jueves, 27 de septiembre de 2018

Milan sin gluten

Buenos días.

En nuestro periplo veraniego por tierras italianas, uno de los días estuvimos visitando Milan.

Y las cosas como son, tengo que confesaros que la conocida como "la ciudad de la moda" y capital económica e industrial de Italia, me decepcionó un poco.


Cierto es que un solo día de visita tampoco da para tomarle el pulso a una ciudad. Pero de todas las que he visitado en Italia, sin duda Milan es la que menos me ha aportado.

No voy a negar que el Duomo es sencillamente impresionante. Y más si como nosotros, subes a las terrazas, desde las que se puede apreciar prácticamente toda la ciudad y sobre todo, la majestuosidad de la catedral.

Pero el resto, a mí me dejo "fría", a pesar del calor tremendo que hacía.

Sí, están las famosas galerías Victorio Emanuelle, con sus lujosas tiendas; el cuadrilátero de la moda: varias calles con tiendas aun más lujosas que en la anterior galería (mis hijos alucinaron literalmente al ver los precios de la ropa, las zapatillas y los bolsos).

Está el castillo Sforzesco y el parque Sempione, desde donde hay unas vistas muy bonitas del Duomo; el Teatro de la Scala y si tienes suerte, nosotros no, se puede ver en el antiguo convento de Santa María del Grazie, el cuadro "La última cena" del gran Leonardo Da Vinci.

Pero poco más. 

Seguro que alguno está pensando que estoy loca y que Milan tiene muchísimo más que ver. No lo pongo en duda. Pero como os decía antes, de todas las ciudades italianas que he visitado, es la que menos me ha gustado. Opinón personal.

Con respecto al sin gluten, pues tónica general de Italia: hay varios lugares estupendos y aptos donde poder comer con seguridad (avalados casi todos por la AIC).

Nosotros al pasar tan solo unas horas, estuvimos en uno que os cuento a continuación, pero luego os pongo una lista de más lugares aptos para comer en Milan.

Ademas en este enlace os dejo el mapa de los restaurantes que yo me apunté de Milan, así como de la zona del Lago Garda, Verona y Bergamo.

Al lío, nosotros recomendados por Trotamundos Sin Gluten, estuvimos comiendo en Il Bistró, un pequeño y acogedor local 100% sin gluten a 10 minutos andado entre el Duomo y el castillo Sforzesco.

Como os decía, toda la carta es sin gluten y su especialidad son las hamburguesas así que yo opté por una de ellas. 

David y Nicolás tomaron lasagna y Pablo un perrito caliente. Además, la ensalada típica italiana de mozzarella y tomate.

Tengo que deciros que tanto el pan de mi hamburguesa como el del perrito estaban buenísimos.

Había un montón de postres para elegir pero entre que nos llenamos y el calor que hacía, no pedimos nada.

Eso sí, en la parte de abajo del restaurante tenían un increíble surtido de bollería casera así que nos cogimos varios bollos tipo napolitanas para la merienda (olvidé hacerles fotos).

Además si visitáis su web, tienen otro local, este sólo panadería-pastelería donde todo tiene una pinta espectacular y por supuesto, es 100% sin gluten.

Como os decía al principio, nosotros solo estuvimos unas horas en Milan, por lo que no pudimos ir a más restaurantes, pero a continuación os dejo una lista de otras opciones que barajamos.

⇉ MILÁN SIN GLUTEN

⇒ Il Bistró Donde estuvimos nosotros.

Cantina Piamontese. Comida tradicional del norte de Italia, están avalados por la AIC. Precio medio/alto.

Peperino Pizza&Gril. Avalados por la AIC, cuentan con locales en Milan otras ciudades como Verona o Trieste. Tienen menús muy bien de precio.

Be Bop. Avalados por la AIC, cuentan con una extensa carta de platos sin gluten así como pizzas. Cierran dos semanas el mes de agosto.

Rossopomodoro. Varias localizaciones. En su web avisan que las pizzas son pre congeladas de la marca Schar y que tienen control sobre la contaminación cruzada.

GluFree Bakery. Pastelería 100% sin gluten, tiene dos locales en Milan y cierra los domingos.

Pan Per Me. Pastelería 100% sin gluten avalada por la AIC.

