jueves, 2 de marzo de 2017

Viajar sin gluten

Hola buenos días.

Ahora que se acerca la Semana Santa, llevo un tiempo dándome cuenta de que a mucha gente celiaca le da miedo viajar. Y esto aumenta exponencialmente si hablamos de salir de de nuestras fronteras. Pues amigas y amigos, eso no puede ser.

Porque viajar es maravilloso y nuestra celiaquía nunca debe ser impedimento para hacerlo.

Por ello en este post voy a tratar de explicaros lo que nosotros hacemos siempre antes de salir a nuestro destino. Por supuesto, sirve para España y para fuera. Espero que os sea de interés.


Básicos de la organización de un viaje sin gluten

1. Una vez elegido el destino, es lo primero que yo miro. Obviamente aquí la información depende mucho del país porque desafortunadamente, no en todos están igual de formados/informados. Pero siempre se puede sacar algo interesante.

Además países como Inglaterra o Italia, tienen APP para el móvil que si vais a viajar allí os recomiendo encarecidamente descargaros, porque son autentica maravilla.

2.  Aquí lógicamente cada uno elige lo que más le gusta. A nosotros si viajamos dentro de España y es una escapada corta, nos gustan los hoteles (siempre preguntando antes si en el desayuno hay opciones sin gluten). Pero cuando salimos fuera, nos alojamos en apartamentos.

Además de las ventajas de espacio que te da un apartamento, el poder prepararte una cena sencilla cuando llevas todo el día "turisterando" y teniendo en cuenta que los celiacos no podemos comer en cualquier lado, es fundamental. Si a esto añadimos el tema "niños", ni lo dudamos. Y las cosas como son, el ahorro económico también es importante.

3. Muchas veces en las páginas de las Asociaciones del lugar que vamos a visitar, encontramos listados de restaurantes donde podemos comer tranquilamente. Incluso los avalados por la propia asociación, lo cual siempre da un plus de seguridad.

Pero además, a mi personalmente me resulta valiosísima la opinión de otros celiacos viajeros. Por eso visito muchos blogs, miro en las páginas de los grupos de Facebook y me leo todo lo que cae en mis manos. Muchas veces está en idiomas que no entendemos, pero para eso está el maravilloso traductor de google, que aunque traduce "a su manera" para entender lo básico, es suficiente.

Y a partir de ahí yo me hago mis listados con la dirección de los restaurantes, los precios, la web, etc. Además en la medida que se pueda, es interesante reservar por si las moscas.

En este punto yo añadiría buscar información sobre los platos típicos del destino a visitar y que podemos y que no comer. Por ejemplo, en los países asiáticos se come mucho arroz como todos sabemos, y es apto. Pero la mayoría de las salsas con los que lo acompañan tipo soja, tienen una base de harina de trigo, con lo cual hacen que ese plato se convierta en prohibido para los celiacos. Como siempre, la clave es información, información, información. Y previa, no "in situ". Así evitaremos al máximo contaminaciones indeseables, más aún cuando estamos de viaje.

4.  Además de los listados que os acabo de mencionar, los mapas de google para mí, son una de las cosas más estupendas que hay. Son sencillos de hacer y además al menos para mí, divertidos. Como están on-line asociados a tu cuenta de google, los llevas siempre en tu móvil y visualmente son fantásticos para organizarte en función de la ruta turística del día.

5. Vuelos: Ya sabemos que cuando los vuelos son cortos, las compañías aéreas ya no ofrecen comida. A nadie. Obviamente no ocurre lo mismo cuando hablamos de vuelos largos. Aquí es tan sencillo como al hacer la reserva del vuelo, solicitar menú "Gluten Free".  Y por su las moscas en el momento de imprimir los billetes, unas 24 horas antes de la partida, siempre me vuelvo a asegurar de que está solicitado y conforme.

-  Trenes y autobuses. Preguntad siempre si hay disponibilidad de menús sin gluten. Si no, ya sabemos lo que nos toca. Tuper y marchando.

6. En los vuelos que he hecho siendo celiaca, nunca he tenido problemas en llevar comida en la maleta. La mayor parte de cosas las facturo (me he llegado a llevar latas de caballa, tomate frito...) y en el equipaje de mano siempre llevo galletas, algo de pan,frutos secos,etc  Y como os digo, jamás ningún problema.

Eso sí, hay países que tienen serias restricciones a la hora de entrar alimentos (si vais a EEUU no se os ocurra llevar jamón. Igual no pasa nada, pero si lo detectan es un lío). Así que buscad siempre información para evitar situaciones desagradables.

Y por si las moscas, también llevo encima una copia de nuestro médico que dice que somos celiacos y que debemos llevar una dieta estricta sin gluten.

7.  Esto es importante porque muchas veces entre la dificultad del idioma y la desinformación sobre la celiaquía, entendernos con un camarero puede ser tarea harta complicada. En ESTE ENLACE las tenéis en muchísimos idiomas.

8. Y aunque obvio, creo que es el punto más importante. Ya sabemos que igual no podemos apreciar el plato típico del país. O que no vamos a poder comer en un puesto callejero. Y que con un poco de mala suerte, pasaremos una semana a pan de molde (que hemos llevado nosotros), galletas, fruta y algo de arroz blanco. Pero la experiencia, el conocer un país, disfrutar de la compañía, es lo que importa. 


Post denso lleno de información pero espero, os sirva de ayuda y sobre todo os de seguridad y quite miedos a la hora de viajar. Es cierto que siendo celiacos, la improvisación sobre todo a la hora de comer, se pierde, pero como decía antes, lo importante es viajar así que a ¡¡¡comernos el mundo, aunque sea sin gluten¡¡¡

Helena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.