jueves, 27 de abril de 2017

New York Cheesecake

Hola buenos días.

Tenía muchas ganas de hacer la "New York Cheesecake". Mira que hago tartas de queso porque nos encantan, pero esta variedad aún no la había tuneado a nuestro mundo sin gluten.

Para hacerla, busqué muchas recetas por la red. Y si os digo la verdad, al final he cogido los ingredientes de una, la manera de hacerla de otra y el resultado ha sido fantástico. 

Es una tarta super agradable de comer, con una textura cremosa y suave. Y el contrapunto ácido de la mermelada y las frambuesas.

Eso sí, la bomba calórica y de lactosa es muy potente. Pero un día es un día y estoy segura de que os va a encantar.





Ingredientes para la base
200 grs de galletas sin gluten (o cereales)
80 grs de mantequilla

Elaboración de la base
- Trituramos las galletas o los cereales hasta que tenga la consistencia de polvo. Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y hacer una masa.
- En un molde desmontable de 20-23 cms y previamente forrado con papel albal (paso muy importante) colocamos nuestra base de cereales.
- Ahora podemos hacer dos cosas: una de ellas es hornearla 10 minutos a 180º o bien meterla al congelador 10 minutos también. Personalmente me gusta más horneada, pero esto ya va en gustos.

Ingrdientes para la tarta
4 huevos L
200 grs de azúcar
600 grs de queso tipo Philadelphia
500 ml de nata (35% materia grasa)
1 yogur griego
30 grs de harina de Maiz (Maizena)
Mermelada de frambuesa
Frambuesas 

Elaboración de la tarta
- Si habéis horneado la base, subir el horno a 200 grados. Si no encendedlo y ponerlo a esa temperatura.
- Batir la crema queso bien batida hasta que esté muy cremosa y entonces añadirle el yogur griego. Reservar.
- En la amasadora, batir los huevos con el azúcar hasta que dupliquen el volumen y blanqueen. Añadirle la maizena y batir un poco más.
- Incorporar el queso crema previamente batido, el yogur griego y la nata y terminar de batir a velocidad baja hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados y tengamos una crema homogénea.

- Verterla sobre nuestra masa previamente horneada (o congelada) y meter en el horno a 200 grados durante 10 minutos.

- Antes de cerrar el horno, en la bandeja donde hayamos puesto nuestra tarta, echar agua hasta llegar aproximadamente a un dedo de altura. Esto es muy importante porque es una tarta que necesita hacerse con humedad y al baño maría y así es como lo conseguimos.

- Pasado ese tiempo, bajar la temperatura a 180º, volver a echar un poco más de agua a la bandeja y hornear aproximadamente una hora.

- Cuando pase el tiempo, comprobar que la tarta está hecha metiendo un palo en ella y si sale limpia, lo estará. Ojo, la tarta tiene que bailar como si fuese un flan.

- Dejar enfriar a temperatura ambiente durante una hora y posteriormente, meterla en el frigorífico al menos 4 horas. Pero estará mucho mejor de un día para otro.

- Para decorarla: un rato antes de servirla, poner la mermelada y las frambuesas.



ALERGENOS: esta receta contiene huevos y lactosa.




Espero que os haya gustado mi propuesta. Nos vemos el próximo lunes.
Un besote
Helena

lunes, 24 de abril de 2017

Londres sin gluten

Hola buenos días.

Londres. 

Lo visité por primera allá por 2004. Y lo pasé fatal. Me pegué la mitad del tiempo metida en todos los wc que encontraba porque mis síntomas de celiaquía decidieron hacerse evidentes y claros en aquel preciso momento. Eso sí, mi diagnóstico llegaría muchos, muchos años después.

Así que mi recuerdo de esta ciudad digamos que era "horrible".

A día de hoy os puedo decir que tras haber pasado 5 fantásticos días en ella y haber comido de manera increíble sin gluten, ¡¡¡me encanta Londres¡¡¡

Tengo mucha, muchísima información que daros sobre esta ciudad, así que en vez de aburriros con todo en un solo post, escribiré varios de ellos.

