jueves, 21 de junio de 2018

Carta a los restaurantes de parte de una celiaca

Hola buenos días.

Este post va dirigido a todos los restaurantes que quieran leerlo. De parte de una celiaca y madre de un niño celíaco.
Estimados chefs, camareros, propietarios de restaurantes, etc...

Mi nombre es Helena y sé que soy celíaca desde hace 4 años. También soy madre de un niño celíaco que ahora tiene 10 años.

Como a cualquier persona, cuando podemos nos gusta salir a comer fuera de casa y disfrutar de la gastronomía.

A causa de la celiaquía, la enfermedad que padecemos, porque sí, es una enfermedad y no un capricho o una moda pasajera, no podemos comer ningún alimento que contenga gluten. Y tampoco ninguno que haya estado en contacto con el mismo, lo que se llaman trazas, porque entonces se contamina y también nos hace daño al intestino.

Aunque nos gustaría que fuese de otra manera, entendemos que no tienen porqué saber de ello. Pero en ese caso no nos ofrezcan comida si no tienen la seguridad de que está bien hecha.

Y tampoco nos pueden preguntar cuanto de celíacos somos. Porque no hay grados de celiaquía. Se es o no se es celíaco. Y a todos los cualquier mínima traza de gluten nos contamina.

También entendemos que no podemos comer en ocasiones, lo mismo que los demás. Es obvio.

Pero además de todas estas consideraciones generales, les voy a hacer unas cuantas observaciones:

✦ ¿Tan difícil es tener pan sin gluten? el pan sin gluten suele estar congelado y las fechas de caducidad son altas. Muchos de ellos viene envasados en bolsas individuales, por lo que no hay problema de que se contaminen en el horneado de los mismos.

Y si tienen pan. ¿Los han probado? Sabemos que nuestros panes sin gluten no son como los que lo contienen. Pero a día de hoy en el mercado hay muchos panes muy muy decentes. Y otros que no lo son para nada. A los celiacos también nos gusta un buen pan.

Y finalmente, si tienen pan congelado, ¿tan difícil es hornearlo? porque les aseguro que de lo contrario, la mayoría de ellos son incomestibles. Y como decía al principio, muchos vienen en bolsas para precisamente, hornearlos con seguridad.

✦ Está muy bien adaptarnos los platos.

Pero me surgen varias dudas: si nos ofrecen por ejemplo una "ensalada césar", no vale con quitarle los panecillos. Nuestra ensalada estará contaminada.

Otra cosa es que suele pasar es que directamente no nos ponen los panes. Perfecto.

Pero, en el mercado hay varias marcas con panes aptos para nosotros. Entonces, ¿por que no se molestan en ofrecernos lo mismo que a los demás? les aseguro que como con el pan, a los celiacos nos gusta comer lo mismo que a los demás. 

Salsas, mayonesas, ketchup, palitos de cangrejo... Como en el punto anterior, afortunadamente en el mercado la gran mayoría son ya sin gluten. Así que, porque no optar por una que no lleve gluten y así todo el mundo los pueda comer?
✦ Patatas fritas. Siempre, siempre, en una freidora donde no se haga otra cosa. El aceite se contamina.

Nos gustan las ensaladas y los filetes a la plancha. Pero cuando salimos a comer fuera, no suele ser precisamente lo que más nos gusta comer. ¿De verdad no se os ocurren más opciones para nosotros?

✦ Postres. Nos encanta la fruta. De hecho yo soy una gran consumidora y defensora de la misma. Pero si un día salgo a comer/cenar fuera de casa, igual no es lo que me apetece. Ni tampoco un yogur o una cuajada. Hay montones de postres que se pueden hacer sin gluten. Este blog lo demuestra. Y a los celiacos nos gustan los postres y los dulces como al resto de los mortales. 

✦ Menús infantiles: no acabo de entender porque todos los menús infantiles son pasta, croquetas, filetes y patatas fritas. Les aseguro que a los niños les gustan muchas más cosas que eso. Pero dado que son así: ¿no creen que a los niños celiacos les gustará lo mismo? Doy fe de que precisamente es fuera de casa donde peor y más diferentes se sienten.


En resumen, los celiacos bien sabemos que comer fuera de casa siempre es un poco complicado. Pero les aseguro que precisamente por ello, cuando en un restaurante nos tienen en cuenta como "comensales normales" somos agradecidísimos.

También nos gusta comer como a los demás: con nuestro pan, nuestra cerveza y si es posible, un postre dulce para terminar.

Y tengan en cuenta una cosa: si cada vez somos más las personas que tenemos celiaquía y por ello, a la hora de elegir un restaurante donde comer, somos los que "mandamos" en nuestras familias o grupos de amigos, ¿no creen que merece la pena invertir un poquito en nosotros?

Muchas gracias,
Atentamente
Helena


Es todo por hoy. Espero que os haya gustado mi reivindicación y bueno, si alguien "afectado" lo lee, lo tenga en cuenta.

Nos vemos el lunes.
Un besote
Helena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.