jueves, 15 de noviembre de 2018

Bergamo sin gluten

Hola buenos días.

Ultimo de los post sobre nuestro viaje a tierras italianas de este pasado verano y donde como siempre os cuento, comer sin gluten es una verdadera maravilla.

Y hoy le toca el turno a la ciudad de Bérgamo.
Situada a 40 km de Milán, a las faldas de los Alpes y muy cercana al lago Como, se encuentra esta ciudad que en realidad son dos: la ciudad baja (cita basta), que es digamos la parte "nueva" y la ciudad alta (cittá alta), el casco histórico situado en una colina, que está rodeado por una muralla medieval.

A la ciudad alta se puede llegar caminando o a través de un funicular. Se recorre en un par de horas y es realmente preciosa. 

Con respecto al tema de la comida sin gluten, nosotros por recomendación de Trotamundos Sin Gluten nos decantamos por el Restaurante Pizzería Byron, situado en la parte baja de ciudad, justo al lado del parking donde decidimos dejar el coche y así poder hacer la visita andando.
Fijaros en la puerta. Todas esas pegatinas indican que la AIC ha pasado por el restaurante, los ha formado, evaluado y los considera aptos para tener el sello "sin gluten". En este caso, "Byron" tiene el sello de manera continuada desde el año 2006.
Tiene una extensa carta de platos sin gluten pero no hay pasta (si es lo que vais buscando). Nosotros nos decantamos por una hamburguesa (Nicolas) y yo una pizza de tomate, queso y rúcula que estaba impresionante.

Además nos trajeron los panecillos que veis en la foto y que aprovechamos para merendar en el aeropuerto horas mas tarde ya que ese día nos volvíamos para España.

Pero además de Byron, en Bergamo vais a encontrar más opciones para poder comer sin gluten. Os dejo las que yo encontré:

- Antica Ostería del Vino Buono. Me la encontré paseando por la ciudad alta y entré a preguntarles. No están avalados por la asociación pero controlan perfectamente el tema. El lugar es acogedor y la comida es la típica del norte de Italia.

- Mamey senza glutine. Tienda de productos 100% sin gluten con parte de obrador.

- GROM Heladería. Creo que la he recomendado en todos los post de Italia, pero es que sus helados, 100% sin gluten son de los mejores que he comido en mi vida.

Girasole 100% sin gluten. Situado fuera del centro de la ciudad, como a unos 5 km, esta avalado por la AIC y es 100% sin gluten. Tiene unas críticas fantásticas.

Y al igual que he hecho con otras entradas, a continuación os dejo el mapa con todos los restaurantes que visitamos (o que tenía apuntados) de nuestra ruta este verano por el Lago Garda y alrededores.



Una vez más, gracias por leerme y sin duda si podéis, esta desconocida zona de Italia para muchos de nosotros, bien merece una visita. Y el tema sin gluten, sin problema ninguno.

Un besote
Helena

lunes, 12 de noviembre de 2018

Bizcocho de almendras, mandarina y coco

Hola buenos días.

Hoy os traigo una de esas recetas que cuando la vi me llamó poderosamente la atención y pensé: esa la tengo que versionar a nuestro mundo sin gluten.

Pero si os digo la verdad, tampoco las tenía todas conmigo.

A priori, la combinación de sabores me gustaba: mandarina, almendra y coco. Pero el coco iba en versión merengue. Y este no es el postre que más me gusta en el mundo precisamente.

Pero que queréis que os diga: esta tarta diferente y original ha sido un éxito entre todas las personas que la han probado (incluida yo misma). 

La primera en catarla fue Dany de Singlutenismo, que como sabéis ha estado este fin de semana en Pamplona presentando su libro.

Pero además la llevé a una comida familiar. Así que puedo decir que han sido muchas las personas que la han degustado, dándole por una amplia mayoría, super notaza.

Hice la receta en directo por a través stories de Instagram el pasado viernes así que dado el éxito de la mima, he aquí toda completa.
Ingredientes
6 huevos L
300 gr de azúcar
100 gr coco rallado
3 mandarinas
100 ml nata (35% grasa)
180 gr almendra molida *
100 gr harina Mix Dolci Schar
7,5 gr levadura
una pizca de sal
Preparación del merengue
- Separamos las yemas de las claras de 3 huevos y reservando las yemas, montamos las claras con 150 gramos de azúcar hasta que tengamos un merengue bien firme.

- Añadimos el coco rallado y lo integramos con movimientos envolventes para que no se baje el merengue. Reservar.

Preparación de la tarta
- Pre calentamos el horno a 170º calor arriba y abajo

- Tamizamos la harina de almendras, la mix dolci la levadura y la sal y reservamos.

- Limpiamos las mandarinas y las hervimos 5 minutos (con cáscara incluida) en una olla. 

- Una vez hervidas y atemperadas, las trituramos en un procesador hasta obtener un puré con ellas. 

- Al puré de mandarinas le añadimos las yemas reservadas, los otros 3 huevos el resto del azúcar y la nata y batimos hasta obtener una masa homogénea.

- Bajamos la velocidad de la amasadora y vamos incorporando la mezcla de las harinas.

