lunes, 2 de julio de 2018

Cerramos por vacaciones

Hola buenos días.

Pues ha llegado Julio. Mi mes preferido del año por muchos, muchos motivos:

❜ Julio es el mes del cumpleaños de mi hermana y del mío. De hecho, ella abre el mes y yo lo cierro.
❜ Julio es el mes de los Sanfermines. Y ya sabéis mi pasión por ellos.
❜ Julio es el mes de mi retiro vacacional a mi rincón preferido del mediterráneo.

¿¿Se necesitan mas motivos para hacer de Julio el mejor mes del año??

Pues os voy a dar uno más: echando cuentas de cuando nacieron mis hijos, creo que ambos son de creación "juliera"... jajaja.

Así que sí, hoy es la ultima entrada del blog hasta mediados de agosto.
Me encanta el blog, me encantan las redes sociales y me encanta el contacto con todos vosotros y vosotras. Pero cero que es necesario hacer un pequeño parón para cargar pilas, para volver con más fuerza y sobre todo, para descansar y desconectar.

Así que eso es lo que pienso hacer este mes y medio.

Playa, piscina, cervecitas (sin gluten, por supuesto); amigos, familia y un viajecito por las tierras altas de Italia es lo que me espera, así que la cosa pinta muy bien.

Este primer semestre del 2018 ha sido muy intenso. Y a partir de septiembre hay sorpresas. Espero que buenas y que os gusten. Pero eso... lo dejamos para septiembre, ¿vale?

Ahora solo me queda daros las gracias, infinitas y de todo corazón.

Semana tras semana leéis mis recetas. Muchas las hacéis y me enviáis fotos (cosa que me encanta), me veis a través de de mis stories (a veces locas) de Instagram; me preguntáis vuestras dudas y yo trato de contestaros siempre, aunque a veces no pueda ayudaros.

Así que gracias. Porque sin duda, sois parte de "Disfrutando Sin Gluten".

Quiero recordaros además que si queréis planear un viaje perfecto y sin gluten para este verano, en este enlace o pinchando en la foto de abajo, tenéis la guía "Una maleta sin gluten", que os podéis descargar de manera gratuita y que estoy segura, os ayudara en esa organización.

Y eso es todo por hoy. Disfrutad vuestro verano a tope. Desconectad de redes, que es muy necesario.

El mundo real esta en la calle, en las experiencias que vivimos, con la gente que "tocamos, abrazamos y besamos" Nunca olvidemos eso.

Un beso con todo el cariño del mundo.
Hasta pronto.
Helena

jueves, 28 de junio de 2018

Semi-helado de piña y coco

Hola buenos días.

Hoy toca receta rápida pero que es perfecta para las tardes de verano: un semi-helado de piña y coco. Delicioso y saludable a partes iguales.

Ya sabemos que la fruta mejor siempre comerla tal cual, sin hacerla zumo o triturarla, porque al hacerlo, perdemos parte de la fibra y de los nutrientes que tiene.

Pero de vez en cuando un buen batido sabe a gloria. Y más cuando además hemos congelado la fruta y esta se convierte en una especie de granizado-helado.

Así que si os gusta la piña, estoy segura de este batido os va a encantar.

Ingredientes
Una piña madura y congelada
100 ml leche de coco
30 gr azúcar de coco
coco rallado
Elaboración
→ Un cuarto de hora antes de hacer nuestro batido, sacaremos la piña del congelador y la dejamos a temperatura ambiente. 

→ Pasado el tiempo, ponemos nuestra piña en la batidora o procesador de alimentos junto con la leche y el azúcar de coco y batimos enérgicamente hasta obtener una masa cremosa.

→ Servir en vasos, espolvorear coco rallado por encima y tomar de inmediato.

Notas
⃕ Si no tenéis azúcar de coco lo podéis sustituir por azúcar moreno.
⃕ Si la piña no estaba demasiado madura, igual tenéis que añadir un poco mas de azúcar. Probadlo y a vuestro gusto.
⃕ La leche de coco también se puede sustituir por la que más os guste. Incluso por zumo de naranja.
⃕ Si quereis hacer este granizado pero no tenéis piña congelada, hay una variante que también es posible. Y es hacerlo con hielo. Sale más líquido, más tipo granizado, pero está igual de rico.


Como veis, es un batido super fácil y que además es apto para los intolerantes a la leche o a la proteína de leche de vaca ya que lleva leche coco. También es apto para veranos y vegetarianos.

