lunes, 26 de marzo de 2018

Layer Cake de Pascua

Hola buenos días.

Ultima entrada antes de las vacaciones de Semana Santa. Porque este blog y la que lo escribe, van a descansar unos días hasta el próximo 9 de Abril.

Pero antes de ello, vamos con un bizcocho que es uno de nuestros favoritos en casa.

Un bizcocho que a los que los que me seguís por Instagram, me visteis hacerlo el otro día en directo en el stories y que como os decía, en casa nos encanta por lo versátil que es.

Con un toque avainillado, lo podéis tomar tal cual con el cafelito o para desayunar. Pero si lo rellenas  y lo cubrís, como yo en este caso, se convierte en una tarta de lo más espectacular.

Como os dije cuando lo hice, los rellenos que admite son de lo más variado. En este caso, hice un ganaché de chocolate negro; pero queda ideal con un merengue suizo de fresas (aquí tenéis la receta); una crema pastelera o nata montada, si es lo que más os gusta.

Así que como os digo siempre, imaginación al poder.
Ingredientes
2 huevos
100 ml aceite girasol
150 gr leche
250 gr azúcar
225 gr harina sin gluten:
- 90 gr harina trigo sarraceno
- 40 gr fécula de patata
- 95 gr harina Gallo 
10 gr levadura
2,5 gr goma xantana
10 gr vainilla en pasta
una pizca de sal
Elaboración
  •  Pre calentamos el horno a 170º.

- Tamizamos las harinas junto con la levadura y la goma xantana. Reservar.

- Separamos las yemas de las claras y montamos éstas ultimas con una pizca de sal a "punto de nieve", muy firmes. Reservar.

- Batimos las yemas con el azúcar y la esencia de vainilla. Como la mezcla tiende a ser grumosa, de vez en cuando paramos la amasadora y con una espátula de goma bajamos de las paredes los restos y seguimos batiendo.

- Cuando veamos que los tres ingredientes están bien mezclados, bajamos la velocidad de la amasadora, echamos el aceite y continuamos batiendo.

- Haremos lo mismo con la leche. Y de nuevo, de vez en cuando paramos la máquina y con una espátula de goma, mezclamos bien los ingredientes.

- Cambiamos las varillas por la pala y a velocidad baba, vamos echando las harinas.

- Para finalizar y con la espátula de goma, iremos integrando las claras montadas, siempre con movimientos envolventes y de abajo a arriba para evitar que se bajen.

- Pasamos la mezcla al molde elegido (previamente enharinado o engrasado para evitar que se pegue) y horneamos a 170º unos 50-55 minutos, calor arriba y abajo y la bandeja colocada en la ranura inferior.

- Pasado el tiempo, pinchamos y si sale limpio, está hecho. 

- Dejamos reposar 10 minutos en el molde y desmoldamos sobre una rejilla hasta que se enfríe por completo.

Decoración del bizcocho
- Lo ideal es dejarlo de un día para otro envuelto en film transparente para que la miga se asiente. Si no es posible, dejaremos que se enfríe por completo antes de cortarlo y rellenarlo.

- Para el relleno, lo podeis hacer a vuestro gusto. En este caso, yo lo rellené con ganaché de chocolate que monté previamente. Aquí tenéis la receta del ganaché.

- Además de rellenarlo, lo cubrí con una fina capa del mismo y finalmente, le puse unos huevos de chocolate.

Notas
* El molde que yo utilice es uno de 15 cm de diámetro por 10 de alto de la marca PME. Los podéis encontrar en tiendas on Line como "María Lunarillos".

Alérgenos: La receta contiene huevos y lácteos
Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy. De verdad probad el bizcocho porque estoy segura, os va a gustar tanto como a nosotros.

¡¡Feliz Semana Santa a todo el mundo¡¡ Disfrutad mucho, descansad, viajad y sobre todo, sed felices.
Un besote
Helena

jueves, 22 de marzo de 2018

Comparativa precios productos CON y SIN gluten

Hola buenos días.

Se estima que la cesta anual del celíaco supone unos 1500€ más que de un no celíaco.

