jueves, 22 de junio de 2017

Consejos para comer fuera de casa

Hola buenos días.

Si hay una época de vida social a lo largo del año, con la excepción de las Navidades, es sin duda el verano.

Las vacaciones, las altas temperaturas, hacen que el terraceo y el salir a comer/cenar por ahí se convierta en parte de nuestro día a día.

Y mola, mola mucho. Pero claro, bien sabemos los celiacos que lo que a priori es genial, para nosotros a veces se convierte en digamos: "un poquito complicado".

Desde este blog, mi máxima siempre ha sido normalizar mi vida y la de mi hijo; no dejar de hacer nunca nada porque seamos celiacos. No tener miedo a salir a comer fuera, a viajar (aquí os cuento cómo organizar un genial viaje sin gluten). Eso sí, sabemos que tenemos que tener ciertas precauciones.

A estas alturas de la película, junio de 2017, creo que en España en general cuando dices que que eres celiaco, al menos a la gente le suena. Otra cosa es el nivel real de conocimiento que se tenga del tema.

Así que hoy os voy a dar unas cuantas recomendaciones para cuando salgáis a comer fuera.

1. No tener vergüenza y preguntar todo, absolutamente todo acerca de lo que vamos a comer.

"Señor camarero/a, soy CELIACO/A así que te voy a hacer muchas, muchísimas preguntas sobre la comida que me vas a servir y cómo está hecha. Pensarás que te ha tocado el "cliente pesado" pero mi salud depende de lo que como, así que es lo que hay".

Creo que de todo lo que os voy a decir, es sin duda, lo más importante.


2. Alérgenos: este plato no lleva gluten

Actualmente por ley, los restaurantes están obligados a marcar los alérgenos que llevan cada uno de sus platos. Así que nosotros vemos que un plato que pone "sin gluten" y nos ponemos tan contentos.

Pero ojo: aunque un plato sea naturalmente sin gluten no quiere decir que al cocinarse no haya habido contaminaciones cruzadas. Una de las maneras más habituales de poder contaminarnos.

Así que volvemos al punto 1: preguntar, preguntar y preguntar.

3. No compartir platos
Puede parecer una obviedad, pero es una de mas maneras más fácil de contaminarnos. Es más que probable que los cubiertos del comensal no celiaco hayan podido estar en contacto con pan o cualquier otro alimento que contenga el dichoso gluten. Así que nos toca comer nuestros platos a nosotros solitos.

4. Aseguraros que el plato que os traen es el que habéis pedido
Otra obviedad, pero que no lo es. Una vez nos pasó que pedimos dos pizzas para mis hijos, una con y otra sin gluten. Y a la hora de servirlos, los pusieron confundidos. Nos dimos cuenta enseguida pero estos errores son frecuentes. Así que mucho ojo.

5. Evitar platos que lleven salsas, adobados, especias, etc...
La salsa de soja, el curry, el adobo de algunos de los filetes pueden contener gluten. Así que si no te aseguran claramente que son sin gluten, hay que evitarlos.


6. Cuidado con los aderezos en las ensaladas como picatostes, las glulas, los palitos de cangrejo, etc..
Una ensalada es sin gluten de manera natural: lechuga, tomate, espárragos... pero cada vez es más frecuente encontrárnoslas con todo tipo de aderezos, que además suelen llevar gluten, así que una vez más, mucho ojo.

 7. Disfrutar, disfrutar, disfrutar.
Soy positiva. Siempre lo he sido. Así que este post va a terminar así: tal vez no podamos probar el plato estrella del restaurante al que hemos ido a comer; o tal vez no nos podamos tomar la tapita del chiringuito. Incluso con un poco de mala suerte, ni siquiera tengan cerveza sin gluten y nos tengamos que tomar una bebida muy azucarada.

