jueves, 25 de enero de 2018

Bardenas Reales de Navarra

Hola buenos días.

Viajamos. Viajamos lejos en busca de aventuras, lugares exóticos y diferentes.

Y en muchas ocasiones, no nos damos cuenta de las maravillas que tenemos aquí. Al lado de casa.

Eso es lo que me ha pasado a mí con las Bardenas. Que sabía que existían, por supuesto. Que todo el mundo que las había visitado me decía que eran una pasada. Pero nunca íbamos.

Pero el domingo pasado, la excursión mensual del "Club de Monte" que organiza el cole de mis hijos, propuso ese destino como lugar elegido y sin duda, todos los que allí fuimos, volvimos absolutamente maravillados.

Por eso hoy os hablo de ellas y además, de un lugar donde comer estupendamente y por supuesto, sin gluten.
Ubicadas en el sur-este de Navarra, a unos 100 kms de Pamplona, sus suelos compuestos por arcilla, yesos y areniscas, han sido erosionados por el agua y el viento creado unas formas sorprendentes que en vez de encontrarte en Navarra, parece que estés metido en mitad del desierto de Arizona. O como decían los niños: parece que estamos en una película de Star Wars o en la luna.

Considerada como reserva de la biosfera por la UNESCO y dada su enorme extensión, se pueden hacer distintas rutas por diversas zonas y mediante diversos medios de transporte (bici, coche) y por supuesto, andando.

Como vereis en las fotos, cuando llegamos no había ni una nube. En cambio acabamos la excursión con un cielo gris plomizo amenazante de lluvia y un viento "cierzo" impresionante. Típico de la zona.

En el siguiente enlace os pongo la web oficial por si le queréis echar un ojo: Web Bardenas Reales.

Paisaje erosionado de la Bardena Blanca de Navarra



Si venís con niños, en el pueblo de Arguedas, donde comimos, esta el parque "Senda Viva" (aquí os dejo información) donde pasar un día estupendo con los peques de la casa en un lugar que es una mezcla de zoo-abierto y parque de atracciones.


Como os mencionaba antes, comimos en el pueblo de Arguedas, puerta de entrada de las Bardenas, en un bar que precisamente lleva su nombre: "Restaurante Bardenas"

Tienen un menú por 16€ y cuando les dije que era celíaca al momento me dijeron que era lo que podía y no comer. Y que tenían duda porque aunque no tenía gluten, en la elaboración podía haber "contaminación cruzada". Para mí, oír esas palabras fue "magia".

Al final me decante por unos espárragos frescos y una sepia a la plancha. La verdad es que tras el super almuerzo que nos pegamos en la excursión, no tenía demasiado hambre.

A mi celiaquín le había llevado por si las moscas un tuper con arroz pero le hicieron un plato combinado con arroz con tomate, lomo a la plancha y patatas fritas hechas para él.

De postre ambos arroz con leche casero.

Sin duda, si decidís visitar Navarra, os recomiendo encarecidamente esta zona porque es realmente sorprendente y además contrasta de una manera increíble con la verde Navarra del norte.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

1 comentario:

  1. Hola! Qué paisaje tan bonito! Nos pilla un poco lejos pero si algún día vamos al norte es digno de ver. Como biien dices, muchas veces tenemos maravillas cerca y no nos damos cuenta. Besis

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.