Esto se incrementa en el caso de que en la familia haya más de una persona diagnosticada. Situación que lejos de ser anormal, es de lo más frecuente.

Yo tenía claro que pagaba mas por esos productos. Pero nunca me había puesto a analizar o mejor, comparar los precios. 

Así que móvil en mano, me he ido a unos cuantos supermercados, he sacado fotos y aquí os muestro la comparativa.
Quiero dejar clara una cosa: he cogido productos tanto de marcas blancas como de marcas conocidas. Y esto no es en absoluto, contra ninguna de ellas.

Sólo pretendo dejar constancia de lo abusivo, en algunos casos, de nuestros productos.

Soy muy consciente de que la población a la que van dirigidos es mucho menor, por lo que la ley de la oferta y la demanda no es la misma. También soy consciente de que algunas de las materias primas o los procesos de necesitar una empresa donde nuestros productos no se contaminen, pueden encarecer dichos productos.

Y agradezco por otro lado que las empresas cada vez nos ofrezcan más cantidad de productos y con una mayor calidad.

Pero, me temo que tras ver las siguientes fotos, aun nos queda mucho camino por recorrer. Porque para los celiacos,
"no comer alimentos que contengan gluten, es nuestro único medicamento".


Tras las fotos, no mucho más que decir. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Feliz Semana Santa para los que la comenzáis mañana las vacaciones. Por aquí, el lunes habrá nueva publicación.

Un besote
Helena

lunes, 19 de marzo de 2018

Magdalenas de nata

Hola buenos días.

Hoy os traigo una de esas recetas clásicas que siempre, siempre son un éxito: unas riquísimas magdalenas de nata, por supuesto, sin gluten.

Esta receta la pudisteis seguir en directo la semana pasada por el stories de Instagram. La idea era que quedasen magdalenas con copete alto pero ya veis, se quedaron tipo cup cakes.

¿Los motivos? tal vez tenía que haber llenado un poquito más las cápsulas; o dejar más tiempo la masa en reposo en el frigorífico; o menos intensidad de calor en el horneado pero durante más tiempo. Seguiré haciendo pruebas y os contaré.

Lo que sí que tengo claro es que estaban buenísimas, así que aquí tenéis la receta para todos aquellos que no pudisteis verla o guardarla.

Ingredientes
125 gr azúcar
3 huevos camperos
175 gr harina sin gluten:
- 120 gr Mix "Gallo"
- 40 gr trigo sarraceno
- 15 gr fécula de patata
130 ml aceite:
- 80 ml girasol
- 50 ml AVOE
70 ml nata (más 35% materia grasa)
8 gr levadura repostería
2,5 gr goma xantana
Elaboración
- Tamizar las harinas junto con la levadura y la goma xantana. Reservar.
- Batir enérgicamente los huevos con el azúcar hasta que dupliquen el volumen y sea una masa espesa.
- Incorporar el aceite, seguir batiendo y continuar con la nata.
- Cuando veamos que todos los ingredientes están integrados, bajar la velocidad de la amasadora e incorporar a cucharadas la mezcla de las harinas junto con la levadura y la goma xantana.

- Meter el bol en el frigorífico mínimo  unos 15 minutos para que la masa se enfríe y espese.
- Una vez la masa haya enfriado, volver a batirla enérgicamente unos 10-15 segundos.
- Verter la masa sobre las cápsulas elegidas, espolvoread una capa generosa de azúcar sobre cada una de ellas y mientras se pre calienta el horno (a 210º), volver a meter la masa en el frigorífico.

- Hornear unos 18 minutos aproximadamente (ya sabéis que cada horno es un mundo).

Notas
- Si os gustan con tu toque de limón, rallad uno e incorporadle la ralladura a la vez que la nata.

- Yo he mezclado aceite de oliva (AVOE) y de girasol A vuestro gusto completamente.

- Lo mismo con las harinas. Escoged y jugad con ellas. Siempre acordándoos de poner unos 3/4 de harinas proteicas (avena, trigo sarraceno, maíz - no maicena- arroz integral, quinoa, almendra...) y 1/3 de almidones (fécula de patata, maicena, arroz blanco, etc..).

