anchura máxima y según nos contaron allí, más de 300 metros de profundidad de aguas limpias, cristalinas y sorprendentemente, nada frías para el baño (en verano claro).

Visitarlo requiere un mínimo de 2 o 3 días porque tiene más de 160 km de perímetro y lo ideal es hacerlo en coche. Cada uno de los preciosos pueblos que lo rodean son distintos y con su propia personalidad. Pero todos ellos tienen un ingrediente común: poder disfrutar del tiempo relajadamente. 

No me quiero enrollar demasiado así que os voy a ir contando un poco que vimos y donde comimos y al final del post os dejaré mas restaurantes aptos de la zona.

Sirmione
El pueblo donde nos alojamos y me atrevo a decir, el más bonito del lago. 

Es una península estrecha de 3 km que se adentra en el lago por el sur y cuyo caso antiguo, al cual no se puede acceder más que andado, es realmente espectacular.

A nivel turístico se pueden visitar las Cuevas de Catullo, una antigua villa romana; el castillo o uno de sus balnearios (las aguas del lago llevan mucho azufre, que es fantástico para la salud). 

Llegar al centro en bici y pasear por sus callejuelas al atardecer mientras te tomas un helado (sin gluten, por supuesto) es una auténtica maravilla.

Con respecto a los lugares son gluten donde comimos son estos:

 ⇰ Restaurante "Al Braciere y Hotel Riel: en el post pasado os hable extensamente de ellos.

  ⇰ Export Di Max
Una de las noches estuvimos cenando en esta pizzería, que está avalada por la AIC.
Sin gluten solo tienen pizzas pero estaban realmente buenas.

Además pedimos una ensaladas y para Nicolas y para mí mientras esperábamos, nos sacaron unos mini colines.

Precio cena en Export
↪2 pizzas sin gluten y dos con gluten; una ensalada para compartir; dos cervezas y agua: 55,50€

Peschiera del Garda
Situado a la derecha del lago, tiene un puerto deportivo precioso donde los atardeceres son una maravilla.

Situada en el puerto y avalada por la AIC, cenamos dos noches en este restaurante porque sencillamente, nos encantó.

Tienen una enorme carta apta para celiacos, que incluye postres y helados.

Nosotros nos decantamos por las pizzas y uno de los días, Nicolas pidió una lasagna. Todo muy rico la verdad. Y no os cuento nada del tiramisú sin gluten... ¡¡¡espectacular¡¡¡

Si vais en verano, os recomiendo reservar porque a pesar de ser muy grande, tiene muchísima clientela

Precio medio cena Pizzería Bella Vista:
↪ 4 platos, una ensalada, dos postres, una cerveza y agua: 72€.

Desenzano del Garda
Situado a la izquierda de Sirmione, es uno de los pueblos más grandes del lago y donde se encuentra la estación de tren que te lleva tanto a Milan como a Venecia (recordad que el lago está mas o menos entre ambas ciudades).

Con un puerto pesquero precioso, tiene una fantástica zona arqueológica donde se encuentran los restos de una villa romana del siglo IV d.c.

Kapperi
Escondido en una pequeña callejuela, este precioso restaurante, avalado por la AIC, nos dejó absolutamente sorprendidos cuando al llegar y decirles que éramos celiacos, nos dijeron: no hay problema, tenemos dos cocinas y podéis ir a verlas.

Y cierto era: dos cocinas, una para el con y otra para el sin gluten.

Y solo los celiacos sabemos que sentimos en ese momento: una exaltación de felicidad en grado sumo. Jajajaja.

Cuentan con una extensa carta de platos de comida mediterránea y por supuesto, pasta y pizza aptas.

Precio cena Kapperi:
↪ 4 platos, dos cervezas y agua: 65€.

Y creo que por hoy es suficiente. Me queda para contaros toda la parte norte del lago, pero eso ya lo dejamos para otro día.

Un besote
Helena

lunes, 17 de septiembre de 2018

Cheesecake de platano y dulce de leche

Hola buenos días

Como aun no tengo demasiadas ganas de encender el horno, sigo con las tartas que no lo necesitan. 

La de hoy es una tarta de queso que me llamó la atención del blog "Las María Cocinillas" y a la que tras haberle hecho unos cuantos cambios y adaptarlo a nuestro mundo sin gluten, os tengo que decir que es impresionante.