- Vertemos la masa sobre el molde elegido y forrado con papel de horno y horneamos 20 minutos.

- Pasado el tiempo, sacamos el molde del horno, le incorporamos el merengue de coco y horneamos 25/30 minutos más.

- Sacamos el horno y dejamos enfriar por completo.


Notas
↪ Como las cascaras de las mandarinas tienden a amargar un poquito, si no las queréis poner, haced el puré simplemente con las mandarinas limpias.

↪ La base también quedaría perfecta con otras frutas como naranja o mango.

↪ * Yo uso la almendra molida de Mercadona.

↪ Si no tenéis harina Mix Dolci de Schar, sustituídla por cualquiera que os guste. 

↪ Como el merengue al hornearse sube mucho, yo os recomiendo forrar los bordes del molde (lo hice en uno desmontable de 20 cm de diámetro) con papel de horno para que al subir, no se salga por los laterales.

❒ Nivel de Dificultad: medio
❒ Tiempo de horneado: 40-50 minutos
❒ Tiempo total: 1 horas
❒ Raciones: 10-12 raciones

Como os decía al principio, es un bizcocho diferente, con un toque cítrico muy importante pero que queda maravillosamente contrastado con el merengue de coco. Sin duda, una combinación ganadora.

Un besote y hasta el jueves.
Helena

jueves, 8 de noviembre de 2018

Como hacer mixes caseros para bizcochos

Hola buenos días.

Hace ya un, tiempo en mi cuenta de instagram, os dejé un resumen de todas las harinas sin gluten que he descubierto en el mercado.

Además en este blog, es este post y en este otro, os hable de ellas con más detalle.

Pero hoy vamos un paso más allá.
A pesar de que en el mercado tenemos muy buenos mixes comerciales hechos para hacer directamente con ellos nuestros postres sin gluten, el problema de ellos son que además de las harinas, suelen llevar una serie de aditivos que no los hacen precisamente saludables.

Ojo, yo los uso. Y de hecho, creo que cuando se empieza en este mundo de repostería sin gluten, son los más fáciles de manejar y con los que mejor podemos adaptar recetas.

Pero hoy os voy a hablar de como con la gran variedad de harinas sin gluten que tenemos en el mercado, podemos hacer nuestros mixes caseros mucho más saludables y de manera muy sencilla.

Es importante saber que la harina de trigo lleva, además de gluten (que es lo le une las masas y les da "esponjosidad") una serie de componentes que básicamente se pueden dividir en proteínas y almidones.

Y esto es lo que tenemos que tener en cuenta para hacer nuestros mixes: siempre deberán tener 2/3 de harinas proteicas y 1/3 de almidones.

Siguiendo esta proporción, os aseguro que os saldrán unos bizcochos y masas reposteras increíbles, hagáis la combinación que hagáis.
A continuación os voy a dejar unos cuantos ejemplos de mezclas que a mí me encantan y funcionan muy bien:
Como veis, estas son solo algunas opciones, porque las combinaciones son muy grandes.

Por supuesto, podéis poner 2/3 por ejemplo de trigo sarraceno y 1/3 de por ejemplo, yuca.

O incluso mezclar varias harinas. Pero siempre siguiendo las proporciones antes mencionadas de las proteicas y los almidones.

Solo tenéis que ir probando hasta encontrar vuestra mezcla favorita.

Espero que el post os haya resultado interesante.
Nos vemos el lunes con nueva receta.

Un besote
Helena

lunes, 5 de noviembre de 2018

Tarta de chocolate salado

Hola buenos días.

Viva el chocolate. Y por supuesto, ¡¡viva el chocolate sin gluten¡¡

Porque sí. Me encanta el chocolate y la tarta de hoy al igual que la "Brooklyn Blackout" que publiqué hace un par de semanas, son para verdaderos "chocolate-lovers".

Una vez más, mi fuente de inspiración es mi adorada Montes, autora de "Manzana y canela". Y donde en su blog vais a encontrar maravillas como la que tarta que he adaptado hoy a nuestro mundo sin gluten.

Os contaré que la tarta la hice para el cumple de mi prima Ana (os recomiendo que pinchéis en su nombre porque os llevará a su web de fotografía que es una pasada).

Yo tenía claro que me iba a encantar porque como os ha dicho, el chocolate me encanta. Pero es tan, tan chocolateada que me daba miedo que para el resto de comensales resultase pesada. 

Pues para nada. Es una especie de "mousse" densa, cremosa, no especialmente dulce y maravillosa al paladar.

En fin, que os recomiendo que la hagais porque no os va a defraudar.

Ingredientes
Para la base
Un paquete de galletas tipo "Oreo"
50 gr chocolate negro (minimo 70% cacao)
50 gr mantequilla derretida
1/2 cucharadita sal (mejor en escamas)

Para el relleno
400 ml nata 35% materia grasa
80 gr chocolate (mínimo 70% cacao)
50 ml leche
20 gr maizena
40 gr cacao desgrasado
10 gr café soluble 
60 gr azúcar
10 ml AVOE
1/2 cucharadita sal (mejor en escamas)
Fideos de chocolate (para decorar)


Elaboración

Para la base
- Derretimos la mantequilla en el microondas y dejamos atemperar (fundamental para que luego no nos derrita el chocolate). Reservar.