Pero la visita a una ciudad especial; la puesta de sol que veamos desde ese chiringuito rodeados de nuestra familia, de nuestros amigos, hijos es lo que verdaderamente importa. Así que aunque el resto se coma un super plato y nosotros una ensalada y un filete a la plancha, ¡¡la vida sin gluten mola¡¡



Espero que os haya gustado el post y servido de ayuda.
Nos vemos el próximo lunes, un besote
Helena

lunes, 19 de junio de 2017

Arroz con leche vegano

Hola buenos días.

Desde que tengo uso de razón, el arroz con leche siempre ha estado presente en mi vida.

Mis dos abuelas lo hacían impresionante; mi madre también. Y el de mi suegra es brutal. Así que el listón para superarlas a todas ellas lo tengo alto. Bueno, más bien diría yo, imposible.

Pero a pesar de todo, a mis hijos les encanta así que gracias a la fantástica Thermomix cada vez que a ellos les apetece, en poco más de media hora les tengo listo un estupendo arroz con leche que aunque no llegue a la altura de el de sus abuelas o bisabuelas, al fin y al cabo es el de su mami.

En este caso ademas el que hoy os enseño lo hice con leche de almendras para que fuese vegano y porque le aporta un sabor buenísmo.





Ingredientes
1,5 l de leche de almendras
2 ramas de canela
Piel de un limón (la parte amarilla)
Piel de una naranja
250 grs de arroz tipo bomba
200 grs azúcar
canela en polvo al gusto

Elaboración Thermomix
- Poner la mariposa en las cuchillas, verter la leche de almendras, las ramas de canela y la piel de los cítricos en el vaso de la Thermomix y programar 10 minutos, 90º, velocidad 1.
- Echar el arroz y programar 25 minutos, 90º, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
- Pasado el tiempo, añadir el azucar y programar 5 minutos, 90º, giro a la izquierda, velocidad cuchara.
- Retirar las ramas de la canela y la piel del limón y la naranaja. Dejar enfriar y servir muy frío con canela espolvoreada por encima al gusto.

Elaboración casera
-  Calentar la leche de almendras junto a la canela y la piel de la naranja y el limón. Dejar infusionar unos minutos y cuando comience a hervir, retirar del fuego.
- Añadir el arroz. Volver a poner la cazuela en en fuego y cocinaremos a fuego suave durante unos 40 minutos aproximadamente. Es importante ir removiendo de vez en cuando para que el arroz no se pegue al fondo de la cazuela.
- Pasado el tiempo, incorporar el azúcar y cocinar 5 minutos más.
- Retirar del fuego, dejar enfriar y una vez templado, guardar en la nevera.
- Servir frío con canela espolvoreada por encima.



ALERGENOS: esta receta NO CONTIENE ni huevo ni lácteos.




Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy. Una receta tradicional donde las haya pero que siempre es un éxito. Además en estos días de calor extremo que estamos padeciendo en toda España, fresquita sienta genial.

Un besote y hasta el jueves.
Helena

jueves, 15 de junio de 2017

Flases

Hola buenos días.

No se vuestros hijos e hijas, pero los míos adoran los flases. Sí, esa especie de polos metidos en bolsitas de colores varios y diversos. Pues les encantan.

Así que el otro día andaba yo haciendo compras on-line de cosas varias y diversas para mis tartas cuando ví que vendían bolsas tipo zip para hacerlos y pensé: "voy a probar a hacerles unos flases caseros a ver que tal", ya que días antes había visto varias recetas en internet.

Y la verdad, os tengo que decir que han sido todo un exitazo y son fáciles no, facilísimos de hacer. Así que vamos allá con la receta.





Almíbar básico
500 grs agua
500 grs azúcar
* con esta cantidad os saldrán aproximadamente 10 flases

Ponemos en un cazo el agua y el azúcar. Lo llevamos a ebullición y dejamos que hierva 3 minutos.
Una vez hecho el almíbar, lo distribuímos en tarros de cristal de 100 ml cada uno y dejamos enfriar en el frigorífico. Lo ideal es hacerlo de un día para otro.