A pesar de que por la contundencia de sus ingredientes pueda parecer una tarta pesada, luego es cremosa y maravillosa al paladar: nada dulce y con un toque de plátano exquisito. De las que empiezas por un trocito pequeño y te apetece repetir.

El toque del crumble le aporta además un crujiente delicioso.


Ingredientes
Para la base
180 gr galletas o cereales sin gluten
125 gr mantequilla
canela al gusto

Para la cheesecake
250 gr queso mascarpone
200 gr nata 35% materia grasa
200 gr dulce de leche
125 ml leche
5 hojas de gelatina
200 gr platano (cuanto más maduros mejor)

Para el crumble
50 gr de frutos secos
50 gr de galletas
25 gr de mantequilla blanda
25 gr Azucar moreno o panela
canela al gusto
Elaboración
⇨ Para la base
- Trituramos las galletas o lo cereales.

- Derretimos la mantequilla en el microondas unos segundos y se la incportamemos a los cereales/galletas junto con la canela.

- Mezclamos hasta obtener una masa homogénea y vertemos sobre la base de nuestro molde (previamente habremos puesto papel de horno).

- Como en todas las bases de tartas de queso, ahora podemos o bien hornearlo 10 minutos a 180º, o bien dejar en el congelador una media hora. En este caso teniendo en cuenta que es una tarta fresca sin horno, yo dejaría en el congelador.

⇨ Para la base de tarta de queso
- Lo primero que vamos a hacer es hidratar las hojas de gelatina en agua muy fría.

- Una vez hidrataras, templamos la leche (ojo no demasiado), escurrimos las hojas y las fundimos con la leche. Reservar.

- Ahora montamos la nata. Recordad que siempre ha de estar muy fría. Reservar en el frigorífico.

- Trituramos los plátanos hasta hacerlos puré. Reservar

- En el robot de cocina, batimos enérgicamente el queso hasta que esté muy cremoso y entonces le añadimos el puré de  platanos, el dulce de leche y la leche con la gelatina que teníamos reservada.
Batir bien hasta obtener una mezcla homogénea.

- Incorporamos la nata montada con cuidado y la vertemos sobre nuestra base de galletas o cereales.

- Dejar reposar en el frigorífico al menos 4 horas. Siempre está mejor de un día para otro.

⇨ Para el crumble
- Poner todos los ingredientes en un bol y amasar con las manos.

⇨ Montaje de la tarta
- Desmoldamos nuestra tarta con mucho cuidado (ya sabeis que últimamente siempre a este tipo de tartas les pongo en los bordes del molde papel de acetato) y vertemos por encima nuestro crumble.

- Añadimos un poquito de dulce de leche por encima y lista para comer.

Notas
↪ La base como habéis visto, la podeis hacer con galletas, con frutos secos, con ambos e incluso sin ellos. Lo que más os guste.
↪ Los plátanos cuanto mas maduros estén, mejor.
↪ Si no os apetece hacer el crumble, este es prescindible. Con un poquito de dulce de leche por encima esta igual de buena.






Es todo por hoy. Espero que os animeis a hacerla porque está deliciosa.
Un besote
Helena

jueves, 13 de septiembre de 2018

Niños celiacos en el colegio

Hola buenos días.

Septiembre trae consigo la inevitable "vuelta al cole".

Y para mí, sin duda desde que fui madre, el año va de septiembre a junio. Mientras el que verano es como una especie de "vida paralela".

Este año además, mi hijo mayor ha comenzado una nueva etapa porque con 12 años, ha dejado atrás el cole para ir al instituto.
Si la vuelta al colegio siempre supone un poco de incertidumbre, la vuelta al colegio de nuestros hijos e hijas celiacos, entre las que me incluyo, puede llegar a ser un quebradero de cabeza: cambio de tutores, mezcla de compañeros, el servicio de catering... 

Nuevas explicaciones y más explicaciones.

Y esto aun es mayor cuando los niños y niñas comienza el colegio por primera vez con tres años o cuando el diagnostico llega a mitad de curso, como fue el caso de mi hijo.

Por ello he querido escribir este post, con unas pautas básicas y generales para tratar de ayudar a todos los papis en esta etapa.

1 ⇨ El niño celíaco debe saber que es celíaco

 Por muy pequeños que sean, los niños debe saber en la medida de su entendimiento, que lo es la celiaquía y que supone para ellos.

