lunes, 11 de diciembre de 2017

Turrón de Pistachos

Hola buenos días.

No podía faltar en la sección navideña de este blog, una receta de turrón sin gluten.

Afortunadamente en el mercado tenemos un buen surtido de ellos. Pero sin duda, cualquiera que hagamos en casa va a ser mucho más sano. 

Vale, ya se que hablamos de turrones y por ello, de azúcar. Pero por eso mismo, cualquiera que hagamos en casa al menos no tendrá aditivos ni aceites de dudosa calidad.

Ademas, este que hoy os traigo es perfecto para hacerlo con los más pequeños de la casa porque es super sencillo de hacer. Y por experiencia todo lo que hacen con sus manos, luego les encanta comérselo.

Ingredientes
200 grs chocolate negro +75% cacao
45 grs manteca de cerdo
85 grs pistachos
una pizca de sal

Elaboración
- En una picadora, trituramos los pistachos un poquito. A mí personalmente me gusta se se vean en el turrón y que queden trozos grandes. Así que al gusto.

- Ponemos una cazuela con agua a hervir y sobre ella, derretiremos al baño maría la manteca de cerdo junto a la sal.

- Cuando la manteca esté fundida, añadimos el chocolate y vamos revolviendo hasta que se haya disuelto por completo.

- Retiramos del fuego, añadimos los pistachos y manualmente, los mezclamos bien con el chocolate para que queden bien repartidos.

- Ponemos en nuestro molde de turrón y lo dejamos enfriar en el frigorífico al menos 5 horas (yo lo hago de un día para otro).

Notas
* Si no os gustan los pistachos, podéis poner el fruto seco que prefiráis: cacahuetes, almendras... 
* Si el chocolate negro no os emociona, lo podéis hacer con chocolate con leche o blanco. Incluso mezclando los 3 en los 200 grs de la receta.
* Para los moldes de turrón, yo tengo estos que son de silicona y van genial porque se desmoldan perfectamente. Pero en caso de no tener, os podéis fabricar uno cortando una caja de leche y forrandola con papel de horno.

ALÉRGENOS: la receta contiene frutos secos. Ojo si la haces con otro tipo de chocolate (blanco o con leche) porque en este caso llevaría lactosa y proteína de leche de vaca.

Espero que os haya gustado mi propuesta. Muy sencilla, rápida y buenísima.

Hasta el jueves.
Un besote
Helena

jueves, 7 de diciembre de 2017

Utensilios básicos en Repostería

Hola buenos días.

Las Navidades las tenemos a la vuelta de la esquina, y con ellas, los regalos.

Porque sí, porque son como el turrón. No hay Navidad sin ellos.

Personalmente creo que vivimos en un mundo demasiado consumista y tenemos mucho de "todo".

Pero no nos vamos a engañar. Y a todos nos hace ilusión recibir un regalo molón. Porque muchas veces más que el regalo en sí, lo que importa es que la persona que te lo hace se haya tomado la molestia de pensar en tus gustos, en lo que te importa y lo haya buscado.

Así que como buena repostera que soy, hoy os voy a hacer mi "lista básica de utensilios de repostería" para ver si os doy ideas propias o a quien regalar estas Navidades.


1. Batidora/Amasadora
Fundamental si vais a hacer mucha repostería en casa. Las hay de muchos precios y generalmente asociadas a ello, va la potencia de las mismas.

A mí los Reyes Magos me trajeron hace ya 4 años la "Kitchen Aid" y es maravillosa. Sin más. Pero su precio es elevado. El modelo Artisan, que es el que tengo, oscila entre los 500 y 600€. Cara, sí. Excepcional y para toda la vida, también.

No obstante, actualmente en el mercado hay otras opciones fantásticas y más que aceptables para todos los bolsillos y para reposteras/os ocasionales como esta amasadora Bomann (cuesta 125€. Fue la primera que me compré hace ya 6 años y aun la tengo en uso) o unas simples varillas eléctricas.

2. Boles o cuencos
Parece una tontería pero no lo es. Uno de los éxitos de conseguir buenas recetas es hacer una "mise en place", que traduciendo un poco a lo bruto sería algo así como: tener todos los ingredientes preparados antes de comenzar a realizar un plato.

Y para ello, los boles o cuentos de diferentes tamaños son perfectos.
3. Báscula, cucharas y tazas medidoras
Fundamental a la hora de hacer repostería es tener pesado de antemano todos los ingredientes. Así que para ello, una báscula, unas tazas y unas cucharas medidoras no nos pueden faltar en nuestra cocina. 

En esta entrada os hablo en detalle de ellas y de las medidas conversoras con respecto a recetas americanas o inglesas.

4. Colador o tamizador, espátulas de goma y papel de horno
Que digo yo que no son demasiado glamourosos como regalo. Pero útiles, del todo. 

El tamizador es fundamental para "colar" las harinas y que al hacerlo, cojan aire. Y de paso, pierdan parte de los azúcares que les añaden a los mix comerciales. Fijaros.

