jueves, 7 de junio de 2018

Me he contaminado con gluten. ¿Y ahora que hago?

Hola buenos días.

A todos nos ha pasado que salimos un día a comer fuera de casa y por mucho cuidado que hayamos puesto en elegir el restaurante y/o hayamos preguntado como estaba hecha nuestra comida, nos contaminamos porque ingerimos aunque sea, una mínima cantidad de gluten.

Pero también nos puede pasar en nuestra casa por un pequeño descuido: un niño ha usado un cuchillo para poner crema de cacao en su bocata con gluten y luego meteremos el mismo cuchillo en nuestra crema sin gluten.


Doy por hecho que todo celiaco o celiaca NUNCA va a transgredir de manera voluntaria la dieta y va a comerse un trozo de tarta con bien de gluten y de ahí va a venir su contaminación.

Pero en ambos casos, tanto en una contaminación indeseada como en una transgresión de la dieta, debemos saber que aunque no manifestemos síntomas externos de contaminación, el daño a nuestro intestino siempre se produce. 

Cada vez que nuestro cuerpo recibe algo de gluten en el intestino, este lo ve como si fuese "un enemigo a combatir. 

¿Y como lo combate? pues lesionando nuestras vellosidades intestinales. Siempre, sin excepción. A todo el mundo. Y si estas contaminaciones se producen de manera frecuente, a la larga tendremos un serio problema de salud.

Lo que no es siempre igual en todo el mundo son los síntomas externos por contaminación de gluten.

Hay personas asintomáticas. Es decir: que ante una ingesta de gluten, no manifiestan ningún síntoma de malestar.

Pero la mayoría de los celiacos somos sintomáticos. Es decir, tenemos síntomas tras una contaminación por gluten, siendo los más frecuentes los siguientes:

1. Dolor e hinchazón abdominal: uno de los más frecuentes. Nuestro abdomen se hincha, tiene dolor e incluso muchas veces, se presenta con sensación de fuertes cólicos.

2. Vómitos: pueden darse de manera casi inmediata a la ingesta o estar varios días con sensación de nauseas.

3. Diarreas: al igual que los vómitos, se pueden presentar de manera inmediata o estar varios días con el cuerpo revuelto.

4. Estreñimiento

5. Reflujo y acidez

6. Dolores de cabeza y migrañas

7. Gases

8. Cansancio: Tener la sensación de haber corrido una maratón y no poder "con tu vida".

9. Dermatitis: muy frecuente en niños, brotes de dermatitis en cualquier parte del cuerpo. Por supuesto, esto aumenta en las personas que padecían dermatitis herpetiforme.

10. Irritabilidad: especialmente también en los niños, la sensación de malestar aumenta de manera exponencial su irritabilidad

11. Dolores articulares

12. Recaída de enfermedades asociadas a la celiaquía: lupus, fibromialgia, etc...

Todos estos síntomas pueden aparecer solos o varios de ellos juntos.

Y además hay que tener en cuenta que dependiendo de cada persona, se pueden manifestar de manera casi inmediata a la ingesta o hasta incluso tras varios días después de ella.


  • Y ¿que hacer tras una contaminación por gluten?
No existe ningún medicamento específico para tomar tras una contaminación por gluten.

Sí una serie de recomendaciones para aliviar los síntomas que podemos presentar tras la contaminación. Son las siguientes:

- Dieta blanda: si nuestros síntomas tras una contaminación son principalmente digestivos, lo más recomendable es hacer una dieta blanda para ayudar al intestino a no trabajar demasiado los siguientes días.

- Beber mucha agua: tras una intoxicación, es fundamental estar bien hidratado y además conseguir eliminar el gluten lo antes posible. En caso de diarreas o vómitos, se pueden tomar soluciones salinas para evitar la deshidratación. 

- Tomar probióticos y prebióticos: Aunque como decíamos al principio, no existen medicamentos específicos para tomar tras una contaminación por gluten, sí que en ocasiones tras una contaminación, podemos tomar prebióticos y probióticos que nos pueden ayudar en la recuperación de la flora intestinal.

En este caso es importante que lleven la cepa bifidobacterium longum, que es la que nos ayuda a nosotros en concreto.

- Descansar. Puede parecer una obviedad pero dependiendo de los síntomas, es fundamental dejar tranquilo al cuerpo para que se pueda recuperar lo antes posible.

Si los sintomas perduran durante varios días, siempre es bueno acudir aun médico porque también es cierto que tendemos a achacar a la celiaquía o a contaminaciones muchos de nuestros males y luego, no siempre es por ello.

Espero que el post os haya ayudado y por muy pesada que sea, siempre os diré lo mismo:

NUNCA, NUNCA, DEBEMOS SALTARNOS LA DIETA SIN GLUTEN

Un besote y hasta el lunes
Helena

1 comentario:

  1. Gracias por el post. Lo pongo o lo pones en mi grupo?... Te ha faltado decir qué se puede comer... y creo que el primer día, solo arroz blanco, y plátanos (no bananas) y manzanilla para los retortijones y gases. El segundo día, introducir carne plancha de pollo y patata cocida... junto con lo anterior... tal vez jamón de york... y el tercer día debemos estar casi bien.

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.