jueves, 11 de mayo de 2017

Tarta queso japonesa

Hola buenos días.

Tras contaros lo bien que comimos cuando estuvimos en Madrid en el restaurante de comida tradicional japonesa "Okashi Sanda", hoy vuelvo a la carga con una tarta de queso japonesa. La verdad es que no se si tiene o no su origen allí, pero al menos es su nombre.

En este caso es una tarta diferente a las habituales porque aunque es una tarta de queso, tiene un punto abizcochado al comerla. Seguro que la habéis visto por la red porque el año pasado se puso muy de moda, pero yo hoy os hago mi propuesta.

En casa la he hecho ya un par de veces y la primera se me quedó pelín cruda por el centro. Hay que tener cuidado porque aparentemente estaba hecha pero luego no fue así. La segunda vez la dejé 3 minutitos más y quedó perfecta.

Siempre os digo que lo más importante es conocer vuestros hornos porque cada uno es un mundo.


Ingredientes
300 grs de queso crema sin gluten
50 grs de mantequilla
100 ml de leche
6 huevos
60 grs de harina sin gluten (en este caso "Gallo")
30 grs de Maizena
150 grs de azúcar
1 cucharadita de vainilla

Elaboración
Precalentar el horno a 160º y en la bandeja podremos bien de agua para crear el efecto "baño maría".

Separar las claras de las yemas.

En un bol limpio y seco, montar las claras y cuando estén bien montadas, incorporar el azúcar a modo de lluvia y la cucharadita de vainilla y terminar de montar el merengue hasta que esté bien firme.

En una sopera, calentar la mantequilla, el queso crema y la leche, batiendo con varillas hasta que los tres ingredientes estén bien integrados. 

Retirar del fuego e incorporar la maizcena y el resto de harina sin gluten, seguir batiendo de manera manual y verter las yemas de los huevos.

Cuando esta mezcla este bien homogénea, iremos incorporando poco a poco el merengue, utilizando una lengua de silicona y mezclando de forma envolvente para que no se baje.

Echar la mezcla al molde (en este caso uno de 23 cms) que previamente habremos engrasado, cubierto por papel de horno y forrado por debajo con papel aluminio para que no entre el agua.

Hornear durante una hora.

Cuando lo saquéis del horno, veréis que la mezcla "baila" un poco pero debe estar así. Dejaremos enfriar a temperatura ambiente y luego lo meteremos al menos un par de horas antes de desmoldarlo y comerlo.



ALERGENOS: esta receta contiene huevos y lácteos.
Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy.
Un besote y hasta el próximo día
Helena

2 comentarios:

  1. Qué buena!! Con lo que me han gustado a mi siempre las tartas de queso en cualquier versión... Justo esta se puso de moda cuando yo ya no podía tomar lácteos y me he quedado con las ganas de probarla. Pero tiene una pinta de estar de muerte!!
    Muás

    ResponderEliminar
  2. Mnnn que me gusta!!! Se ve deliciosa!!! Quiero un trocito!!! Un saludo!

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.