Las espátulas de goma son el mejor invento del mundo para arrastrar todo lo que se queda pegado en los boles o amasadoras. Las mías son de IKea.

Y finalmente, he añadido el papel de horno. No, como regalo no. Pero sí como fundamental en nuestras cocinas por su enorme versatilidad. Lo encontráis en cualquier supermercado y personalmente, me gusta el de Mercadona porque viene ya partido en hojas individuales. Pero esto ya va a gustos.


5. Moldes para hornear
Aquí va mi perdición. Y esto sí que es un buen regalo para todo aquel a quien le guste la repostería.

Existen de cerámica, de aluminio, de silicona. Grandes, pequeños y desmontables. De formas varias y diversas. Para bizcochos, galletas o cup cakes. 

¡¡Creo que el tema moldes merecería un post entero¡¡

Personalmente sabeis que me encantan los moldes para bizcochos de Nordic Ware. Son caros (unos 40€ de media), pero son maravillosos y además, con un buen mantenimiento, te duran toda la vida.

Si os gusta hacer cup cakes o magdalenas, es fundamental tener un molde de cavidades para ellas. Los hay desde 6€.

Para layer cakes o bizcochos que necesiten altura, me gustan los moldes de la marca PME porque son altos y bien cubiertos con spray desmoldaste, te garantizan un desmoldado perfecto de los bizcochos.

Si hablamos de tartas de queso, buscaremos moldes bajos, de unos 20 a 23 cms de diámetro y fundamental, que sean desmontables.

Y luego tenemos de silicona que lo mismo te sirven para hacer helados que horneados molones. Lo de la marca Silikomart me encantan y la variedad que tienen es increíble,

Para hacer pan tipo molde o plum cakes me gustan los moldes alargados metálicos.

Como veis, la variedad es infinita y os aseguro, los moldes, son un regalo fantástico.


Aunque la lista de utensilios para repostería podría ser mucho más larga (cortadores de galletas, boquillas para mangas pasteleras, y un larguísimo etc...), creo que con lo que he puesto está lo fundamental. Así que espero haberos ayudado y dado ideas para regalar a los reposteros y reposteras que tengáis entre vuestra familia y amigos.

Un besote
Helena

lunes, 4 de diciembre de 2017

"Salchichón" de Chocolate

Hola buenos días.

Sigo con mis propuestas navideñas como siempre en este blog, sin gluten.

hoy os traigo una especialmente dedicada a los más pequeños de la casa.

Y además, de esas que llaman "trampantrojo". Es decir, jugar con la ilusión óptica de que piensas que estas viendo una comida, pero en realidad, es otra cosa.

Pues de eso va la recta de hoy: un salchichón o salami... ¡¡pero que en realidad es una especie de turrón de chocolate¡¡

Es una receta que tenía muchas ganas de hacer pero siempre se quedaba en mi lista de pendientes. 

Y ahora que al fin la he hecho, os aseguro que la voy a repetir muchas veces porque es sencillísima  y ademas, a todo el que la prueba, le encanta.

Ingredientes
60 grs de galletas 
60 grs de frutos/fruta seca
150 grs chocolate 
45 grs de crema de cacao (aquí tenéis la receta)
45 grs mantequilla 
una pizca de sal

Elaboración
- Lo primero que vamos a hacer es partir las galletas que hayamos elegido.
Personalmente no me gusta dejarlas demasiado pequeñas porque la idea es que luego se vean en nuestro salchichón.

- Una vez partidas con las manos (si usas una batidora o tipo Thermomix se quedan demasiado trituradas), mezclamos nuestras galletas con el resto de ingredientes que hayamos elegido para el relleno: pasas, higos secos, almendras, avellanas, nueces, arándanos, etc. Reservar.

- Lo siguiente que vamos a hacer es fundir el chocolate junto con la mantequilla. Personalmente me gusta hacerlo al baño maría porque así controlo el proceso de fundido y no se llega a quemar el chocolate. Pero lo podríais hacer también en el microondas.

- Una vez fundidos, añadimos la crema de cacao y batimos hasta tener una crema homogénea.

- Vertemos sobre ella los frutos secos y galletas reservadas y hacemos una bola ayudándonos con una espátula de goma.

- En una mesa, estiramos film transparente y sobre él, vertemos la masa. Lo enrollamos y apretamos como si quisiésemos hacer un caramelo dejamos enfriar unas 5 horas en el frigorífico.

- Una vez frío y compacto, lo "rebozamos" con azúcar glass para darle el efecto "piel" y ya lo tenemos listo.

* Notas
- Como os decía al principio, es una receta a la que se le pueden añadir los ingredientes que más os gusten, así que echadle imaginación: nueves, almendras, avellanas, sésamo, semillas de chia, uvas pasas, arándanos, higos secos, etc.

- Personalmente, como mas me gusta es con chocolate negro, pero esto también va en gustos. Eso sí, si lo hacéis con chocolate blanco, tal vez necesite un poquito más de cantidad (unos 200 grs).

- Yo os he indicado hacerlo con crema de cacao casera. Pero por supuesto, si no tenéis, le ponéis Nocilla o Nutella y sin problemas.