Aunque pensemos que son pequeños, los niños tienen una capacidad de comprensión asombrosa y por tanto, cuanto más les expliquemos de forma sencilla que no pueden comer ciertos alimentos y porqué, más lo integraran en sus cabecitas, lo asimilarán y será parte de su esencia.

La información es clave para que ellos sepan decir "NO" o al menos, duden ante algo que no tengan claro. Se trata de su salud y parte de ellos mimos, por muy pequeños que sean.


2 ⇨ El tutor y profesores deben saber que hay niños celiacos y que supone esto

El tutor y todos los profesores del niño deben saber que es la celiaquía y deben colaborar estrechamente en que el niño/a nunca se sienta excluido debido a su enfermedad.

Como madre, siempre he me encargado de informar a todos los tutores de mi hijo sobre la enfermedad celiaca y sobre lo que podía y no comer.

También es importante que en clase haya algún tipo de comida apta sin gluten para situaciones imprevistas que se puedan producir como cumpleaños, actividades con alimentos.

En mi caso yo pido si es posible un listado con las fechas de cumpleaños de los compañeros de mi hijo para "intuir" cuando va a haber cumpleaños. Me pongo en contacto con los padres y procuro que ese día, mi hijo lleve también algo especial.


3 ⇨ Informar al resto de los compañeros

Igual que nuestro hijo/a entiende que es la celiaquia, el resto de pequeños también debe saberlo. 

Una pequeña charla con un cuento, mediante dibujos... se puede explicar de forma muy sencilla lo que es la enfermedad celiaca.

Y es curioso en entendimiento y empatía que tienen los más pequeños y lo que se suelen preocupar porque tal o cual niño tengan comida apta para ellos.


4 ⇨ Excursiones/salidas del cole/fiestas con comida en el colegio

Aquí lo ideal es que se acuerde que un menú o una comida que sea apta para todos. Eso es inclusión.

Por desgracia, como madre se que es un punto complicado y he visto como mi hijo ha ido a una granja escuela donde han hecho rosquillas, y él ha estado apartado de todos con el consiguiente disgusto.

Ya no es que se sientan "diferentes", es que se sienten "excluídos". Ante esto, tranquilidad y concienciación. 
5 ⇨ Comedor escolar

Ante el aumento de diagnostico de niños celiacos, creo que la mayoría de los servicios de catering o de los comedores escolares, están preparados para ofrecer menús sin gluten a nuestros niños.

Se supone que están formados e informados en ello.

No obstante yo año tras año me aseguro de que todo es correcto y vuelvo a recordar ciertas pautas básicas, tanto a los encargados de la cocina como a los cuidadores.

Considero fundamental que los niños celiacos puedan comer, en un alto porcentaje, lo mismo que sus compañeros: unas judías verdes con patata son sin gluten; un filete empanado se puede hacer con pan rallado sin gluten;  y para un arroz a la cubana, se busca un tomate frito apto para todos y listo.

Y cuando esto no sea posible, deben procurar que los niños celiacos tengan un sustituto lo más similar posible.

  ↪ Con respecto a donde poner a los niños en el comedor, ahí tenemos diferentes versiones: hay a quien le gusta que sus hijos celiacos (o con otras enfermedades o alergias alimentarias....) se sienten separados del resto por seguridad.

Personalmente yo siempre he querido que mi hijo se siente con el resto de sus compañeros y que nunca sienta que por ser celíaco, no puede comer con los demás. 

Ahí lo dejo a elección de cada uno, por supuesto.


6 ⇨ Material escolar

Sé que esto es una preocupación, especialmente para los papas de niños más pequeños ya que aun se llevan muchas cosas a la boca.

Plastilina, temperas y otros materiales pueden suscitar dudas, así que es importante que se mire el listado de ingredientes que los componen.

Afortunadamente cada vez más se fabrican utensilios de este tipo sin ningún tipo de alérgenos alimentarios; pero de todos modos, hay que saber que si una plastilina por ejemplo contuviese gluten, un niño celiaco la puede manejar si al terminar con ella, se lava las manos bien con agua y jabón.

Volvemos al punto 2: informar bien a los profesores para que estos sepan como tratar a nuestro pequeño.


7 ⇨ Implicación del resto de familias

Tal vez uno de los puntos más complicados.