McDonalds. Sabemos que no es la comida más recomendable del mundo, pero siempre nos puede sacar de un apuro. Y en Italia, los McDonalds tienen menú apto sin gluten.

Y por supuesto, no debemos olvidarnos de los helados, así que no dejéis de comeros uno (o varios) en GROM, donde todo todo, es sin gluten. 

En Milán os encontrareis varias heladerías en Milan y en muchas de las ciudades de Italia.

Es todo por hoy.

¿Habéis visitado Milan? ¿Que os pareció?

Nos vemos el proximo día.
Un besote
Helena

lunes, 24 de septiembre de 2018

Galletas de mantequilla de cacahuete

Hola buenos días.

Que me encanta la crema o mantequilla de cacahuete no es ningún secreto. Me apasiona, diría yo.

Ya sabemos que en general, las que hay en los supermercados llevan de todo menos cacahuete. Pero es que,  es tan sencillo hacerla en casa. Solo necesitas un batidor-triturador potente y cacahuetes. Nada más. Aquí os dejo la receta.

En casa llegado el curso escolar tengo siempre y además de tomarla en tostadas, con pan o a cucharadas, se pueden hacer con ella postres tan maravillosos como esta tarta de queso y crema de cacahuetes.

Y hoy le tocan a unas galletas/cookies que aunque "feuchas" de aspecto, os puedo garantizar, están brutales. Por supuesto, son 100% sin gluten.


Ingredientes
130 gr mantequilla
75 gr azúcar moreno
40 gr azúcar blanquilla
1 huevo
140 gr mantequilla cacahuete (aquí receta)
1/2 cucharadita bicarbonato
1/2 cucharadita goma xantana
200 gr harina sin gluten. En este caso:
- 30 gr harina panificable Mercadona
- 30 gr almidrón trigo sin gluten
- 140 gr Mix Dolci Schar

Elaboración
- Tamizamos las 3 harinas junto a al bicarbonato y la goma xantana. Reservar

- Batimos la mantequilla (fundamental que esté a temperatura ambiente) junto con el azúcar moreno y el azúcar blanco y cuando tengamos una masa homogénea, echamos la crema de cacahuete y batimos enérgicamente.

- Incorporamos el huevo y seguimos batiendo.

- Finalmente bajamos la velocidad de la amasadora y añadimos las harinas a cucharadas, dejando que se integren bien.

- Cuando tengamos una masa cremosa y compacta, la envolvemos en film transparente y dejamos reposar una hora en el frigorífico.

- Pasada la hora, pre calentamos el horno a 180º.

- Mientras el horno se calienta, vamos haciendo bolas con la masa de unos 20-25 gr, las aplastamos en la bandeja del horno (siempre forrada con papel) y sobre ellas, presionamos un poco un tenedor para hacerles forma (este paso es prescindible).

- Horneamos calor arriba y abajo entre 12-14 minutos y una vez hechas, dejamos reposar sobre una rejilla hasta que se enfríen por completo.

Notas:
- Si no tolerais la lactosa, buscad una mantequilla que no la tenga.
- Dejad sitio en el horno entre unas y otras porque se expanden bastante.
- Las harinas las podeis combinar a vuestro gusto siempre que sean sin gluten.
- Si no tenéis crema de cacahuetes casera, la podéis hacer con una comprada. Pero en este caso os recomiendo que busquéis una lo más saludable posible.
- Una opción es ponerle también trocitos de cacahuetes en la masa o incluso en la superficie. Yo no tenía esta vez pero quedan genial.
- También se le pueden nibs de cacao (aquí os dejo donde poder comprarlos).

❒ Nivel de Dificultad: fácil
❒ Tiempo de horneado: 14 minutos
❒ Tiempo total: unas dos horas
❒ Raciones: 30-35 galletas (25 gr cada una)






Animaros a hacerlas porque son muy sencillas y además si las hacéis con crema casera de cacahuetes, son bastante saludables.

Un besote y hasta el jueves.
Helena

jueves, 20 de septiembre de 2018

Lago Garda sin gluten

Hola buenos días.

Hace un par de semanas os contaba que durante este pasado verano, disfrutamos de una semana de vacaciones en Italia, concretamente en el Lago Garda

En este post os hable de donde nos alojamos: el Hotel Riel, un hotel familiar y completamente preparado para nuestro mundo sin gluten.

Pero hoy os voy a hablar sobre el espectacular Lago Garda, sus pueblos tan preciosos y donde podemos comer sin gluten en ellos y de manera increíble.

Una vez más, Italia nos ha demostrado que en general, su nivel de conocimiento de la celiaquia es altísimo y los restaurantes que quieren, están formados, informados y da gusto comer en ellos. 

Situado más o menos entre Milan Venecia, a las faldas de las Dolomitas, los Alpes Italianos, se encuentra el Lago Garda,  el mayor de toda Italia.

Tiene una longitud de casi 60 km de longitud y 17 km de anchura máxima y según nos contaron allí, más de 300 metros de profundidad de aguas limpias, cristalinas y sorprendentemente, nada frías para el baño (en verano claro).

Visitarlo requiere un mínimo de 2 o 3 días porque tiene más de 160 km de perímetro y lo ideal es hacerlo en coche. Cada uno de los preciosos pueblos que lo rodean son distintos y con su propia personalidad. Pero todos ellos tienen un ingrediente común: poder disfrutar del tiempo relajadamente. 

No me quiero enrollar demasiado así que os voy a ir contando un poco que vimos y donde comimos y al final del post os dejaré mas restaurantes aptos de la zona.

Sirmione
El pueblo donde nos alojamos y me atrevo a decir, el más bonito del lago. 

Es una península estrecha de 3 km que se adentra en el lago por el sur y cuyo caso antiguo, al cual no se puede acceder más que andado, es realmente espectacular.

A nivel turístico se pueden visitar las Cuevas de Catullo, una antigua villa romana; el castillo o uno de sus balnearios (las aguas del lago llevan mucho azufre, que es fantástico para la salud). 

Llegar al centro en bici y pasear por sus callejuelas al atardecer mientras te tomas un helado (sin gluten, por supuesto) es una auténtica maravilla.

Con respecto a los lugares son gluten donde comimos son estos:

 ⇰ Restaurante "Al Braciere y Hotel Riel: en el post pasado os hable extensamente de ellos.

  ⇰ Export Di Max
Una de las noches estuvimos cenando en esta pizzería, que está avalada por la AIC.
Sin gluten solo tienen pizzas pero estaban realmente buenas.

Además pedimos una ensaladas y para Nicolas y para mí mientras esperábamos, nos sacaron unos mini colines.

Precio cena en Export
↪2 pizzas sin gluten y dos con gluten; una ensalada para compartir; dos cervezas y agua: 55,50€

Peschiera del Garda
Situado a la derecha del lago, tiene un puerto deportivo precioso donde los atardeceres son una maravilla.

Situada en el puerto y avalada por la AIC, cenamos dos noches en este restaurante porque sencillamente, nos encantó.

Tienen una enorme carta apta para celiacos, que incluye postres y helados.

Nosotros nos decantamos por las pizzas y uno de los días, Nicolas pidió una lasagna. Todo muy rico la verdad. Y no os cuento nada del tiramisú sin gluten... ¡¡¡espectacular¡¡¡

Si vais en verano, os recomiendo reservar porque a pesar de ser muy grande, tiene muchísima clientela

Precio medio cena Pizzería Bella Vista:
↪ 4 platos, una ensalada, dos postres, una cerveza y agua: 72€.

Desenzano del Garda
Situado a la izquierda de Sirmione, es uno de los pueblos más grandes del lago y donde se encuentra la estación de tren que te lleva tanto a Milan como a Venecia (recordad que el lago está mas o menos entre ambas ciudades).

Con un puerto pesquero precioso, tiene una fantástica zona arqueológica donde se encuentran los restos de una villa romana del siglo IV d.c.

Kapperi
Escondido en una pequeña callejuela, este precioso restaurante, avalado por la AIC, nos dejó absolutamente sorprendidos cuando al llegar y decirles que éramos celiacos, nos dijeron: no hay problema, tenemos dos cocinas y podéis ir a verlas.

Y cierto era: dos cocinas, una para el con y otra para el sin gluten.

Y solo los celiacos sabemos que sentimos en ese momento: una exaltación de felicidad en grado sumo. Jajajaja.

Cuentan con una extensa carta de platos de comida mediterránea y por supuesto, pasta y pizza aptas.