Pero lo que ya os puedo decir es que no tengáis miedo ninguno de viajar allí por el tema de la celiaquía ya que la ciudad está llena de restaurantes donde podemos comer sin problemas y supermercados con montones de productos. Y además todo ello sin dejarte un riñón al pagarlos.

Para abrir boca, aquí os dejo el enlace a un mapa con los restaurantes y supermercados que cuando preparé el viaje fui descubriendo. Hay más, pero me he ceñido a las áreas por donde generalmente nos movemos los turistas. 

Preparando el viaje
Una de las primeras cosas que hice cuando comenzamos a organizar el viaje a Londres fue mirar la página de la asociación de celiacos de Reino Unido (aquí os dejo en enlace). Aunque tengo que decir que en este caso no me ayudó demasiado. 

Sí en cambio investigando descubrí una web que se llama The Coeliac Plate donde vais a encontrar mucha información de restaurantes con unos listados fantásticos.


  • Vuelos
Volamos desde Bilbao con "British Airways" y como son menos de dos horas, no nos dieron nada (ni a celiacos ni a no celiacos, ojo).  En la maleta facturada yo llevaba comida (que no me hizo falta) y en la de mano llevaba galletas y alguna cosita más para Nicolás y para mí por su las moscas. No tuvimos ningún problema para subirlas al avión.

Como el vuelo nos coincidía con la hora de la comida, en aeropuerto de Bilbao, pasada ya la zona de seguridad, hay un "Pans And Company" donde nos compramos un bocata de queso y bacon que estaba muy decente.

A la vuelta por cierto, en el aeropuerto de Heatrow, tuvimos que pasar unos controles de seguridad impresionantes. Pero tampoco hubo ningún problema en pasar comida. De todos modos, si voláis desde la terminal 3, en Boots, una parafarmacia que está por todo Londres, había sandwiches sin gluten.


  • Alojamiento
Este viaje ha sido especial entre otras cosas porque además de con mis hijos, lo hemos hecho con mis padres. Así que éramos 6 personas. Tras darle unas cuantas vueltas al asunto y comparar opiniones, nos decidimos por alojarnos en el "Citadines Trafalgar Square", un aparta hotel fantástico situado en Northumberland St. A 2 minutos andando a Trafalgar Square; a 10 de la noria y del Parlamento y a 15 de Picadilly Circus. Rodeado de restaurantes y supermercados pero situado en una calle super tranquila donde el buen descanso está asegurado.

No es un alojamiento barato. Pero hablamos de Londres. Y si hablamos de la calidad de apartamento, la confortabilidad y la gozada de estar en el centro de la ciudad (hemos ido andando a la mayoría de los lugares), sin duda lo recomiendo al 100%. Nosotros estábamos en uno de los apartamentos grandes: dos habitaciones, un salón con sofá cama, cocina y baño. Pero hay de varios tamaños. 

Comos siempre, la reserva la hicimos a través de "Booking".

  • Supermercados
Aunque ya me lo habían dicho, entrar en prácticamente cualquier supermercado de Londres es genial porque la variedad de productos es alucinante. Así que no llevéis la maleta con muchas cosas porque estoy segura de que os vais a traer un gran arsenal de allí, como he hecho yo.

Me han gustado muchos los "Tesco". Tienen una línea de productos sin gluten que se llama "free from" que es una pasada. Hay de dos tamaños: exprés y metro. Buscad uno de estos últimos cerca de donde os alojéis porque son más grandes y es donde hay más variedad. En ellos además también encontrareis leche y yogures sin lactosa.

No podéis dejar de probar además el pan de molde y los muffis de la marca "Genius". Simplemente espectaculares.