- Trituramos el chocolate. Reservamos.

- Trituramos las galletas (con la parte blanca incluida) y cuando las tengamos tipo polvo echamos el chocolate triturado, la sal, la mantequilla derretida atemperada y las escamas de sal y trituramos todo hasta hacer una masa compacta.

- La vertemos sobre nuestro molde desmontable (y mejor forrado con papel de acetato) y la extendemos bien por la base y subimos un poco por las paredes.

- La dejamos reposar en el congelador una media hora para que endurezca.


Para el relleno
- Disolvemos la maizena en la leche y removemos bien para que no quede ningún grumo. Reservar.

- En un cazo a fuego medio ponemos la nata, el chocolate troceado, el cacao, el café, el azúcar, el AVOE y la sal y removemos continuamente hasta que el chocolate esté completamente fundido.

- Retiramos un momento el cazo del fuego para añadir la leche con la maicena; removemos bien y volvemos a poner al fuego. 

- Ahora sin dejar de remover, vamos dejando que la mezcla se espese hasta conseguir una textura cremosa, que haga surcos cuando la removemos.

- Retiramos del fuego y vertemos la masa sobre nuestra base congelada y la dejamos en el frigorífico para que coja la consistencia adecuada al menos, 4 horas. Mejor si es de un día para otro.

- Decoramos al gusto (en mi caso con cacao en polvo y fideos de chocolate) y dejamos en el frigo hasta el momento de su consumo.


Notas
↪ Si no quieres poner galletas tipo "Oreo", las podéis sustituir por cualquier galleta de chocolate o incluso por cereales.
↪ Si no tenéis sal en escamas, sustituidla por sal normal.
↪ Yo lo hice en un molde desmontable de 20 cm
↪ Si os gusta la vainilla, le podéis poner un poquito.

❒ Nivel de Dificultad: fácil
❒ Tiempo de preparación: 20 minutos
❒ Tiempo total: 5 horas
❒ Raciones: 10 raciones






Pues es todo por hoy. Os aseguro que todos los que la probaron quedaron encantados y a pesar de la contundencia del chocolate, no es nada pesada.

Un besote
Helena

jueves, 1 de noviembre de 2018

Gardaland

Buenos días.

Sin duda alguna, si vais de turismo por el Lago Garda y tenéis niños, o simplemente quereis disfrutar de un parque temático estupendo, no podéis dejar de ir a Gardaland.

Ubicado en el pueblo de Castelnuevo del Garda, a 15 km de donde estábamos alojados (aquí os lo cuento), tengo que confesar que fui sin demasiadas expectativas.

Había leído que era como el hermano pequeño de "Port Aventura", parque que nosotros conocemos a la perfección porque veraneamos en la zona donde está y hemos estado muchas veces.

Pero sinceramente, me sorprendió muy muy gratamente. 

Gardaland es un parque cuidado, tematizado super bonito; mas pequeño en extensión pero más concentrado, lo cual se agradece porque no te pegas las "pateadas" de "Port Aventura".

Con respecto a las atracciones, las de agua, son iguales (yo diría que más largas) a las de su "hermano mayor"; la zona de los más pequeños, muy muy parecida a la del parque catalán (hay una parte tematizada de "Pepa Pig" preciosa) y además cuenta con 4 cuantas montañas rusas espectaculares que mis hijos y mi marido disfrutaron como locos. 

Hasta ahí, todo bien. Pero para mi, hay "Gardaland" tiene dos ventajas fundamentales con respecto a "Port Aventura":
1. La entrada cuesta 32€
2. La fila máxima de espera que tuvimos que hacer en algunas a tracciones fue de 20 minutos y en muchas de ellas era bajar y casi, casi subir, incluyendo las de agua. Y ojo, estuvimos un 13 de julio, temporada alta. Teniendo en cuenta en en Port Aventura he tenido que esperar hasta una hora (y más),  para montar en muchas de las atracciones, es un plus a tener en cuenta.

Gardaland tiene ademas una entrada combinada con otro parque que tiene un acuario y mas atracciones, pero nosotros no estuvimos.

Con respecto al tema sin gluten, pues una vez más todo genial.

Nosotros entramos con nuestra mochila con fruta, un bollo con mermelada que nos habíamos puesto en el hotel, agua y frutos secos y a pesar de que nos miraron bien todo,  no nos dijeron nada.

Y una vez dentro, en prácticamente todos los restaurantes tienes opciones sin gluten que son tortellinis, canelones y lasagnas. Todos ellos preconizados y de la marca Schar
Pero lo mejor es que en la zona árabe, hay un kiosco exclusivamente sin gluten donde te cocinan 5 tipos de pasta con varias salsas. Un auténtico lujo. 
En resumen y como os decía al principio, si disfrutas de varios días por el Lago Garda, una escapada a "Gardaland" bien merece la pena y por la comida sin gluten, no tendréis ningún problema.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena