jueves, 23 de febrero de 2017

Pan con harina de sorgo y sarraceno

Hola buenos días.

La semana pasada decidí que era hora de ponerme de nuevo manos a la obra con el tema de los panes y en Instagram subí el proceso de cómo hice estos.

Allí mismo os dije que no sabía si subiría la receta porque todo dependía de si el pan que conseguía estaba bueno o no. Y para mi gran alegría, aquí están. Por lo cual podréis deducir que superaron la prueba de los catadores oficiales: mis hijos, mi marido y por supuesto, yo misma.

Tras haber hecho el curso de panes de "El Taller sin Gluten"; verme muchos vídeos y estudiar el comportamiento de las harinas sin gluten (el blog de Famalap es maravilloso), creo voy entendiendo el porqué de mezclar diferentes tipos de harinas proteicas, de almidones y un largo etc.

Aun son una novata en este tema pero me da en la nariz que este va a ser el principio de una buena relación de la "menda lerenda" con las masas "panarras".

Tengo que agradecer ademas a la tienda on-line "Mindfood" que en el último pedido que hice me regaló fibra de manzana, para que la probase en mis recetas de pan.

Ingredientes
200 grs almidón trigo sin gluten
130 grs almidón o fécula de patata
70 grs almidón maiz (Maizena)
50 grs trigo sarraceno
50 grs harina sorgo
10 grs sal
10 grs fibra de manzana
15 grs goma xantana
10 grs pysilium
25 grs levadura fresca
15 ml azúcar invertido
500 ml agua con gas
Semillas de lino
Semillas de chía

Elaboración
- Preparamos la mezcla de las harinas y los almidones junto con la sal, la pectina de manzana, la goma xantana y el pysilium.
- En el bol de amasadora ponemos el agua con gas, la miel y la levadura fresca, disolviendo bien esta.
- Sobre los ingredientes húmedos, vertemos las harinas y amasamos con el gancho durante 15 minutos a velocidad media.
- Pasado este tiempo, ponemos la masa en un en un recipiente previamente espolvoreado con harina de arroz. La tapamos con un film transparente y la dejamos levar en el horno apagado durante unas dos horas.
- Pasado este tiempo, iremos cogiendo porciones de la masa intentando no tocarla demasiado. Yo los hice tomando la masa con una espátula de goma engrasada en aceite de girasol, al igual que las manos. Es una masa bastante pringosa, así que no os desesperéis.
- Una vez hechos nuestros panes, volvemos a meter en el horno para un segundo levado. En este caso de nuevo el horno apagado pero en la parte de abajo, pondremos un bol con agua hirviendo. Esto proporciona humedad a nuestros panes. Dejaremos aproximadamente entre 35-40 minutos.
- Con el segundo levado hecho, sacamos la bandeja del horno y a nuestros panes les ponemos por encima las semillas de lino y chía (esto es opcional).
- Pre calentamos este a 210º calor arriba y abajo y ventilador. En el momento de hornear bajaremos la temperatura a 190º. En el bol que ya teníamos agua, volvemos a poner un vaso con agua muy caliente y hornearemos 35-45 minutos, en función del tamaño de nuestros panes.
- Una vez horneados, dejar reposar en una rejilla hasta que se enfríen por completo.


Esta receta NO CONTIENE NI HUEVOS NI LACTEOS.



- Si los queréis congelar, yo lo que hago es envolverlos individualmente con film transparente y meterlos todos en una bolsa. Para descongelarlos, lo hago a temperatura ambiente o un toque de horno y listo. Quedan perfectos. Si los descongelamos en el microondas, quedan más "gomosos" pero aun así, están ricos.

Espero que os animéis a hacerlos porque de verdad, están muy ricos. Lo mejor para mi hijo es que al partirlos, la corteza hace "cruj-cruj"... jajaja.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 20 de febrero de 2017

Bizcocho "Whimsical" con crema de chocolate y coco

Hola buenos días.

Comenzamos la semana con una receta muy, muy chocolatera.

El bizcocho "Whimsical" lo aprendí a hacer hace muchos años en uno de los cursos de repostería a los que acudí cuando empecé a tener interés por el mundo de la repostería creativa.

Es un bizcocho con un intenso sabor a chocolate, aderezado con el toque increíble del café. Y que curiosamente, no resulta nada empalagoso.

La verdad es que se me había quedado olvidado en el baúl de los recuerdos hasta que el otro día, por casualidades de la vida, lo vi en una revista y decidí rescatarlo y hacerlo para una comida familiar.

Como relleno, le puse un ganaché de chocolate negro (abajo he puesto la receta) aderezado con coco rallado. Y por encima dado que estamos en plena temporada, unas fresas cortadas. Pura delicia.