Os dejo un listado de algunos de los supermercados donde yo he encontrado comida sin gluten:

Tesco. Tienen línea propia de productos específicos sin gluten además de otras como Schar o Genius. El resto de productos (por ejemplo una salsa de tomate) donde está el precio viene un indicativo que pone "GF" (Gluten Free) indicando bien que es y que no apto para nosotros.
Marks and Spencer. Productos muy bien etiquetados y sandwiches y wraps para llevar que están espectaculares.
Whole Foods Market. Yo los conocía de cuando estuvimos en  Nueva York y son impresionantes. La variedad de productos y como están expuestos es genial. No es barato pero tienen cosa muy especiales. Además comida para llevar.
-  Holland and Barrett Es una cadena de tiendas especializadas en productos dietéticos, suplementos alimenticios, etc. Pero en todas ellas hay una pequeña sección de productos sin gluten, sobre todo de la marca Schaer.
Wrap y Sandwich de Marks&Spencer

Estos son quizá los más importantes. Pero os puedo contar que un par de veces entramos en otros menos conocidos para comprar agua o algo de fruta y en todos había galletas, pan de molde, etc. La verdad es que es una maravilla.


  • Restaurantes
Si habéis echado un ojo enlace del mapa de Londres que os he dejado arriba, habréis visto que hay un montón de lugares donde comer sin problemas.

No todos los restaurantes están avalados por la "CUK". Pero aquí en España ni mucho menos todos los lugares donde comemos lo están por "Face". Así que esto es como todo: hay que creer que si nos ofrecen comida sin gluten, es porque lo hacen bien.

De todos modos una de las cosas que más me ha sorprendido es que en muchas de las cartas te ponen que aunque los ingredientes con los que están elaborados los platos son 100% sin gluten y se tiene cuidado en su elaboración, se hacen en cocinas donde el entorno no es completamente libre de gluten. Y esto me ha parecido muy honesto porque no nos engañemos: aquí, en la mayoría de los restaurantes pasa lo mimo pero no te lo dicen.

Yo os puedo decir que en 5 días comiendo por ahí, no he tenido ni medio síntoma. Y mi hijo que es extremadamente sensible ante cualquier traza, tampoco. No quiere decir nada, pero tengo la sensación de que no nos hemos contaminado nada de nada.

Como tengo un listado muy grande, os voy a ir poniendo en los sucesivos post que haga todos los que yo he localizado y que en su mayoría, recomienda los propios Londinenses "gluten free".

Hoy comenzamos por las cadenas que vais a encontrar por toda la ciudad. Y cuando digo por toda, es por toda. Porque en las zonas típicamete turísticas os aseguro que hay calles donde vais a encontrar hasta 2 0 3 seguidos.

Wahaca. Restaurantes mexicanos donde tienen carta exclusiva sin gluten. Estuvimos en el de Chandos St. El próximo día os hablo en profundad de él. Nos encantó así que muy recomendable.

Pizza Express. Pizzerías con carta exclusiva sin gluten y avaladas por la CUK. Estuvimos en la que está cerca del "British Museum" y están muy buenas. También os hablaré de ellas otro día.

Honest Burgers. Cadena de hamburgueserías. No estuvimos pero llevan buena fama. Eso sí, avisad siempre de la celiaquía para que tengan cuidado con el tema de la contaminación cruzada.

Nando´s. Comida portuguesa que básicamente consiste en pollo asado al cual se le pueden añadir diferentes salsas. Hay por toda la ciudad.

Prezzo. Otro italiano con muchas sucursales por toda la ciudad. Carta exclusiva sin gluten, avalados por la CUK. Estuvimos en el que había en la calle de nuestro apartamento y comimos muy bien. Os hablaré de el otro día.

Leon. Comida rápida pero saludable. Puesta en envases de cartón, prácticamente todo es sin gluten y está muy bien señalizado.

Carluccios. Italianos con carta exclusiva sin gluten. No estuvimos pero hablan muy bien de ellos.

Bella Italia. Otro italiano con carta sin gluten.

Flat Iron. Carne a la brasa con lo que no hay posibilidades de contaminación.

Wagamama. Comida asiática con opciones sin gluten.

