jueves, 6 de septiembre de 2018

Hotel Riel, Sirmione. Lago Garda

Hola buenos días.

Los que me seguís por Instagram, ya sabéis que este pasado verano hemos pasado una semana de vacaciones en Italia, concretamente en el Lago Garda.

Cercano al famoso Lago Como pero mucho menos conocido, nos ha resultado un lugar absolutamente maravilloso.

Un lago de aguas cristalinas donde poderse bañar junto a los cisnes y bajo los impresionantes comienzos de las Dolomitas, los Alpes Italianos; pueblos preciosos, cuidados con un mimo exquisito donde perderse y dedicarse al dolce far niente, o lo agradable de no hacer nada, de disfrutar con calma y tranquilidad. 

En resumen, un pequeño pedacito de paraíso en la tierra.

Tengo muchísima información que contaros de toda esa zona, porque entre otras cosas, comer nos ha resultado muy sencillo y seguro, como sucede en la mayoría de Italia.

Pero hoy voy a comenzar por donde nos alojamos porque creo, merece un post entero.

Sabeis que desde que la celiaquía nos acompaña en nuestra vida, cuando viajamos optamos por ir a un apartamento para poder disponer de una cocina que nos pueda ayudar con el tema comida.

Pero este año, buscando alojamiento, me encontré con una maravillosa sorpresa que se llama Hotel Riel.

Situado en el extremo sur del precioso pueblo de Sirmione, es un pequeño hotel familiar, renovado por completo el invierno de 2018.
Fotos extraídas de la web del Hotel
Y ¿cual fue el motivo para elegir dicho hotel? os preguntareis. Pues su conocimiento sobre la celiaquia, sin duda alguna. Avalados por la AIC (Asociación Celiaquía Italiana) desde hace muchos años, el desayuno, incluido en el precio, es realmente sensacional.

A excepción de un par de cosas, podemos comer todo lo que ofrecen, estando además perfectamente señalizado.

El surtido de bollos caseros sin gluten lo hacen para todo el mundo, pero para evitar que los celiacos nos podamos contaminar, a Nicolas y a mí cada mañana nos traían el nuestro en un plato directamente de la cocina. Decir que estaban espectaculares (foto grande de abajo).

También nos horneaban un bollitos de pan y nos traían un paquete de galletas.

Además, los cafés te los hacían con leche sin lactosa o de soja, a gusto de cada cual.

Con respecto al hotel propiamente, es un 3 estrellas pero como os decía, recién renovado este pasado invierno.

Sencillo, muy limpio, super correcto. Con unas camas y unas almohadas sensacionales (y os aseguro que yo soy un poco petarda en este sentido).

Nosotros elegimos la habitación cuádruple y constaba de dos habitaciones (en una misma como muestran las fotos) cada una con una cama de matrimonio; un baño y una enorme terraza con su mesa, sus sillas, sus hamacas y un tendedero.
Fotos extraídas de Booking (100% son fieles a la realidad)
Además el hotel cuenta con una piscina ideal para acabar con un baño los días de turismo; parking gratuito para los coches y los días que quieras, te dejan bicis (también gratuitamente) para poder dar paseos por el lago (algo super recomendable).

La atención de todo el personal, especialmente de Nicolo, que nos aconsejó muchísimo, fue el remate perfecto para hacer de nuestro viaje una maravilla.

Pero si todo esto no fuese suficiente, el hotel tiene un restaurante, Al Braciere, donde sirven comidas y cenas, y donde la adaptación a nuestro mundo sin gluten es simplemente perfecta.
El cobro de 1,5€ por persona y servicio es a todo el mundo, no a los celiacos.
Para que os hagáis una idea del control que tienen, una noche pedimos todo sin gluten para que los 4 pudiésemos compartir los platos. Y mi marido se pidió una cerveza con gluten. Enseguida llego una de las camareras para avisarnos de que la ¡¡¡cerveza tenía gluten¡¡¡
Algunos de los platos sin gluten que probamos las dos noches que cenamos en el hotel. Se nos quedaron pendientes las pizzas pero como en general, las comíamos al medio día, por la noche nos apetecía más otro tipo de comida.
En fin, que da gusto cuando tienes tanto para elegir en una carta y ademas sabes que no te vas a contaminar para nada.

En definitiva, sin duda alguna si os he picado por conocer esta maravillosa parte de Italia y os acercáis por el Lago Garda, sin duda os recomiendo alojaros en este hotel. 

Además si reservais en el Hotel Riel o en cualquier otro a través de Booking como yo hago siempre, haciendo con este enlace os descontarán 15€ en vuestra estancia.

Aquí os dejo un enlace al mapa que hice de toda la zona que visitamos con los restaurantes y por supuesto, el Hotel Riel.

Creo que por hoy es más que suficiente. Nos vemos el lunes.

Un besote
Helena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.