Ingredientes
105 ml de café soluble
50 grs chocolate en polvo Valor
105 ml de agua fria
190 grs harina sin gluten (en este caso Bauchof)
1 cucharadita de bicarbonato
1/4 cucharadita levadura
1/4 cucharadita sal
1/4 cucharadita goma xantana
115 grs mantequilla
220 grs azúcar panela
2 huevos

Elaboración
- Pre calentar el horno a 180º
- Tamizar la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la sal y la goma xantana. Reservar.
- Mezclar el café con el cacao hasta que no queden grumos. Añadir el agua fría y volver a mezclar bien.
- Batir la mantequilla (es fundamental que esté a temperatura ambiente) junto con el azúcar y cuando la mezcla esté espumosa, añadir los huevos de uno en uno (también deben estar a temperatura ambiente).
Bajar la velocidad de la amasadora e ir añadiendo alternativamente la harina y luego la mezcla de cacao y café en 3 veces, terminando siempre por la harina.
- En el molde elegido y previamente engrasado, verter la mezcla y hornear unos 45-50 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, este salga limpio.
- Dejar 5 minutos en el molde y desmoldar sobre una rejilla para que se enfríe por completo.






Ingredientes
200 grs nata para montar (mas de 35% materia grasa)
200 grs chocolate fondant cobertura

Elaboración
Poner la nata en una cazuela y llevarla a ebullición. 
Retirar del fuego y echar el chocolate troceado. Dejar reposar un par de minutos.
Revolver la mezcla manualmente con unas varillas hasta que el chocolate esté completamente fundido.
Si se quiere, se puede añadir un poco de mantequilla (unos 50 grs),

Notas Y Decoración
- Para la decoración tendremos listo un ganaché de chocolate desde el día anterior.
Lo pasamos a la amasadora y batimos enérgicamente. Cuando lo tengamos semi montado, añadimos coco rallado al gusto.

- Como tenemos que cortar el bizcocho en 3 partes y necesitamos que la miga se asiente, lo ideal es hacerlo el día anterior a comerlo. Una vez frío, lo envolvéis en film transparente hasta el momento de decorar.
- Para ello, cortaremos el bizcocho en 3 partes. Sobre la primera, pondremos una capa del ganaché de chocolate y coco y así sucesivamente. Rematamos con unas fresas cortadas y coco rallado espolvoreado por encima.
- Con estas cantidades salen unas 10 raciones.


ALERGENOS: La receta contiene huevos.



Espero que os haya gustado mi propuesta para hoy. Nos vemos el jueves.
Helena

jueves, 16 de febrero de 2017

¿Morenitos o nevaditos?

Hola buenos días.

Uno de los recuerdos dulces que tengo de mi infancia y sobre todo de mi adolescencia, son los nevaditos y los morenitos.

De los primeros siempre había en mi casa por Navidad. Un clásico. Y los segundos... Recuerdo salir de instituto con mis amigas y antes de ir a casa siempre pasábamos por una tienda de chuches que nos quedaba de paso y entrar a comprarnos uno, o dos o tres... jajaja. Yo siempre he sido muy comedida con los dulces pero reconozco que con los morenitos era auténtica pasión.

Son de esas imágenes y esos sabores que se te quedan grabados ahí, como en el subconsciente y que cuando años después los vuelves a recordar, te evocan justo a esos momentos. Y por eso molan tanto y aún te gustan más.

Pero claro, llegó a amiga celiaquía y se acabó lo que se daba.

Hasta hace unos días, que así por casualidad dí con un blog que tenía una receta de dichos morenitos o nevaditos, porque la base es la misma y vamos, casi corrí a hacerlos. El blog se llama "Experiencias dulces experiencias" y la receta es casi la misma solo que con algún pequeño "tuneo".

Os puedo asegurar que el sabor es igual que el que yo recordaba de los glutaneros y en casa fueron una auténtica perdición. Y encima, son facilísimos de hacer. ¿Se puede pedir más?





Ingredientes
100 grs manteca de cerdo
120 grs harina Mix Dolci Schar
7,5 grs levadura sin gluten
20 ml vino blanco
40 ml zumo de naranja
una pizca de goma xantana

Para decorar
Chocolate para fundir sin gluten
Aceite de coco (o mantequilla)
Azucar glass

Elaboración
- Tamizar el harina junto a la levadura y la goma xantana. Reservar.
- Ponemos la manteca de cerdo en la amasadora (es importante que esté a temperatura ambiente) y batimos con energía hasta que esté blandita.
- Vertemos los líquidos (zumo y vino blanco) a modo de hilo para que se vayan integrando con la manteca.
- Finalmente añadimos la mezcla de la harina, la levadura y la goma xantana y batimos unos 5 minutos hasta que tengamos una masa homogénea.
- Hacemos una bola con la masa, la envolvemos con film transparente y la dejamos reposar en el frigorífico, como mínimo, 2 horas. Lo ideal es de un día para otro.

- Una vez reposada la masa, iremos haciendo bolitas con la mano las aplastamos hasta dejarlas como de 1cm o 1 cms y medio y las dejamos en la bandeja del horno (forrada con papel).
- Una vez listas todas las bolitas, dejamos reposar de nuevo en el frigo mientras se precalienta el horno a 220º.
- Hornear 20 minutos y dejar reposar sobre una rejilla hasta que estén completamente frías.