Y por hoy creo que es suficiente. 

En resumen: si tenéis pensado ir a Londres, que la celiaquía no sea impedimento porque os aseguro que es de los lugares donde más opciones tanto de restaurantes como de supermercados he encontrado.

Espero que os sirva de utilidad.
Un besote
Helena

lunes, 10 de abril de 2017

Solomillo con piña

Hola buenos días.

Hoy cambio de registro y os traigo una receta salada, para variar. 

Me encantan trastear por Internet y descubrir nuevos blogs. Por deformación, tiendo más a ver páginas de repostería y sin gluten. Pero el otro día dí con una página de comida "digamos de diario", que me encantó.  Se llama "Cocinando entre Olivos" y os recomiendo que le echeis un vistazo porque tiene unas recetas fantásticas.

Entre todas ellas, una me llamó la atención y este pasado fin de semana la puse en marcha. Como siempre, yo le hice mis modificaciones personales y os aseguro que en casa fue todo un éxito.

Se trata de un sencillo solomillo a la plancha macerado sobre jugo de piña y vino blanco. Y a su vez piña a la plancha haciendo con ella una especie de sandwich. Un plato principal sano, rico y sabroso. Espero que os guste tanto como a nosotros.
INGREDIENTES
Solomillo de cerdo
Piña natural
Vino Blanco
Cúrcuma
Aceite de oliva

ELABORACIÓN
- Pelamos la piña y la cortamos en rodajas. Reservar.
- Extraemos el jugo de la corteza de la piña y lo dejamos en un recipiente. Es importante que la piña esté madura para conseguir el mayor jugo posible. Sobre él, añadimos el vino blanco. Reservar.
- Cortamos el solomillo en finas rodajas, lo colocamos sobre la mezcla de piña y vino y dejamos macerar durante al menos, dos horas.
- Pasado el tiempo, ponemos el solomillo sobre la plancha y lo cocinamos al gusto.
- Hacemos lo mismo con la piña hasta que esté dorada.
- En un cazo, ponemos la mezcla de la marinada, le añadimos un poquito de cúrcuma y dejamos reducir.
- Montamos los pinchos poniendo piña, solomillo y piña y vertemos encima un poco de la salsa.

*Notas*
La receta original la hace con vino "Pedro Ximenez" pero también sale fantástico con salsa de soja.
Os recomiendo cortar la piña en trocitos finos para que se dore antes y a la hora de comer es más agradable.

Os deseo una feliz Semana Santa a todo el mundo.

Nosotros en Navarra tenemos las vacaciones diferentes así que los niños vuelven al cole el día 24 (justo el día del cumple de mi celiaquín), por lo que el blog "cierra" estas dos semanitas.

Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy.
Un besote
Helena

jueves, 6 de abril de 2017

Crema de Piña (Pineapple Curd)

Hola buenos días.

Hace ya mas de tres meses publiqué en Instagram la foto de una crema de piña que hice y que por razones que desconozco, porque está absolutamente impresionante, se quedó sin publicar.

Yo había probado el "lemond curd" o crema de limón (aquí está la receta) y la verdad es que aunque yo nos soy mucho de limón, me había gustado muchísimo. Pero hace días trasteando por internet encontré esta versión de la de piña y como me encanta esta fruta, decidí hacerla a momento. Y sinceramente.... ¡¡es espectacular¡¡

Adictiva total, le va bien a los bizcochos, puesta sobre galletas o simplemente, comida a cucharadas. Estoy segura que os va a gustar tanto como a mí.

Ya tengo un par de recetas hechas con ella, así que las iré subiendo poco a poco. De momento, aquí tenéis la receta de la crema.