Precio cena Kapperi:
↪ 4 platos, dos cervezas y agua: 65€.

Y creo que por hoy es suficiente. Me queda para contaros toda la parte norte del lago, pero eso ya lo dejamos para otro día.

Un besote
Helena

lunes, 17 de septiembre de 2018

Cheesecake de platano y dulce de leche

Hola buenos días

Como aun no tengo demasiadas ganas de encender el horno, sigo con las tartas que no lo necesitan. 

La de hoy es una tarta de queso que me llamó la atención del blog "Las María Cocinillas" y a la que tras haberle hecho unos cuantos cambios y adaptarlo a nuestro mundo sin gluten, os tengo que decir que es impresionante.

A pesar de que por la contundencia de sus ingredientes pueda parecer una tarta pesada, luego es cremosa y maravillosa al paladar: nada dulce y con un toque de plátano exquisito. De las que empiezas por un trocito pequeño y te apetece repetir.

El toque del crumble le aporta además un crujiente delicioso.


Ingredientes
Para la base
180 gr galletas o cereales sin gluten
125 gr mantequilla
canela al gusto

Para la cheesecake
250 gr queso mascarpone
200 gr nata 35% materia grasa
200 gr dulce de leche
125 ml leche
5 hojas de gelatina
200 gr platano (cuanto más maduros mejor)

Para el crumble
50 gr de frutos secos
50 gr de galletas
25 gr de mantequilla blanda
25 gr Azucar moreno o panela
canela al gusto
Elaboración
⇨ Para la base
- Trituramos las galletas o lo cereales.

- Derretimos la mantequilla en el microondas unos segundos y se la incportamemos a los cereales/galletas junto con la canela.

- Mezclamos hasta obtener una masa homogénea y vertemos sobre la base de nuestro molde (previamente habremos puesto papel de horno).

- Como en todas las bases de tartas de queso, ahora podemos o bien hornearlo 10 minutos a 180º, o bien dejar en el congelador una media hora. En este caso teniendo en cuenta que es una tarta fresca sin horno, yo dejaría en el congelador.

⇨ Para la base de tarta de queso
- Lo primero que vamos a hacer es hidratar las hojas de gelatina en agua muy fría.

- Una vez hidrataras, templamos la leche (ojo no demasiado), escurrimos las hojas y las fundimos con la leche. Reservar.

- Ahora montamos la nata. Recordad que siempre ha de estar muy fría. Reservar en el frigorífico.

- Trituramos los plátanos hasta hacerlos puré. Reservar

- En el robot de cocina, batimos enérgicamente el queso hasta que esté muy cremoso y entonces le añadimos el puré de  platanos, el dulce de leche y la leche con la gelatina que teníamos reservada.
Batir bien hasta obtener una mezcla homogénea.

- Incorporamos la nata montada con cuidado y la vertemos sobre nuestra base de galletas o cereales.

- Dejar reposar en el frigorífico al menos 4 horas. Siempre está mejor de un día para otro.

⇨ Para el crumble
- Poner todos los ingredientes en un bol y amasar con las manos.

⇨ Montaje de la tarta
- Desmoldamos nuestra tarta con mucho cuidado (ya sabeis que últimamente siempre a este tipo de tartas les pongo en los bordes del molde papel de acetato) y vertemos por encima nuestro crumble.

- Añadimos un poquito de dulce de leche por encima y lista para comer.

Notas
↪ La base como habéis visto, la podeis hacer con galletas, con frutos secos, con ambos e incluso sin ellos. Lo que más os guste.
↪ Los plátanos cuanto mas maduros estén, mejor.
↪ Si no os apetece hacer el crumble, este es prescindible. Con un poquito de dulce de leche por encima esta igual de buena.






Es todo por hoy. Espero que os animeis a hacerla porque está deliciosa.
Un besote
Helena

jueves, 13 de septiembre de 2018

Niños celiacos en el colegio

Hola buenos días.

Septiembre trae consigo la inevitable "vuelta al cole".

Y para mí, sin duda desde que fui madre, el año va de septiembre a junio. Mientras el que verano es como una especie de "vida paralela".