Y si no os gusta la piña, probadlo a hacer con frutas del bosque o con mango. Ummmmm delicioso.

Un besote y hasta el lunes.
Helena

lunes, 25 de junio de 2018

Tarta Mousse de Mango

Hola buenos días.

Me encantan las tartas que llevan fruta. Pero también las que llevan chocolate. Ummm.

En realidad, creo que me gusta el dulce. En general. Sí, este blog lo demuestra semana tras semana. Y por supuesto, el dulce sin gluten.

Pero volviendo a las tartas de fruta, son "bonitas a la vista", generalmente suaves al paladar y perfectas para la época estival cuando encender el horno con las altas temperaturas no es lo que más apetece.

Además os puedo decir que esta tarta es facilísima de hacer, así que todos manos a la obra.
Ingredientes
Para la base
140 gr de cereales de trigo sarraceno
50 gr de mantequilla

Para la Mousse
Un mango maduro (de unos 500 gr)
150 gr azúcar
zumo de una naranja
5 hojas de gelatina neutra
200 ml nata para montar (35% materia grasa)
50 gr azúcar glass
Cacao en polvo
Elaboración
Elaboración de la base
→ Trituramos los cereales hasta hacerlos polvo y vertemos sobre ellos la mantequilla que habremos fundido previamente en el microondas.

→ Batimos un poco más y echamos la masa sobre la base del molde elegido, forrado este con papel de horno la base y con acetato las paredes. Extendemos de manera homogenea.

→ Metemos la base en el congelador mientras preparamos la mousse para que se asiente.

Elaboración de la Mousse
→ Lo primero que haremos será montar la nata, que estará muy fría para que monte bien. Cuando veáis que empieza a "espesar", echaremos los 50 gr de azúcar glas y seguimos batiendo hasta que monte por completo. Reservar en el frigorífico.

→ En un bol con agua muy fría, ponemos las hojas de gelatina a hidratar.

→ Pelamos y deshuesamos el mango y lo ponemos junto con el azúcar, la mitad del zumo de naranja y los 150 gr de azúcar en la batidora. Batimos enérgicamente hasta conseguir un puré. Reservar.

→ Calentamos unos segundos el resto del zumo de naranja en el microondas y echamos en él las hojas de gelatinas hidratadas y bien escurridas. Batimos un poquito hasta que se fundan por completo y añadimos al puré de mango. Volvemos a darle un toque a la batidora para que se integren bien todos los ingredientes.

→ Ahora poco a poco añadimos la nata montada con cuidado de que no se baje mucho y cuando tengamos una masa homogénea, la vertemos en el molde sobre nuestra base congelada.

→ Dejamos reposar en el frigorífico mínimo 5 horas. Mejor de un día para otro.

→ Una vez desmoldada, vertemos un poco de cacao desgrasado por encima.

Notas
↪ Para que la nata monte bien, yo siempre la tengo en el frigorífico, así como la base de la Kitchen. Las varillas, en el congelador como una hora antes.

↪ Es importante que el mango este bien maduro. En caso contrario, igual habría que añadir un poco más de azúcar.

↪ La base de la tarta la podeis hacer con los cereales que más os gusten; con galletas, con mezcla de frutos secos e incluso esta tarta se puede hacer sin base.

↪ El papel de acetato en las paredes del molde no es necesario, pero de esa manera, garantizamos un desmoldado perfecto.

↪ Si no quereis ponerle cacao, también quedaría deliciosa con coco rallado por encima.


ALÉRGENOS: la receta contiene lácteos.




Espero que os guste mi propuesta. Es una tarta muy sencilla de hacer y os aseguro que triunfareis con ella.

Un besote y hasta el jueves.
Helena

jueves, 21 de junio de 2018

Carta a los restaurantes de parte de una celiaca

Hola buenos días.

Este post va dirigido a todos los restaurantes que quieran leerlo. De parte de una celiaca y madre de un niño celíaco.
Estimados chefs, camareros, propietarios de restaurantes, etc...

Mi nombre es Helena y sé que soy celíaca desde hace 4 años. También soy madre de un niño celíaco que ahora tiene 10 años.

Como a cualquier persona, cuando podemos nos gusta salir a comer fuera de casa y disfrutar de la gastronomía.