Este almíbar será la base de nuestros flases. Ahora os doy algunas ideas de posibles sabores. Pero usad vuestra imaginación y ponedles las frutas que más os gusten.

Flases de limón
100 ml de zumo de limón recién exprimido
100 ml de almíbar básico
una pizca de sal

Mezclamos todos los ingredientes y los ponemos con un colador en las bolsas zip.
 *Si los queremos hacer azules como en mi caso, les ponemos un poquito de colorante alimenticio.

Flases de piña
200 grs de piña natural o en almíbar (yo le puse natural y además la tenía congelada en trocitos)
100 ml de almíbar básico
el zumo de medio limón
una pizca de sal

Como en el caso anterior, trituramos la piña, la mezclamos con el almíbar, el zumo de limón, la sal y la ponemos en las bolsas zip.

Flases de cacao
100 ml de leche
100 ml de nata 35% materia grasa
una cucharada de cacao en polvo
100 ml almíbar básico
una pizca de sal

Mezclamos la leche y la nata en un cazo y la llevamos a ebullición.
Añadimos la cucharada de cacao, mezclamos y dejamos enfriar.
Una vez la mezcla fría, incorporamos el almíbar y la sal, mezclamos bien y rellenamos las bolsas.
Cerramos y congelamos

Flases de Coca Cola
Ponemos una lata de coca cola en un cazo y cuando entra en ebullición, bajamos un poquito el fuego y lo dejamos cocer unos 10 minutos.
Una vez enfriado, vertemos en las bolsas zip y congelamos.

* Notas: si no tenéis bolsas zip como las mías (yo las compre en la tienda on-line Maria Lunarillos), hacedlos en" modo polos" y listo.

Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy. Estoy convencida de que a los más pequeños de la casa (bueno y a los no tan pequeños), les van a encantar.
Un besote y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 12 de junio de 2017

Parque de la Naturaleza "Senda Viva"

Hola buenos días.

Hoy os quiero hablar de un lugar estupendo que tenemos en Navarra: el parque de la Naturaleza "Senda Viva".

Ubicado en las proximidades de las Bardenas Reales, al sur de Navarra, es un parque destinado al ocio para mayores y pequeños donde podréis encontrar espectáculos, atracciones, y más de 800 animales maravillosamente cuidados. Todo ello rodeados por naturaleza y unas vistas espectaculares.

No es un zoo; tampoco es un parque de atracciones.

Es un lugar donde disfrutar de atracciones familiares como tirolinas, grandes toboganes o un genial bobsleig. Donde admirar animales y poder aprender de sus vidas y cuidado (de hecho tienen un centro de formación donde se imparten cursos relacionados con el medio ambiente y el turismo). Donde alucinar con una exhibición de aves rapaces que es impresionante.

En definitiva, un parque diferente y original donde pasar un día en familia y amigos absolutamente genial si estáis por tierras navarras.
Y además de ser un lugar ideal para pasar un día grandes y pequeños, os tengo que contar que en todos sus restaurantes, tenemos opciones de comer sin gluten y sé de buena tinta que reciben periódicamente formación sobre la celiaquía y como trabajar en cocinas con seguridad.

Yo me tomé una super hamburguesa con patatas y mi celiaquín tuvo sus macarrones como todos los demás niños y pollo. Una gozada.

Además nosotros en la mochila entramos fruta y algún snack para ir tirando durante todo el día.
Por cierto, si vais más de 20 personas, os recomiendo coger entradas de grupo porque además de que os saldrá más barato, incluye una actividad que en nuestro caso fue una hora recorriendo la zona de los animales herbívoros con uno de los trabajadores del parque. Nos iba contando como son cada uno de ellos y al final los niños pudieron dar de comer a los gamos y estar muy de cerca con los "bambis", así que imaginaros la emoción. Abajo "nosotros".
Así que ya sabéis, si os encontráis por Navarra y os apetece un plan diferente, sin duda os recomiendo "Senda Viva". Os dejo los datos:

PARQUE DE LA NATURALEZA SENDA VIVA
Carretera Virgen del Yugo s/n
31514 Arguedas
Navarra
948 088 100
info@sendaviva.es

Un besote y hasta el jueves.
Helena

jueves, 8 de junio de 2017

Restaurante "El Colmado"

Hola buenos días.