Este año además, mi hijo mayor ha comenzado una nueva etapa porque con 12 años, ha dejado atrás el cole para ir al instituto.
Si la vuelta al colegio siempre supone un poco de incertidumbre, la vuelta al colegio de nuestros hijos e hijas celiacos, entre las que me incluyo, puede llegar a ser un quebradero de cabeza: cambio de tutores, mezcla de compañeros, el servicio de catering... 

Nuevas explicaciones y más explicaciones.

Y esto aun es mayor cuando los niños y niñas comienza el colegio por primera vez con tres años o cuando el diagnostico llega a mitad de curso, como fue el caso de mi hijo.

Por ello he querido escribir este post, con unas pautas básicas y generales para tratar de ayudar a todos los papis en esta etapa.

1 ⇨ El niño celíaco debe saber que es celíaco

 Por muy pequeños que sean, los niños debe saber en la medida de su entendimiento, que lo es la celiaquía y que supone para ellos.

Aunque pensemos que son pequeños, los niños tienen una capacidad de comprensión asombrosa y por tanto, cuanto más les expliquemos de forma sencilla que no pueden comer ciertos alimentos y porqué, más lo integraran en sus cabecitas, lo asimilarán y será parte de su esencia.

La información es clave para que ellos sepan decir "NO" o al menos, duden ante algo que no tengan claro. Se trata de su salud y parte de ellos mimos, por muy pequeños que sean.


2 ⇨ El tutor y profesores deben saber que hay niños celiacos y que supone esto

El tutor y todos los profesores del niño deben saber que es la celiaquía y deben colaborar estrechamente en que el niño/a nunca se sienta excluido debido a su enfermedad.

Como madre, siempre he me encargado de informar a todos los tutores de mi hijo sobre la enfermedad celiaca y sobre lo que podía y no comer.

También es importante que en clase haya algún tipo de comida apta sin gluten para situaciones imprevistas que se puedan producir como cumpleaños, actividades con alimentos.

En mi caso yo pido si es posible un listado con las fechas de cumpleaños de los compañeros de mi hijo para "intuir" cuando va a haber cumpleaños. Me pongo en contacto con los padres y procuro que ese día, mi hijo lleve también algo especial.


3 ⇨ Informar al resto de los compañeros

Igual que nuestro hijo/a entiende que es la celiaquia, el resto de pequeños también debe saberlo. 

Una pequeña charla con un cuento, mediante dibujos... se puede explicar de forma muy sencilla lo que es la enfermedad celiaca.

Y es curioso en entendimiento y empatía que tienen los más pequeños y lo que se suelen preocupar porque tal o cual niño tengan comida apta para ellos.


4 ⇨ Excursiones/salidas del cole/fiestas con comida en el colegio

Aquí lo ideal es que se acuerde que un menú o una comida que sea apta para todos. Eso es inclusión.

Por desgracia, como madre se que es un punto complicado y he visto como mi hijo ha ido a una granja escuela donde han hecho rosquillas, y él ha estado apartado de todos con el consiguiente disgusto.

Ya no es que se sientan "diferentes", es que se sienten "excluídos". Ante esto, tranquilidad y concienciación. 
5 ⇨ Comedor escolar

Ante el aumento de diagnostico de niños celiacos, creo que la mayoría de los servicios de catering o de los comedores escolares, están preparados para ofrecer menús sin gluten a nuestros niños.

Se supone que están formados e informados en ello.

No obstante yo año tras año me aseguro de que todo es correcto y vuelvo a recordar ciertas pautas básicas, tanto a los encargados de la cocina como a los cuidadores.

Considero fundamental que los niños celiacos puedan comer, en un alto porcentaje, lo mismo que sus compañeros: unas judías verdes con patata son sin gluten; un filete empanado se puede hacer con pan rallado sin gluten;  y para un arroz a la cubana, se busca un tomate frito apto para todos y listo.

Y cuando esto no sea posible, deben procurar que los niños celiacos tengan un sustituto lo más similar posible.

  ↪ Con respecto a donde poner a los niños en el comedor, ahí tenemos diferentes versiones: hay a quien le gusta que sus hijos celiacos (o con otras enfermedades o alergias alimentarias....) se sienten separados del resto por seguridad.

Personalmente yo siempre he querido que mi hijo se siente con el resto de sus compañeros y que nunca sienta que por ser celíaco, no puede comer con los demás. 