ALERGENOS: Esta receta contiene lácteos (en la mantequilla) y frutos secos. En caso de intolerancias o alergias, buscad ingredientes aptos.



Espero que os animeis a hacer este "salchichón-turron" porque ya veis que es muy sencillo y está buenísimo.

Un beso y hasta el próximo día.
Helena

jueves, 30 de noviembre de 2017

Sobrevivir a las Navidades siendo Celiaco

Hola buenos días.

Hoy toca un post de reflexión. De esos que me encanta escribir, pero que hace mucho, no hacía.

Y sí, me meto en el meollo. O de como afrontar las navidades siendo celiaco. Uffffff. Con humor. 
No, no es fácil. No es sencillo. Y me atrevería a decir que, muchas veces, no es nada agradable.

Que no es que lo sea (fácil) el resto de año. Pero probablemente, las navidades son la época del año donde la vida social es más intensa. Y todo celiaco sabe que precisamente es la vida social una de las cosas mas complicado de llevar de nuestra enfermedad (situación).

Comidas de empresa, cenas con la cuadrilla de toda la vida; comidas con las mamas del cole; meriendas con las amigas de la Universidad. Y por supuesto, las fechas marcadas en rojo en el calendario: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes, con sus correspondientes cena y comida. Estas últimas aderezadas por la compañía de la familia. Ea.
Pero.... ¡¡hay amigos¡¡.

En ese maremagnun inacabable de cenas/comidas/meriendas y si me apuras, hasta algún desayuno, siempre, siempre, pero siempre, está la amiga enterada sobre celiaquía que sabe mucho, mucho más que tú. Pero que por supuesto no es celiaca, ni médico, ni investigadora ni ná de ná. También está el cuñado que te dice que eres una exagerada. Y por supuesto, la suegra que jamás se preocupa por ponerte algo apto porque eso son "tonterías de médicos modernos y toda la vida ha habido gente que tenía diarreas y le sentaban mal las comidas". Y a eso añadimos: "deja al niño tranquilo aunque solo sea por un día".

Buffffffffffffffff.

Respira, respira hondo. Tú puedes.

Y sonríes. Y en cada una de esas comidas/cenas procuras ponerte en una esquina para evitar la contaminación cruzada; o en su defecto, entre dos personas que sepas que saben de que va todo esto y van a tener cuidado con lo que comen.

Y disfrutas el día que te toca organizar una de esas comidas/cenas/meriendas en casa porque sabes, con total seguridad, que ese día no te vas a contaminar porque has controlado todo en tu cocina. Pero entonces tendrás que aguantar a "alguien de turno" decir: "pues no está tan malo esto sin gluten". Y "esto" es un carpaccio de piña (obviamente, sin gluten).


Y vuelves a sonreír cuando otro familiar/amigo/compañero de trabajo-universidad o ya no sabes bien quien, porque crees que te has llegado a ir a comer/cenar hasta con los dependientes del super de toda la vida, te dicen: "hombre, a día de hoy no os podéis quejar porque vamos, todo es sin gluten"; o esa  frase que nos encanta: "pero si tenéis "Mercadona". Os suena, ¿¿verdad??

Y mi favorita: "Os quejareis que ahora sois los reyes. En todos lados hay cosas sin gluten y todos nos tenemos que adaptar a vosotros".

De nuevo. Buffffffff.


Y tu recuentas: llevo 10 comidas/cenas/meriendas en 5 días. De ellas he comido 8 ensaladas, 8 filetes a la plancha y de postre, 8 cuajadas. Un día me dijeron que tenían menú adaptado, comí algo distinto y al día siguiente me estuve todo el día en el baño y con un dolor de intestino brutal; y tan sólo en una de esas 10 comidas he comido dignamente y sin contaminarme.

Ole.

Así que no, la vida social siendo celiaco no es tan fácil. Claro que hay restaurantes que se preocupan por nosotros. Y lo agradecemos de manera increíble. Al menos yo.

Pero para otros aun sigue siendo, lamentablemente "marketing". Y de contaminación cruzada, ni hablamos.

No es fácil aguantar comentarios impertinentes acerca de "lo fácil que lo tenemos" cuanto tú estas con tu ensalada de lechuga y tomate y el resto con una ensalada, pero de gulas, salsas y cosas no aptas para nosotros.
Y ojo, que sabeis que yo esto de la celiaquía lo llevo muy requetebién. Que siempre digo que jamás me quedaré en casa por ella. Que a mi hijo le transmito que bueno, pues somos celiacos como tenemos los ojos marrones o hemos nacido en Pamplona. Una cosa mas en nuestra vida.

Pero las cosas como son, sobrevivir a las Navidades, ¡¡no siempre es fácil¡¡ Aunque creo que esto se hace extensible a las Navidades en sí mismas. Pero eso ya, es otra historia....

Por si os apetece seguir leyendo, aquí tenéis una guia de como comer fuera de casa. Como siempre, con humor.

FELICES CELIACAS NAVIDADES
Con cariño
Helena