lunes, 21 de mayo de 2018

Helado de fresa

Hola buenos días.

Hoy precisamente hace dos meses que la primavera llegó al calendario. Pero digo bien, al calendario, porque lo que es a Pamplona, se ha debido olvidar donde estamos.

Aunque no os lo creáis, seguimos con abrigos. De invierno, de puro invierno.

Pero yo ya estoy saturada así que he decidido hacer el primer helado casero aprovechado precisamente el final de la temporada de fresas.

En este blog tenéis otras recetas de helado como este helado de Nutella, este irresistible de tarta de queso, o estos polos de coco y moras.

Y hoy voy como os decía, con uno de fresas que sabe a fresas. Tal vez por que están maduras, porque me encantan o porque es de los primero que me como este año, este helado se ha convertido en uno de mis preferidos. Y mirad que yo soy de chocolate eh¡¡¡ pero esta tannnn bueno. Y lo mejor de todo, es sencillisimo de hacer.
Ingredientes
500 gr de fresas
250 ml de nata 35% materia grasa
130 gr azucar glass
50 ml azucar invertida (receta aquí)
zumo de un limon o una naranja
Elaboración
- Limpia las fresas y quítales los pedúnculos. Reserva

- Monta la nata (imprescindible que esté mu fría). Reserva

- En una trituradora, pon los trozos de fresa y bátelos hasta que tengas un puré. 

Si lo haces en la Thermomix, no hará falta colarlo. Si tu trituradora no es tan potente, cuéla el puré en un tamiz para evitar las pequeñas pepitas.

- Mezcla el puré de fresas con el azúcar glass, el zumo del limón/naranja y el azúcar invertido.

- Finalmente, añade la nata montada, bate despacio hasta que todos los ingredientes estén integrados y vuelca sobre el molde elegido.

- Deja reposar en el congelador y pasadas dos horas, vuelve a triturar el helado. De esta forma no se cristalizará (aunque con el azúcar invertido, esto es difícil).

- Vuelve a poner el helado en el molde y deja congelar unas 24 horas.

Notas
- Si no tenéis azucar invertido, poned la misma cantidad de azúcar glass. Lo que hace dicho azúcar es evitar la cristalización de los helados dejándolos más cremosos.

- La nata la podeis sustituir por dos yogures naturales tipo griego.

- Si no podeis tomar lactosa, buscad yogures que no la contengan y aunque no sean tan cremosos como los griegos o la nata, el helado sale igual de rico.


ALÉRGENOS: esta receta contiene lácteos.




Os animo a hacerlo porque os aseguro que es un helado de fresas que sabe a fresas, y además siempre son mejores los helados caseros que cualquiera comprado.

Un besote
Helena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.