Hoy os voy a hablar del restaurante "La trastienda de el Colmado", en Pamplona.

Ubicado en el Segundo Ensanche de la ciudad, con una cuidada decoración, yo conocía este restaurante de mi época "glutoniana" ya que había estado un par de veces. Pero desde que soy celiaca no había vuelto.

En la web ya nos mencionan, lo cual es bueno. Y además los dueños son los mismos que la Hamburguesería Bambaluna, de la que os hable aquí.

En las fotos de la carta no se aprecia mucho, pero la verdad es que más de un 80% de la carta es apta.
Arriba brócoli a la plancha con langostinos y salsa de curry. Abajo ensalada de manzana, queso de cabra y anchoas. Debajo foie micuit caramelizado sobre lecho de manzana. Y finalmente alitas de pollo sobre puré de patata y puerro. Todo sin gluten. Incluyendo los panecillos.
La verdad es que estaba todo riquísimo y se nota que saben del tema. Obviamente, siempre hay que avisar de nuestra condición de celiacos y ante la mínima duda, preguntar para evitar problemas. Pero si venís a Pamplona, sin duda es un lugar que os recomiendo.

Calle Iturralde y Suit 24
31004 Pamplona, Navarra
Tfno: 948 242 199

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 5 de junio de 2017

Polos de coco y moras

Hola buenos días.

Me encanta el coco. Sé que es un sabor curioso que o encanta o no gusta nada de nada. Pero yo me encuentro en el primer grupo.

Recuerdo cuando era pequeña y estaba en la playa con mis padres, que un par de veces en las vacaciones compraban un coco que te abrían allí mismo y mi hermana y o no nos peleábamos por tomarnos el caldito que de él salía.

Y desde entonces me ha gustado el sabor del coco y todos los postres que lo contengan.

Prueba de ello son las variadas recetas que en este blog he hecho con este ingrediente como base principal como "mousse de coco sobre base de bizcocho"esta tarta de queso de coco y cuajada o este layer cake.

Hoy cambio de registro y os propongo unos polos a los que en el último momento añadí unas moras congeladas que tenía en casa. Pero este punto os lo podéis saltar en caso de que no tengáis.



Ingredientes
250 ml leche de coco
200 ml leche condensada
10 grs sirope ágave
5 ml azúcar invertido (receta aquí)
100 grs coco rallado
moras congeladas al gusto *No son imprescindibles

Elaboración
- Batir la leche de coco, la leche condensada, el sirope de ágave y el azúcar invertido y cuando estén bien integrados, pondremos el coco rallado y seguimos batiendo un poco más.

- Incorporar las moras congeladas batiendo manualmente y poner el los moldes elegidos.

- Dejar congelar al menos unas 6 horas.

- Si utilizáis moldes como los míos de silicona Lekue, a la hora aproximadamente de estar en el congelador, poned los palitos.


ALERGENOS: esta receta contiene lácteos.



Como veis es una receta que no puede ser más fácil de hacer y si os gusta el coco, están deliciosos.
Un beso y hasta el próximo día.
Helena

jueves, 1 de junio de 2017

Una cocina sin gluten

Hola buenos días.

Cuando hace ya más de 3 años a mi hijo pequeño y a mí nos diagnosticaron celiaquía, una de las primeras cosas que hicimos fue sacar todo lo que teníamos en la cocina; limpiarla de arriba a abajo y reorganizar todos los estantes de la despensa.

Es curioso porque antes de ello, yo nunca me había planteado como tenía ordenada la cocina.