Ingredientes
3 yemas de huevo M
1 cucharada de harina de maíz (Maizena)
100 grs de mantequilla sin sal
350 grs de piña natural (unas 3 rodajas gruesas)
110 grs de azúcar blanquilla

Elaboración Thermomix
Poner la piña en el vaso de la thermo y triturarla 10 segundos a velocidad 8. Si veis que se os ha quedado algún trocito, triturad más.
Incorporar las yemas, el azúcar y la maicena y programar 3 segundos, velocidad 3.
Programar 10 minutos 100º velocidad 2. Cuando falten 2 minutos para que termine, añadir la mantequilla por el bocal y dejar que termine.

Enfriar un poco, verter en dos tarros de cristal y conservar en el frigorífico (aguanta perfectamente una semana).

Elaboración modo clásico
Triturar la piña en una batidora hasta que tengamos un puré claro que no tenga grumos.
Poner dicho puré en una cazuela y añadir las yemas, el azúcar y la maicena. Remover constantemente durante aproximadamente 6-8 minutos hasta que la crema empiece a espesar.
Retirar del fuego y añadir la mantequilla en trocitos de poco en poco, removimiento constantemente hasta que tengamos una crema homogénea.

Los huevos en esta receta son imprescindibles. No así la lactosa si buscáis una mantequilla sin ella. En el mercado disponemos ya de varias



Os animo a que la hagáis porque estoy segura de que os va a encantar.
Un besote
Helena

lunes, 3 de abril de 2017

Galletas de avena y plátano

Hola buenos días.

Hoy os traigo una receta de unas galletas que se que os va a encantar porque además de ser sin gluten, son sin lactosa y sin huevos. Vamos, casi casi un "completo" de sin.

La base principal de ellas son los copos de avena.

Sé que hay cierta controversia con ella porque hay celiacos que por la avenina que contienen, a pesar de ser sin gluten, no les sienta bien. Afortunadamente no es nuestro caso y aunque procuro no abusar demasiado por si las moscas, me encanta hacerme "porridge" con ella los fines de semana, cuando puedo desayunar tranquila.

Pero además los copos de avena son fantásticos para hacer galletas como son las que hoy os traigo. Con ellos, evitamos la harina y además en este caso el azúcar la he sustituido por miel, que si es de buena calidad, que es un endulzante infinitamente más sano y mejor.

Tampoco llevan huevos. La función de estos está "sustituída" digamoslo así por dos plátanos maduros.

Debido a sus ingredientes, no os esperéis unas galletas crujientes sino más bien todo lo contrario: por dentro son blanditas. Para mi gusto, una delicia con la mezcla de sabores entre el chocolate y el plátano. Así que vamos allá con ellas.

Ingredientes
130 grs copos de avena sin gluten (Bauckhof)
140 grs mantequilla sin lactosa (Mercadona)
50 grs miel
50 grs chocolate sin lactosa (Mercadona)
25 grs almendra laminada
2,5 grs canela
2 plátanos pequeños maduros
una pizca de sal

Elaboración
Batimos la mantequilla (debe estar a temperatura ambiente) junto con la miel, la sal y la canela.
Incorporamos los plátanos (que previamente habremos batido) hasta que estén bien integrados en la mezcla.
Añadimos las almendras laminadas, el chocolate en pequeños trocitos y los copos de avena y terminamos de batir hasta que veamos que todos los ingredientes estén bien mezclados.

Metemos la masa un cuarto de hora en el frigorífico para que coja un poquito de consistencia y podamos hacer las galletas mejor.

Mientras, pre calentamos el horno a 180 grados.

Hacemos bolitas con la masa y las aplastamos para colocarlas sobre el papel sulfurizado y las horneamos aproximadamente 15 minutos o hasta que veáis que los bordes están doraditos.


ALERGENOS: esta receta CONTIENE frutos secos. NO CONTIENE huevos ni lácteos.
* Las almendras laminadas son prescindibles.
 Notas:
- Con estas cantidades a mí me salieron 16 galletas.
- Para conservarlas lo mejor es meterlas en una lata. Así las tendreis perfectas unos 4-5 días.

Espero que os haya gustado mi propuesta para hoy. Estoy segura de que os van a encantar.
Un besote y hasta el jueves.
Helena