A causa de la celiaquía, la enfermedad que padecemos, porque sí, es una enfermedad y no un capricho o una moda pasajera, no podemos comer ningún alimento que contenga gluten. Y tampoco ninguno que haya estado en contacto con el mismo, lo que se llaman trazas, porque entonces se contamina y también nos hace daño al intestino.

Aunque nos gustaría que fuese de otra manera, entendemos que no tienen porqué saber de ello. Pero en ese caso no nos ofrezcan comida si no tienen la seguridad de que está bien hecha.

Y tampoco nos pueden preguntar cuanto de celíacos somos. Porque no hay grados de celiaquía. Se es o no se es celíaco. Y a todos los cualquier mínima traza de gluten nos contamina.

También entendemos que no podemos comer en ocasiones, lo mismo que los demás. Es obvio.

Pero además de todas estas consideraciones generales, les voy a hacer unas cuantas observaciones:

✦ ¿Tan difícil es tener pan sin gluten? el pan sin gluten suele estar congelado y las fechas de caducidad son altas. Muchos de ellos viene envasados en bolsas individuales, por lo que no hay problema de que se contaminen en el horneado de los mismos.

Y si tienen pan. ¿Los han probado? Sabemos que nuestros panes sin gluten no son como los que lo contienen. Pero a día de hoy en el mercado hay muchos panes muy muy decentes. Y otros que no lo son para nada. A los celiacos también nos gusta un buen pan.

Y finalmente, si tienen pan congelado, ¿tan difícil es hornearlo? porque les aseguro que de lo contrario, la mayoría de ellos son incomestibles. Y como decía al principio, muchos vienen en bolsas para precisamente, hornearlos con seguridad.

✦ Está muy bien adaptarnos los platos.

Pero me surgen varias dudas: si nos ofrecen por ejemplo una "ensalada césar", no vale con quitarle los panecillos. Nuestra ensalada estará contaminada.

Otra cosa es que suele pasar es que directamente no nos ponen los panes. Perfecto.

Pero, en el mercado hay varias marcas con panes aptos para nosotros. Entonces, ¿por que no se molestan en ofrecernos lo mismo que a los demás? les aseguro que como con el pan, a los celiacos nos gusta comer lo mismo que a los demás. 

Salsas, mayonesas, ketchup, palitos de cangrejo... Como en el punto anterior, afortunadamente en el mercado la gran mayoría son ya sin gluten. Así que, porque no optar por una que no lleve gluten y así todo el mundo los pueda comer?
✦ Patatas fritas. Siempre, siempre, en una freidora donde no se haga otra cosa. El aceite se contamina.

Nos gustan las ensaladas y los filetes a la plancha. Pero cuando salimos a comer fuera, no suele ser precisamente lo que más nos gusta comer. ¿De verdad no se os ocurren más opciones para nosotros?

✦ Postres. Nos encanta la fruta. De hecho yo soy una gran consumidora y defensora de la misma. Pero si un día salgo a comer/cenar fuera de casa, igual no es lo que me apetece. Ni tampoco un yogur o una cuajada. Hay montones de postres que se pueden hacer sin gluten. Este blog lo demuestra. Y a los celiacos nos gustan los postres y los dulces como al resto de los mortales. 

✦ Menús infantiles: no acabo de entender porque todos los menús infantiles son pasta, croquetas, filetes y patatas fritas. Les aseguro que a los niños les gustan muchas más cosas que eso. Pero dado que son así: ¿no creen que a los niños celiacos les gustará lo mismo? Doy fe de que precisamente es fuera de casa donde peor y más diferentes se sienten.


En resumen, los celiacos bien sabemos que comer fuera de casa siempre es un poco complicado. Pero les aseguro que precisamente por ello, cuando en un restaurante nos tienen en cuenta como "comensales normales" somos agradecidísimos.

También nos gusta comer como a los demás: con nuestro pan, nuestra cerveza y si es posible, un postre dulce para terminar.

Y tengan en cuenta una cosa: si cada vez somos más las personas que tenemos celiaquía y por ello, a la hora de elegir un restaurante donde comer, somos los que "mandamos" en nuestras familias o grupos de amigos, ¿no creen que merece la pena invertir un poquito en nosotros?

Muchas gracias,
Atentamente
Helena


Es todo por hoy. Espero que os haya gustado mi reivindicación y bueno, si alguien "afectado" lo lee, lo tenga en cuenta.

Nos vemos el lunes.
Un besote
Helena