Ahí lo dejo a elección de cada uno, por supuesto.


6 ⇨ Material escolar

Sé que esto es una preocupación, especialmente para los papas de niños más pequeños ya que aun se llevan muchas cosas a la boca.

Plastilina, temperas y otros materiales pueden suscitar dudas, así que es importante que se mire el listado de ingredientes que los componen.

Afortunadamente cada vez más se fabrican utensilios de este tipo sin ningún tipo de alérgenos alimentarios; pero de todos modos, hay que saber que si una plastilina por ejemplo contuviese gluten, un niño celiaco la puede manejar si al terminar con ella, se lava las manos bien con agua y jabón.

Volvemos al punto 2: informar bien a los profesores para que estos sepan como tratar a nuestro pequeño.


7 ⇨ Implicación del resto de familias

Tal vez uno de los puntos más complicados.

Como madre, se lo difícil que es muchas veces ir a un cumpleaños al que han invitado a tu hijo/a y encontrarte con que apenas puede comer nada o casi nada. Y eso para un pequeño, es muy, muy duro.

Hay que hablar con el resto de familias, tratar de explicarles lo que implica ser celíaco (no solo la comida sino la contaminación cruzada) y procurar que se impliquen en ello.

Si no, siempre nos queda la opción de llevarles nosotros como padres algo para que el niño/a pueda comer y no se sienta excluido.


Espero que os haya servido de ayuda e interés de cara a la vuelta al cole de vuestros hijos e hijas.

En nuestra mano esta aportar toda la información posible al entorno escolar para que nuestros celíacos vivan en un entorno de inclusión y su celiaquía no sea jamas, un impedimento para hacer lo mismo que el resto de sus compañeros.

Un besote
Helena

lunes, 10 de septiembre de 2018

Tarta 3 chocolates en vasitos

Hola buenos días.

He pensado mucho con qué receta comenzar esta nueva temporada del blog y al final me he decantado por hacerlo con una de mis recetas favoritas.

Una receta clásica, de esas que hago una y otra vez sobre todo en verano, pero que curiosamente, nunca había subido al blog.

Así que hoy os presento mis "vasitos 3 chocolates" por supuesto, sin gluten.

Se que hay miles de versiones por la red de esta receta: con base de galletas, con base de bizcocho; hecha de manera tradicional, con Thermomix; presentada en tarta o como en el caso de hoy, en pequeños vasitos individuales que le dan un punto original.

Espero que os guste mucho.


Ingredientes

Capa de chocolate blanco
200 gr chocolate blanco
200 ml leche
200 ml nata35% materia grasa
1 sobre de cuajada

Capa de chocolate con leche
200 gr chocolate con leche
200 ml leche
200 ml nata35% materia grasa
1 sobre de cuajada

Capa de chocolate negro
200 gr chocolate negro
200 ml leche
200 ml nata35% materia grasa
1 sobre de cuajada
Elaboración

Primera capa de chocolate
↠ En 100 ml de leche templada, disolvemos el sobre de cuajada hasta que no tenga grumos. Reservar.
↠ Ponemos el resto de la leche y la nata en un cazo y comenzamos a calentar.
↠ Una vez esté bien caliente, echamos el chocolate partido en trozos lo más pequeños posible y dejamos que este se funda por completo sin dejar de batir con las varillas.
↠ Una vez bien disuelto el chocolate, vertemos la leche con la cuajada y dejamos que hierva despacio, un par de minutos, removiendo y evitando que se pegue.
↠ Vertemos nuestra capa de chocolate en los vasitos o en el molde elegido y lo dejamos enfriar al menos media hora, en el frigorífico.

Cuando veamos que ya está solido, con un tenedor "rallamos" la superficie y nacemos la siguiente capa.

Todas las capas se hacen de la misma manera. Lo más importante es dejar al menos media hora (o un poco más si se puede), para que solidifiquen bien y no se mezclen entre ellas,

Una vez hechas las 3 capas, dejar al menos 6 horas en el frigorífico para que se haga por completo.

Sacar del frigorífico un cuarto de hora antes de consumir para que no esté excesivamente dura.



Notas:
↳ El orden de las capas no altera el producto. Es decir: las podéis poner en el orden que más os guste.