- Os he puesto huevos camperos o ecológicos. Lógicamente, vale cualquier huevo pero yo prefiero usar esos porque son de mayor calidad.

- Cuando vayáis a hacer magdalenas, es importante que las cápsulas las metas en los moldes metálicos para que no se expandan y se caigan. Actualmente los podéis encontrar en muchas tiendas on Line y también en grandes superficies.

En este enlace os dejo otra receta de unas magdalenas clásicas.


Alérgenos: la receta contiene huevos y lácteos.




Os animo a que las hagáis porque de verdad, están deliciosas.
Un besote
Helena

jueves, 15 de marzo de 2018

Rollos de Canela al microondas

Hola buenos días.

Hace un par de semanas comenzamos las colaboraciones con otros blogs y nuestra primera invitada fue Dani de Singlutenismo

Hoy contamos con una nueva colaboración.

Ene este caso se trata de Adriana Aparicio, de "Manualidades sin Gluten", blog donde además de encontrar fantásticas recetas sin gluten, tenéis un montón de consejos y de ideas para crear manualidades y mucho, mucho más.

Cuando le pregunté a Adriana por su diagnóstico de celiaquía, esto es lo que me contó:

"Yo he tenido malestar toda mi vida; siempre con problemas de estómago pero hace unos años que empeoraron. Comencé a estar muy cansada y con dolores de cabeza a diario. Después de descartar otras enfermedades, empezamos con las pruebas de celiaquía. Y aquí comenzó mi periplo. La primera vez que me hicieron la analítica, dio unos resultados dudosos. Me practicaron la biopsia y dio negativo. Repitieron la analítica y dio negativo. Sin embargo, como me encontraba mal, me hicieron las pruebas genéticas y estas dieron positivas. Conclusión, la doctora me “catalogó” en el apartado de sensibilidad al gluten, pero extrañada de que las pruebas genéticas fueran positivas. En el diagnóstico, me especifican que el tratamiento es seguir la dieta sin gluten.

Pasé por distintas fases (miedo, caos, etc), enseguida comencé a encontrarme mejor. Por primera vez en mi vida empecé a tener regularidad intestinal. El dolor de estomago, la hinchazón y gases comenzaron a desaparecer. A las pocas semanas ya no tenía dolores de cabeza y con el tiempo, comencé a recuperar energía."

Una vez más, Adriana demuestra que muchas veces los diagnósticos de celiaquía son complejos, largos y difíciles de llegar a ellos.

Pero vamos con cosas bonitas y esto es lo que nos cuenta Adriana sobre la receta que hoy comparte con nosotros.

"A veces nos apetece un dulce rápido, sin necesidad de encender el horno, sacar la batidora, manchar la cocina. Un dulce para una persona y en poco tiempo… ¡pues hoy traigo una receta perfecta para esos momentos! Se trata de un rollito de canela que se prepara en el microondas. Ya verás qué fácil y que rico".

Ingredientes
1/4 Taza mix harina sin gluten (yo he utilizado la marca Gallo)
1/4 cucharadita de levadura tipo Royal en polvo
1 1/2  cucharadas de leche (sin lactosa si hay intolerancia o se puede sustituir por leche de avena, almendra, arroz siempre que no esté azucarada). 
1 cucharada de aceite de oliva suave
Unas gotas de esencia de vainilla
1 cucharada de sirope de arce o de miel

1 cucharada de azúcar moreno
1 pizca de canela molida

Elaboración

Mezclamos el primer grupo de ingredientes en una taza apta para el microondas. Asegúrate de deshacer los grumos de la harina en seco para que no quede grumosa la mezcla. 

Una vez lo tengamos todo bien mezclado, en un bol aparte mezclamos el azúcar moreno con la canela. 

Lo espolvoreamos por encima de la masa de bizcocho. Con la ayuda de la punta de un cuchillo, mezclamos ligeramente, sin remover en exceso. 

Por último, introducimos en el microondas a temperatura máxima (800W) durante 1 minuto y 30 segundos. Dejamos reposar unos segundos y ya podemos disfrutar de un rico rollito de canela sin gluten. 
Si os ha gustado esta receta, en "Manualidades Sin Gluten" tenéis otras fantásticas recetas como estas:
Bizcocho de Chocolate en una taza
Galletas con chocolate sin gluten

Gracias Adriana por colaborar con "Disfrutando Sin Gluten". Un placer tenerte en esta casa.