Pero de pronto te ves en la situación de que una mínima miga de pan glutanero te puede contaminar cualquier producto sin gluten. O que hay que tener bien marcados todos los productos para evitar confusiones. Así que como diría aquel: "no es cosa menor".

Por ello hoy voy a intentar resumir cuales son los puntos clave que yo considero hay que tener en cuenta en la cocina de una casa donde hay celiacos. Vamos allá:

1. Limpieza del horno
No es necesario comprar un horno nuevo, no nos alarmemos. Eso sí, la limpieza de éste debe ser exhaustiva.

Si tenéis un horno con pirólisis, perfecto. Si no, una intensa limpieza con agua y jabón será suficiente.

Nunca olvidéis que cualquier superficie previamente contaminada con gluten se "descontamina" con agua y jabón.

2. No a las cucharas de madera. Sí a las de silicona o metal.
Como sabéis, la madera es porosa. Por lo tanto por ella se pueden colar pequeñas partículas de gluten que contaminen nuestra comida.

En cambio la silicona, el plástico y el metal no absorben nada, por lo que las podemos utilizar sin problemas.

Lo mismo pasaría con las tablas de cortar nuestros alimentos. Siempre, siempre de plástico o en su defecto, materiales no porosos.

3. ¿Dos tostadoras?
Pues esto depende de si hacéis muchas o no. En nuestro caso, desayunamos tostadas casi a diario, así que tuvimos claro que había que comprar otra.

Existen unas bolsas re utilizables y lavables que funcionan genial cuando nos vamos de viaje o por ejemplo, para fin de semana en una casa rural compartida con más amigos. Las podéis encontrar en tiendas on-line como Kitnature o Amazon. Por cierto, también hay bolsas para pizzas.
Pero defiendo que para el día a día, es mejor tener dos tostadoras y a ser posible, de diferentes colores y guardadas en lugares separados para no confundirlas nunca.

4. Limpieza diaria
Uno de los puntos calientes. En nuestro caso en la cocina no entra el gluten. Tan sólo la parte glutanera de la familia tiene de pan y galletas y las guardamos en un pequeño cajón alejado del resto de la comida.

Cada vez que comemos y antes de limpiar la mesa, pasamos un papel húmedo para quitar los posibles restos migas y luego ya usamos el estropajo. Como dije al principio, cualquier superficie contaminada se "descontamina" con agua y jabón.

Por cierto, cada uno tenemos nuestro lugar fijo en la mesa y dejamos de utilizar servilletas de tela para usar de papel.

5. Almacenamiento de los productos
Como os decía antes, apenas tenemos productos con gluten y están guardados en un pequeño cajón.

Pero en caso de tener ambos, recordad siempre etiquetarlos bien y siempre, siempre poner los sin gluten en los estantes de arriba para en caso de desprendimiento, no contaminar nada.

6. Productos "compartidos"
Y con esto me refiero a mantequillas, mermeladas, cremas de cacao, pates y un largo etc, que aunque los compréis sin gluten, luego las usamos todos. Con lo cual la contaminación cruzada es mas que probable.

Nosotros hemos optado por tener en algún caso más de un bote, señalizando bien cual es el "limpio" y  cual el "contaminado". Pero si no, siempre, siempre poner untar/poner antes el sin gluten y luego con otro cubierto limpio, poner el glutoniano.

Con la sal, la mejor opción es tenerla en los botes que ya vienen con dispensador para evitar que se contamine.

7. A la hora de cocinar
Si cocináis comida con y sin gluten en la misma cocina, la comida sin gluten siempre se debe hacer antes que la glutoniana. Siempre. El aceite, también siempre limpio.
Imagen propiedad de Singlutenismo


Espero que todos estos consejos os sirvan. Al principio puede ser un poco lioso e incluso agobiante, pero todo es cuestión de cambiar de hábitos, de costumbres que poco a poco se rutinizan y acaban formando parte de tu vida sin más.

Un besote y hasta el próximo lunes.
Helena