jueves, 30 de noviembre de 2017

Sobrevivir a las Navidades siendo Celiaco

Hola buenos días.

Hoy toca un post de reflexión. De esos que me encanta escribir, pero que hace mucho, no hacía.

Y sí, me meto en el meollo. O de como afrontar las navidades siendo celiaco. Uffffff. Con humor. 
No, no es fácil. No es sencillo. Y me atrevería a decir que, muchas veces, no es nada agradable.

Que no es que lo sea (fácil) el resto de año. Pero probablemente, las navidades son la época del año donde la vida social es más intensa. Y todo celiaco sabe que precisamente es la vida social una de las cosas mas complicado de llevar de nuestra enfermedad (situación).

Comidas de empresa, cenas con la cuadrilla de toda la vida; comidas con las mamas del cole; meriendas con las amigas de la Universidad. Y por supuesto, las fechas marcadas en rojo en el calendario: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes, con sus correspondientes cena y comida. Estas últimas aderezadas por la compañía de la familia. Ea.
Pero.... ¡¡hay amigos¡¡.

En ese maremagnun inacabable de cenas/comidas/meriendas y si me apuras, hasta algún desayuno, siempre, siempre, pero siempre, está la amiga enterada sobre celiaquía que sabe mucho, mucho más que tú. Pero que por supuesto no es celiaca, ni médico, ni investigadora ni ná de ná. También está el cuñado que te dice que eres una exagerada. Y por supuesto, la suegra que jamás se preocupa por ponerte algo apto porque eso son "tonterías de médicos modernos y toda la vida ha habido gente que tenía diarreas y le sentaban mal las comidas". Y a eso añadimos: "deja al niño tranquilo aunque solo sea por un día".

Buffffffffffffffff.

Respira, respira hondo. Tú puedes.

Y sonríes. Y en cada una de esas comidas/cenas procuras ponerte en una esquina para evitar la contaminación cruzada; o en su defecto, entre dos personas que sepas que saben de que va todo esto y van a tener cuidado con lo que comen.

Y disfrutas el día que te toca organizar una de esas comidas/cenas/meriendas en casa porque sabes, con total seguridad, que ese día no te vas a contaminar porque has controlado todo en tu cocina. Pero entonces tendrás que aguantar a "alguien de turno" decir: "pues no está tan malo esto sin gluten". Y "esto" es un carpaccio de piña (obviamente, sin gluten).


Y vuelves a sonreír cuando otro familiar/amigo/compañero de trabajo-universidad o ya no sabes bien quien, porque crees que te has llegado a ir a comer/cenar hasta con los dependientes del super de toda la vida, te dicen: "hombre, a día de hoy no os podéis quejar porque vamos, todo es sin gluten"; o esa  frase que nos encanta: "pero si tenéis "Mercadona". Os suena, ¿¿verdad??

Y mi favorita: "Os quejareis que ahora sois los reyes. En todos lados hay cosas sin gluten y todos nos tenemos que adaptar a vosotros".

De nuevo. Buffffffff.


Y tu recuentas: llevo 10 comidas/cenas/meriendas en 5 días. De ellas he comido 8 ensaladas, 8 filetes a la plancha y de postre, 8 cuajadas. Un día me dijeron que tenían menú adaptado, comí algo distinto y al día siguiente me estuve todo el día en el baño y con un dolor de intestino brutal; y tan sólo en una de esas 10 comidas he comido dignamente y sin contaminarme.

Ole.

Así que no, la vida social siendo celiaco no es tan fácil. Claro que hay restaurantes que se preocupan por nosotros. Y lo agradecemos de manera increíble. Al menos yo.

Pero para otros aun sigue siendo, lamentablemente "marketing". Y de contaminación cruzada, ni hablamos.

No es fácil aguantar comentarios impertinentes acerca de "lo fácil que lo tenemos" cuanto tú estas con tu ensalada de lechuga y tomate y el resto con una ensalada, pero de gulas, salsas y cosas no aptas para nosotros.
Y ojo, que sabeis que yo esto de la celiaquía lo llevo muy requetebién. Que siempre digo que jamás me quedaré en casa por ella. Que a mi hijo le transmito que bueno, pues somos celiacos como tenemos los ojos marrones o hemos nacido en Pamplona. Una cosa mas en nuestra vida.

Pero las cosas como son, sobrevivir a las Navidades, ¡¡no siempre es fácil¡¡ Aunque creo que esto se hace extensible a las Navidades en sí mismas. Pero eso ya, es otra historia....

Por si os apetece seguir leyendo, aquí tenéis una guia de como comer fuera de casa. Como siempre, con humor.

FELICES CELIACAS NAVIDADES
Con cariño
Helena

5 comentarios:

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.