Nos vemos el próximo lunes.
Un besote
Helena

lunes, 12 de marzo de 2018

Bizcocho de Chocolate y Coco

Hola buenos días.

Me encanta el chocolate en cualquiera de sus versiones: en onzas con una infusión; un buen coulant; en tartas de queso; en helados... Eso sí, me gusta el chocolate negro. Y cuanto más amargo mejor. 

Se considera que a partir de un 70% de cacao ya es chocolate negro. Y para los que no lo sepáis, lleva un buen número de antioxidantes; es bueno para la circulación de la sangre; y produce endorfinas, que nos ayudan a estar más felices. 

Así que, ¿nos tomamos un poquito de chocolate? Eso sí, recordad que todos estos beneficios solo los tienen el chocolate negro. El con leche o el blanco, nada de nada. 

Si buscáis por el blog, tengo un montón de recetas con chocolate: desde este bizcocho llamado  "Muerte por chocolate", este "Brownie de chocolate y queso mascarpone" o esta "Mousse de fresas sobre base de chocolate".

Y la favorita entre mis favoritas: la Tarta Sacher.

Pues bien, hoy os traigo un bizcocho chocolatero con un toque afrutado gracias a la mermelada y una cobertura sorprendente de coco que aunque no es la Sacher por su distinta elaboración, está francamente bueno. Espero que lo disfrutéis. 

Ingredientes
150 ml leche sin lactosa
200 grs chocolate negro fundir
150 grs harina sin gluten
12 grs levadura química
2,5 grs goma xantana
2,5 grs fibra de manzana
4 huevos camperos M
130 gr azúcar blanquilla
80 ml aceite girasol
Mermelada al gusto

Ingredientes cobertura chocolate y coco
25 grs aceite de coco
25 grs sirope de ágave o miel
2 cucharadas de caco puro (tipo Valor)
Coco rallado al gusto
Elaboración
- Pre calentamos el horno a 170 grados

- Tamizamos las harinas elegidas junto con la levadura, la goma xantana y la fibra de manzana. Reservar.

- En una cazuela, ponemos la leche a calentar y cuando comience a hervir, echamos el chocolate troceado. Dejamos un par de minutos y luego batimos con las varillas hasta que el chocolate se disuelva por completo. Resevar.

- En la amasadora, ponemos los huevos con el azúcar y batimos a velocidad alta hasta que al menos, dupliquen el volumen. Cuanto más rato batamos, más aire va a entrar en nuestra masa y por ello, más esponjosa estará al final.

- Una vez el azúcar y los huevos hayan duplicado el volumen, añadimos el aceite y seguimos batiendo.

- Bajamos la velocidad de la amasadora y vamos echando la mezcla de leche y chocolate en modo hilo, despacio, para que se vaya integrando bien en la mezcla y no pierda aire.

- Finalmente bajamos la amasadora a velocidad mínima y vamos incorporando las harinas a cucharadas. 

- Vertemos nuestra masa en el molde elegido (en este caso uno desmontable de 22 cms) y horneamos calor arriba y abajo aproximadamente unos 40-45 minutos (o hasta que al pinchar con un palillo, este salga limpio).

- Desmoldamos pasados unos 5 minutos tras sacar el bizcocho del horno y dejamos enfriar por completo en una rejilla.

Elaboración de la cobertura
- Mezclamos el aceite de coco con la miel y cuando tengamos una masa homogénea, echamos el cacao y batimos hasta tener un sirope.

- Una vez que el bizcocho este frío, partimos por la mitad. Rellenamos de la mermelada que más os guste (en este caso de frambuesas). Volvemos a cubrir y vertemos por encima nuestro sirope. 

- Para decorar, espolvorearemos coco rallado por encima al gusto.


Notas
* Si sois muy fans del coco, podemos sustituir unos 25 grs de harina por coco rallado y así el bizcocho tendrá más sabor.