↳ Una variante de esta tarta es hacerla con una base inferior de galletas o de cereales. Personalmente me gusta más así.

↳ Podeis variar las cantidades en función del tamaño de la tarta/raciones, que necesitéis., siguiendo los porcentajes de esta.

↳ Si tenéis la termomix, sale perfecta con ella. Os recomiendo siempre comenzar por la capa de chocolate blanco para así, no tener que lavar la máquina tras hacer cada capa.

↳ Se puede congelar perfectamente y queda estupenda.

↳ Si la hacéis en molde redondo, os recomiendo que este sea desmontable; que en la base le pongáis papel de horno y en los laterales, tiras de acetato. De este modo, el desmoldado será perfecto.

Foto extraída de la web de la tienda "María Lunarillos"

Es todo por hoy. Espero que os haya gustado esta primera propuesta. En mi casa ya os digo que es una de las recetas que más repito y repito y nunca nos cansamos de ella.

Un besote grande y hasta el jueves.
Helena

jueves, 6 de septiembre de 2018

Hotel Riel, Sirmione. Lago Garda

Hola buenos días.

Los que me seguís por Instagram, ya sabéis que este pasado verano hemos pasado una semana de vacaciones en Italia, concretamente en el Lago Garda.

Cercano al famoso Lago Como pero mucho menos conocido, nos ha resultado un lugar absolutamente maravilloso.

Un lago de aguas cristalinas donde poderse bañar junto a los cisnes y bajo los impresionantes comienzos de las Dolomitas, los Alpes Italianos; pueblos preciosos, cuidados con un mimo exquisito donde perderse y dedicarse al dolce far niente, o lo agradable de no hacer nada, de disfrutar con calma y tranquilidad. 

En resumen, un pequeño pedacito de paraíso en la tierra.

Tengo muchísima información que contaros de toda esa zona, porque entre otras cosas, comer nos ha resultado muy sencillo y seguro, como sucede en la mayoría de Italia.

Pero hoy voy a comenzar por donde nos alojamos porque creo, merece un post entero.

Sabeis que desde que la celiaquía nos acompaña en nuestra vida, cuando viajamos optamos por ir a un apartamento para poder disponer de una cocina que nos pueda ayudar con el tema comida.

Pero este año, buscando alojamiento, me encontré con una maravillosa sorpresa que se llama Hotel Riel.

Situado en el extremo sur del precioso pueblo de Sirmione, es un pequeño hotel familiar, renovado por completo el invierno de 2018.
Fotos extraídas de la web del Hotel
Y ¿cual fue el motivo para elegir dicho hotel? os preguntareis. Pues su conocimiento sobre la celiaquia, sin duda alguna. Avalados por la AIC (Asociación Celiaquía Italiana) desde hace muchos años, el desayuno, incluido en el precio, es realmente sensacional.

A excepción de un par de cosas, podemos comer todo lo que ofrecen, estando además perfectamente señalizado.

El surtido de bollos caseros sin gluten lo hacen para todo el mundo, pero para evitar que los celiacos nos podamos contaminar, a Nicolas y a mí cada mañana nos traían el nuestro en un plato directamente de la cocina. Decir que estaban espectaculares (foto grande de abajo).

También nos horneaban un bollitos de pan y nos traían un paquete de galletas.

Además, los cafés te los hacían con leche sin lactosa o de soja, a gusto de cada cual.

Con respecto al hotel propiamente, es un 3 estrellas pero como os decía, recién renovado este pasado invierno.

Sencillo, muy limpio, super correcto. Con unas camas y unas almohadas sensacionales (y os aseguro que yo soy un poco petarda en este sentido).

Nosotros elegimos la habitación cuádruple y constaba de dos habitaciones (en una misma como muestran las fotos) cada una con una cama de matrimonio; un baño y una enorme terraza con su mesa, sus sillas, sus hamacas y un tendedero.
Fotos extraídas de Booking (100% son fieles a la realidad)
Además el hotel cuenta con una piscina ideal para acabar con un baño los días de turismo; parking gratuito para los coches y los días que quieras, te dejan bicis (también gratuitamente) para poder dar paseos por el lago (algo super recomendable).

La atención de todo el personal, especialmente de Nicolo, que nos aconsejó muchísimo, fue el remate perfecto para hacer de nuestro viaje una maravilla.