Decoramos
- Para hacer los nevaditos simplemente poned en un bol azúcar glass a montón y rebozadlos al gusto.
- Para los morenitos, fundid chocolate de postres al baño maría con un poco de aceite de coco (o en su defecto, mantequilla) y cuando esté líquido, vertedlo sobre la masa horenada cubriendo bien todos y dejad que se enfríe por completo.









NOTAS
- Mis bolitas eran pesaban unos 20 grs y les dí un diámetro de 4 cms.
- Con estas cantidades me salieron 18 unidades. Si quereis hacer más, doblad las cantidades de la receta.

Os aseguro que son una verdadera perdición.
Un besote
Helena

martes, 14 de febrero de 2017

3 años

Hola buenos días.

Hoy martes no es día de publicación habitual del blog, pero hoy es un día especial por una importante razón: hoy justo hace 3 años este blog comenzó su andadura.


A mí me habían diagnosticado un mes antes pero decidí esperar a que la biopsia de mi hijo estuviese hecha para comenzar nuestra nueva vida sin gluten juntos. Eso pasó el 10 de febrero de 2014. Es una de esas fechas que siempre estará marcada en nuestro calendario.

Para cuando a Nicolás le hicimos la biopsia teníamos claro que él también era celiaco ya que en la analítica que le habían hecho previamente, sus niveles de anticuerpos eran descomunales. Y el día que me lo dijeron lloré, lloré mucho. Pero mucho, mucho, mucho.

10 días tuvimos que esperar hasta que le hicieron la biopsia ya que aunque el diagnostico estaba clarísimo, el médico de digestivo quería comprobar su lesión intestinal: fue 3b Marsh. Vamos, que su intestino estaba hecho puré. Eso sí, su pediatra de entonces me seguía diciendo que no crecía que fuese celiaco porque yo siempre lo comparaba con su hermano mayor que es muy alto. Y que su tripa hinchada era por gases normales como yo tenía. En fin.

Fueron 10 eternos días en los que cada vez que mi hijo se comía un bocata de pan glutanero o unas galletas a mí se me removía todo en el estómago porque sabía que le estaba dando "veneno". 10 días en los que, como os decía antes, lloré lo más grande. Cosa que curiosamente no había cuando supe mi diagnostico ya que para mí, tras 13 años hecha polvo, fue una verdadera liberación saber que me pasaba.

Pero aquel 10 de febrero tras despertar mi peque de la biopsia (le faltaban un par de meses para cumplir los 6 añitos), decidí que ya había llorado suficiente. Que el "proceso de duelo" estaba hecho y que era hora de tirar para adelante. Resiliencia: capacidad del ser humano para reponerse y superar las circunstancias adversas de su vida. Eramos celiacos (a mí no me gusta decir que "tengo" celiaquía" sino que "soy celiaca") y así teníamos que vivir a partir de entonces, por lo que más nos valía llevarlo con el mayor optimismo posible.

4 días después, este blog daba sus primeros pasos. Hoy esta entrada es curiosamente la número 200. De ellas, hay de todo, como en botica: muchas, muchas recetas tras las cuales hay montones de experimentos con harinas, texturas, etc; experiencias y cosas que nos han pasado o cómo nos hemos sentido en situaciones varias y diversas; he intentado contaros cómo han sido nuestros viajes sin gluten. Y sobre todo y ante todo, he querido demostrar a mi hijo que su celiaquía, nuestra celiaquía, nunca jamás debe ser un impedimento para hacer nada de nada. 

Sin duda ser celiaco no es fácil. Pero hoy no es el día de reivindicaciones, sino de agradecimientos. Y por eso una de las mejores cosas que me ha pasado es conocer a un montón de gente (tanto en persona como virtualmente) a los que yo llamo mi "pequeña familia celiaca".  No quiero dejarme a nadie porque siempre pasa eso pero vosotros y vosotras sabéis quienes sois. Y moláis un montón.

3 años. Y los que vendrán.

Lo que más me gustaría contar un día en este blog es que se ha encontrado algo, no sé qué, que nos permite volver a comer productos con gluten. No por mí, por mi hijo. Porque la celiaquía sigue siendo sobre todo "un problema social" ya que es fuera de casa donde tenemos la mayor parte de los problemas y de incomprensión.

Pero mientras eso llega (que estoy segura de que llegará), me gustaría contaros que el precio de nuestros productos sin gluten no es "abusivo"; que los restaurantes están mejor informados y la gente más formada; que las etiquetas que diariamente tenemos que mirar en el super son claras y no dejan lugar a dudas de los alérgenos. ¡¡Me gustaría contaros tantas cosas¡¡

En fin, que no quería reivindicar pero no puedo evitar que me salga la vena rebelde que llevo dentro. Jajajaja.

Post intenso y largo para acabar dándoos por supuesto las gracias por estar al otro lado. Por la cantidad de visitas que me hacéis. Por los comentarios que dejáis. Me encanta cuando me contáis que habéis hecho una de mis recetas y os ha gustado mucho. Y me encanta que me preguntéis dudas (dedicado especialmente a Leire L y Nancy). Aquí estoy para eso. Como yo pregunto a otras muchas personas. Al fin y al cabo, estamos para ayudarnos.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.
Con todo mi cariño
Helena