* Si queréis cubrir más lo laterales con sirope, aumentad la cantidad al doble de los ingredientes y listo.

*Si el aceite de coco está muy frío, tiende a solidificarse. Metedlo unos segundos en el microondas y se os quedará perfecto.

* Yo le puse mermelada de frambuesa pero al chocolate le va casi cualquier mermelada, así a vuestro gusto: albaricoque, fresas, higos e incluso si os gusta, naranja amarga para darle aun más contraste de sabores. Imaginación al poder.


ALERGENOS: la receta contiene huevos. Si los queréis sustituir, en este enlace os doy un montón de ideas de cómo hacerlo.



Espero que os haya gustado mi propuesta. Es un bizcocho muy sencillo de hacer y os aseguro que si batís mucho los huevos con el azúcar, queda super esponjoso.

Un besote y hasta el jueves.
Helena

jueves, 8 de marzo de 2018

Mujeres

Hola buenos días.

8 de Marzo. Hoy esta entrada tiene, debe ser diferente.

Soy FEMINISTA. Sin duda. Por el hecho de ser mujer. Por el hecho de que feminismo supone que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos en la sociedad. Punto pelota.

A partir de ahí, que cada uno y cada una haga sus propias variaciones del significado y ahonde en él lo que quiera. Pero esa es su definición base. Y por ello (y por muchas cosas más) soy una declarada feminista.
Somos la mitad de la humanidad. Pero curiosamente, para muchos no existimos. O peor: somos aquello que se puede usar, destrozar, machacar sin pudor alguno. De mil maneras. De mil formas. 

Voy a hablar de nuestro entorno. De nuestro país. Porque si esto lo hago extensivo a otras zonas del mundo, la cosa ya es para echar a correr y no parar.

En España, un alto porcentaje de nosotras ha sufrido acoso de algún tipo en un momento de nuestra vida.

Y por supuesto, sin llegar al acoso puro y duro, mantenido en el tiempo, creo decir sin equivocarme que TODAS nos hemos sentido agredidas verbal o físicamente en algún momento puntual de nuestra vida. ¿A quien no le han tocado por ejemplo, el culo en un bar? Y ¿quien no ha sentido miedo al ir sóla por la calle a las 2 de la madrugada volviendo a su casa?.

Muchas hemos sufrido violencia de género.
Yo soy una de ellas. Pero esa es otra historia.

Sufrimos a diario los micromachismos.
Comentarios "aparentemente sin importancia" pero que van calando en nuestra mente. Y creo que son especialmente peligrosos en nuestros hijos e hijas, que asumen estos mensajes con toda la naturalidad del mundo. Terror me da pensar en muchas de las letras "regetoneras" que tan de moda están ahora.

Muchas hemos sufrido la brecha salarial.
Y no, no está solo relacionado con el hecho de tener hijos. Porque a mi me pasó cuando comenzaba a trabajar nada más licenciarme. Con 0 experiencia. Pero mis compañeros de carrera con la misma 0 experiencia que yo, ganaban más. 

Nuestras carreras se paralizan cuando tenemos hijos.
Está demostrado que la mayoría de las mujeres sufren un parón en sus carreras profesionales cuando son madres. Porque somos nosotras quienes nos dedicamos mayoritariamente a criar y cuidar a nuestros hijos. Y cuando nos re-incorporamos, estamos "fuera del mercado".

Pero curiosamente, si decidimos parar voluntariamente a criar y cuidar a nuestros hijos; quedarnos en casa con ellos, se nos critica porque entonces "somos antiguas". 

Somos quienes mayoritariamente cuidamos a nuestros familiares enfermos o mayores.

Somos quienes llevamos el peso de la casa. Porque además de trabajar fuera de ella y como he dicho antes, en general, cobrar menos por ello, luego tenemos que gestionar a los hijos y la mayor parte de las tareas del hogar.

Se nos critica por como vestimos. Porque pasamos de ser "mojigatas" a "putas" en 0,2 segundos.

Y no, todo esto no es demagogia. Es la pura realidad. 

Me parece inadmisible que desde algunas posiciones ideológicas no se adhieran a este día alegando cuestiones que van a reivindicaciones puntuales, con las que yo igual tampoco estoy de acuerdo. 