Como madre, se lo difícil que es muchas veces ir a un cumpleaños al que han invitado a tu hijo/a y encontrarte con que apenas puede comer nada o casi nada. Y eso para un pequeño, es muy, muy duro.

Hay que hablar con el resto de familias, tratar de explicarles lo que implica ser celíaco (no solo la comida sino la contaminación cruzada) y procurar que se impliquen en ello.

Si no, siempre nos queda la opción de llevarles nosotros como padres algo para que el niño/a pueda comer y no se sienta excluido.


Espero que os haya servido de ayuda e interés de cara a la vuelta al cole de vuestros hijos e hijas.

En nuestra mano esta aportar toda la información posible al entorno escolar para que nuestros celíacos vivan en un entorno de inclusión y su celiaquía no sea jamas, un impedimento para hacer lo mismo que el resto de sus compañeros.

Un besote
Helena

lunes, 10 de septiembre de 2018

Tarta 3 chocolates en vasitos

Hola buenos días.

He pensado mucho con qué receta comenzar esta nueva temporada del blog y al final me he decantado por hacerlo con una de mis recetas favoritas.

Una receta clásica, de esas que hago una y otra vez sobre todo en verano, pero que curiosamente, nunca había subido al blog.

Así que hoy os presento mis "vasitos 3 chocolates" por supuesto, sin gluten.

Se que hay miles de versiones por la red de esta receta: con base de galletas, con base de bizcocho; hecha de manera tradicional, con Thermomix; presentada en tarta o como en el caso de hoy, en pequeños vasitos individuales que le dan un punto original.

Espero que os guste mucho.


Ingredientes

Capa de chocolate blanco
200 gr chocolate blanco
200 ml leche
200 ml nata35% materia grasa
1 sobre de cuajada

Capa de chocolate con leche
200 gr chocolate con leche
200 ml leche
200 ml nata35% materia grasa
1 sobre de cuajada

Capa de chocolate negro
200 gr chocolate negro
200 ml leche
200 ml nata35% materia grasa
1 sobre de cuajada
Elaboración

Primera capa de chocolate
↠ En 100 ml de leche templada, disolvemos el sobre de cuajada hasta que no tenga grumos. Reservar.
↠ Ponemos el resto de la leche y la nata en un cazo y comenzamos a calentar.
↠ Una vez esté bien caliente, echamos el chocolate partido en trozos lo más pequeños posible y dejamos que este se funda por completo sin dejar de batir con las varillas.
↠ Una vez bien disuelto el chocolate, vertemos la leche con la cuajada y dejamos que hierva despacio, un par de minutos, removiendo y evitando que se pegue.
↠ Vertemos nuestra capa de chocolate en los vasitos o en el molde elegido y lo dejamos enfriar al menos media hora, en el frigorífico.

Cuando veamos que ya está solido, con un tenedor "rallamos" la superficie y nacemos la siguiente capa.

Todas las capas se hacen de la misma manera. Lo más importante es dejar al menos media hora (o un poco más si se puede), para que solidifiquen bien y no se mezclen entre ellas,

Una vez hechas las 3 capas, dejar al menos 6 horas en el frigorífico para que se haga por completo.

Sacar del frigorífico un cuarto de hora antes de consumir para que no esté excesivamente dura.



Notas:
↳ El orden de las capas no altera el producto. Es decir: las podéis poner en el orden que más os guste.

↳ Una variante de esta tarta es hacerla con una base inferior de galletas o de cereales. Personalmente me gusta más así.

↳ Podeis variar las cantidades en función del tamaño de la tarta/raciones, que necesitéis., siguiendo los porcentajes de esta.

↳ Si tenéis la termomix, sale perfecta con ella. Os recomiendo siempre comenzar por la capa de chocolate blanco para así, no tener que lavar la máquina tras hacer cada capa.

↳ Se puede congelar perfectamente y queda estupenda.

↳ Si la hacéis en molde redondo, os recomiendo que este sea desmontable; que en la base le pongáis papel de horno y en los laterales, tiras de acetato. De este modo, el desmoldado será perfecto.

Foto extraída de la web de la tienda "María Lunarillos"

Es todo por hoy. Espero que os haya gustado esta primera propuesta. En mi casa ya os digo que es una de las recetas que más repito y repito y nunca nos cansamos de ella.

Un besote grande y hasta el jueves.
Helena