Pero si todo esto no fuese suficiente, el hotel tiene un restaurante, Al Braciere, donde sirven comidas y cenas, y donde la adaptación a nuestro mundo sin gluten es simplemente perfecta.
El cobro de 1,5€ por persona y servicio es a todo el mundo, no a los celiacos.
Para que os hagáis una idea del control que tienen, una noche pedimos todo sin gluten para que los 4 pudiésemos compartir los platos. Y mi marido se pidió una cerveza con gluten. Enseguida llego una de las camareras para avisarnos de que la ¡¡¡cerveza tenía gluten¡¡¡
Algunos de los platos sin gluten que probamos las dos noches que cenamos en el hotel. Se nos quedaron pendientes las pizzas pero como en general, las comíamos al medio día, por la noche nos apetecía más otro tipo de comida.
En fin, que da gusto cuando tienes tanto para elegir en una carta y ademas sabes que no te vas a contaminar para nada.

En definitiva, sin duda alguna si os he picado por conocer esta maravillosa parte de Italia y os acercáis por el Lago Garda, sin duda os recomiendo alojaros en este hotel. 

Además si reservais en el Hotel Riel o en cualquier otro a través de Booking como yo hago siempre, haciendo con este enlace os descontarán 15€ en vuestra estancia.

Aquí os dejo un enlace al mapa que hice de toda la zona que visitamos con los restaurantes y por supuesto, el Hotel Riel.

Creo que por hoy es más que suficiente. Nos vemos el lunes.

Un besote
Helena

lunes, 3 de septiembre de 2018

Bienvenid@s al nuevo curso 2018/2019

Buenos días.

Tras dos meses de completa desconexión veraniega, al menos en lo que al blog se refiere, aquí estoy de nuevo.

Parece mentira cuando allí por Junio me despedía,  que lejano se veía el mes de Septiembre.

Pero aquí está puntual a su cita de todos los años y avisándonos de que un nuevo curso comienza.

Es curioso que, aunque el año físico va de enero a diciembre, yo muchas veces tengo la sensación que es de septiembre a junio. Y que el verano pertenece a una especie de "vida paralela"...

Jajaja, creo que se me está yendo la cabeza.

¿Qué os quedo contar de mi verano? pues que afortunadamente, ha ido muy bien.

Mucha playa y piscina; barbacoas con familia y amigos; pescaíto y cerverzas en chiringuitos playeros y un viaje por tierras italianas de las que tengo muchísimo que contaros.

Porque una vez más, Italia y comer increíblemente bien sin gluten van estrechamente unidos.


También he leído. He leído un montón. Es uno de mis grandes placeres veraniegos.

Durante el curso reconozco que para las 10 de la noche muchas veces estoy dormida. Así que leer, especialmente en en la playa y por la tarde, es uno de los grandes lujos que para mí, tiene el verano.

Y entre todo eso,  he pesado mucho en este blog.

Como siempre, habrá 2 publicaciones semanales: lunes y jueves.

En Instagram salvo excepciones, publicaré diariamente.

En ambas redes seguiré subiendo recetas, experiencias de viajes, información y reflexiones de nuestro día a día sin gluten.

Pero quiero hacer cosas nuevas, y entre otras, pretendo retomar las colaboraciones con otras y otros bloggers que por circunstancias variadas, el curso pasado se quedaron a medias.

Así que el último jueves de cada mes tendremos al "blogger sin gluten invitado" donde ellos os contarán lo que quieran: desde su receta preferida hasta como preparar una boda sin gluten.

Este curso "Disfrutando Sin Gluten" los cursos de formación.

Y cuando digo cursos lo digo en general porque van a ser variados: repostería, información para recién diagnosticados; organización de viajes, etc.

De momento en Pamplona pero desde ya os digo que si hacéis grupo suficiente en alguna ciudad yo iré encantada. Ya os contaré más tranquilamente.


He trabajado mucho para que este curso venga con mas novedades que espero, que os gusten mucho y que os contaré a su debido momento.

Espero de corazón que vuestro verano haya sido estupendo y que las pilas las tengáis al 100% para afrontar el nuevo año escolar con toda la energía del mundo.

Un beso enorme y el jueves, ¡¡la primera receta¡¡
Helena