Pero como comenzaba este post, este día va de FEMINISMO. De reivindicar la igualdad entre hombres y mujeres. Y en esto, todos deberíamos estar de acuerdo. Y tristemente, no lo veo nada claro.

¿Que pasaría si durante 24 horas, todas las mujeres de este país nos parásemos? No hiciésemos nada de lo que diariamente hacemos. Igual, solo igual, mucha gente nos tomaría más en serio.

Porque como versa el lema de este año:
 "si paramos nosotras, se para el mundo"

Por las mujeres de la historia que han luchado por otras mujeres.
Por mis abuelas. Por ellas, tan diferentes pero tan luchadoras cada una a su manera.
Por mi madre, una crack.
Por mi hermana y mi sobrina. Mi "guerrera princesa".
Por mis amigas. 
Por mis conocidas.
Por las amigas de mis hijos.
Por mis futuras nietas. 
Por las mujeres. Por TODAS LAS MUJERES.
Y por todos los hombres que nos acompañan, ayudan y quieren. 

Un beso,
Helena

lunes, 5 de marzo de 2018

Angel Food Cake

Hola buenos días.

Si hace unas semanas publiqué una receta clásica entre las clásicas: la Tarta Sacher (aquí la tenéis), el bizcocho que hoy os traigo es otro de esos clásicos que siempre me había atraído.

Me daba miedo como adaptarlo a nuestro mundo sin gluten. Pero realmente por los ingredientes que lleva, y aun no probando ninguno glutoniano, me parece que tienen que ser realmente parecidos.

No es un bizcocho al uso porque su miga es diferente. Resultante de montar un merengue bien intenso y relativamente poca harina.

Es una auténtica delicia porque es como comer "nubes" de chuches. De hecho, su nombre: "Angel Food Cake" traducido sería algo así como "el pastel de los ángeles".

Os recomiendo encarecidamente que lo probéis porque de verdad, está muy muy rico.



Ingredientes
9 claras de huevo
100 gr harina sin gluten
  *(en este caso, Gallo sin Gluten)
200 gr azúcar glass
2 gr sal
5 gr cremor tártaro*
5 gr extracto de vainilla

Elaboración

- Pre calentamos el horno a 170 grados.

- Tamizamos tanto el harina como el azúcar glas (por separado).

- En nuestra amasadora, ponemos las claras de huevo junto a la sal y el cremor tártaro y comenzamos a batir a velocidad media. Cuando empiecen a espumar, aumentar la velocidad de la amasadora, agregando poco a poco el azúcar glass para que se vaya integrando bien. Al final, tendremos un merengue firme y consistente.

- De manera manual, incorporar despacio la harina muy bien tamizada y con movimientos envolventes de arriba a abajo y suaves, incorporarla a las claras montadas.

- Finalizar añadiendo el extracto de vainilla.

- Verter la masa en un molde especial para este tipo de bizcochos (abajo os pongo la foto) y hornear unos 40 minutos.

- Pasado el tiempo, déjalo enfriar boca a bajo con las patitas del molde y cuando esté completamente frío, desmoldar por completo.


*  Notas:
- A la hora de montar las claras, lo ideal es hacerlo en un recipiente metálico, muy seco y completamente limpio.
- Las claras montan mucho mejor a temperatura ambiente.

- El cremor tártaro fundida como estabilizante de las claras. Si no tenéis no hay problema: lo podéis sustituir por bicarbonato o por el sobre blanco de las gaseosas que venden en Mercadona.

- No dejéis el bizcocho mas de una hora enfriando. De lo contrario, puede humedecerse demasiado y tiende a bajarse.

- Personalmente me pareció un poquito dulce. La próxima vez probaré a hacerlo con menos azúcar.

- Como os decía antes, estos bizcochos tienen que hacerse en unos moldes especiales. Aquí os dejo el enlace para saber donde los podéis comprar.


Alérgenos: esta receta contiene huevos.
Es todo por hoy. Este es un bizcocho diferente porque la miga me recuerda a las nubes de chuchería. Pero está francamente bueno.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena