lunes, 30 de enero de 2017

Tarta de queso y canela

Hola buenos días.

Primera tarta de queso del año. Y digo primera porque estoy segura de que habrá muchos más ya que sabéis mi debilidad por ellas. En este caso, el ingrediente principal de la misma es la canela

Tengo que contaros que esta tarta como me pasa otras muchas veces, surgió de la improvisación. Andaba yo preparando cosas para el día de año nuevo cuando me encontré con un tarro de queso mascarpone a punto de caducar. Y lógicamente yo nunca tiro nada así que busqué más ingredientes que tuviese por la cocina y enseguida apañé esta tarta.

Generalmente yo para las cheesecakes yo utilizo gelatina en láminas para que se cuajen (cuando son sin horneado), pero en este caso tenía unos sobres de cuajada también con fecha de caducidad próxima, así que sustituí la gelatina por ellas.

Esta tarta queda con una textura espectacular, tipo mantequilla. Suave y cremosa.

La cantidad de canela es al gusto. Si os gusta mucho el sabor, no os cortéis en ponerle un par de cucharadas más de lo que yo puse en la receta. A vuestro gusto e imaginación.

Ingredientes
100 grs cereales sin gluten
70 grs mantequilla
250 grs queso mascarpone
400 ml nata para montar (con un 30% de materia grasa es suficiente)
2 sobres cuajada sin gluten
75 grs azúcar
2 cucharadas de canela en polvo (30 grs)

Elaboración
- Lo primero que vamos a hacer es triturar bien los cereales hasta que tengan una textura de polvo. Le añadiremos la mantequilla semi derretida y ponemos esta mezcla en la base del molde elegido. La aplastaremos bien para que quede homogénea y lisita y la horneamos a 200 grados unos 10 minutos (con el horno pre calentado). Dejamos enfriar.

- En la amasadora, batimos bien el queso hasta que esté muy cremoso. En ese momento le añadimos el azúcar y seguimos batiendo. Cuando estén integradas, añadimos la nata, los dos sobres de cuajada y la canela y batimos bien.

- Vertermos la mezcla sobre los cereales horneados y dejamos en el frigorífico al menos, 4 horas. Mejor si es de un día para otro.

- Sacamos del frigorífico una media hora antes de comer para que atempere y decoramos con un poco de cacao y canela en polvo.

NOTAS: 
- Si no os apetece encender el horno para 10 minutos, la mezcla de los cereales simplemente la podemos llevar al congelador durante el mismo tiempo y listo.
- Si no sois celiacos, cambiad los cereales por unos con gluten o por galletas.


Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy.
Un besote y hasta el próximo día.
Helena

jueves, 26 de enero de 2017

Cursos Repostería Sin Gluten

Hola buenos días.

Hoy vengo a contaros un nuevo proyecto en el que me voy a embarcar. Sí, soy "culo inquieto" como dice mi madre y siempre necesito tener nuevas metas que conseguir.

Los que me seguís en redes sociales como "Facebook" o "Instagram" ya visteis la semana de que se trata pero hoy lo hago oficial en el blog y os cuento un poco más.

Como sabéis, aunque yo estudié Sociología y mi vida profesional durante más de 15 años estuvo ligada a los Recursos Humanos y la prevención de riesgos laborales, tras el nacimiento de mis hijos decidí parar y criarlos.

Tras ello, mi cabeza cambió el chip por completo y hace ya más de 5 años creé "Oh, ¿pero esto se come?", espacio dedicado a la repostería creativa. Sí, esas tartas y galletas decoradas que mucha gente dice que están malas pero que yo os aseguro que si se hacen bien, están espectaculares.

Y he aquí el quid de la cuestión. Que para hacer estas tartas no sólo hice cursos de fondant, modelado decoración pura y dura, sino que me volví a formar en temas de repostería para hacer mi trabajo de la mejor manera posible.

Tal vez por ello, cuando hace ya casi 3 años nos diagnosticaron la celiaquía, mi "reconversión" a la repostería sin gluten no fue tan complicada. Saber cómo manejar harinas, proporciones. Tener en cuenta como airear las masas de los bizcochos para que estos salgan súper jugosos. Eso ya lo "llevaba incorporado", por decirlo de alguna manera.

Pues bien, ahora he decidido contaros todos esos trucos en los cursos que voy a impartir. 
Pamplona es de donde soy y donde vivo así que es aquí donde voy a comenzar a impartirlos.

Van a ser cursos muy dinámicos donde os enseñaré todo lo que sé de repostería; a mezclar diferentes tipos de harinas, por muy raras que estas os suenen; hablaremos de dónde comprar materiales y que necesitamos tener. Pero ante todo y sobre todo se trata de que pasemos un buen rato, nos divirtamos y compartamos experiencias. Por supuesto, al acabar los cursos, degustaremos todo lo que hayamos hecho.

Como os digo, al ser de Pamplona voy a comenzar aquí pero si sois un grupo de fuera y estáis interesados, poneros en contacto conmigo y vemos cómo lo podríamos organizar.

Espero que os guste esta nuevo proyecto. Yo voy a estar encantada de transmitiros todos mis conocimientos y que hagamos ver que la repostería sin gluten es igual de rica que la glutoniana.

Gracias por estar siempre al otro lado.
Un besote
Helena

lunes, 23 de enero de 2017

Bundt Cake de queso batido (0% materia grasa) y especias

Hola buenos días.

Hoy os traigo una receta de un bizcocho que no puede ser más sencilla y está delicioso: un bundt cake de queso batido y especias.

Las pasadas navidades compré una tarrina de queso batido 0% de materia grasa (de Mercadona) para hacer una de las recetas saladas que preparé para el día de nochebuena y como me sobró mucho queso, pensé en usarlo para un bizcocho.

Así que dicho y hecho, trasteé un poco por Internet y enseguida encontré uno que me gustó. Uno que tenía Montes en su maravilloso blog "Manzana y Canela". Es un blog "glutanero" pero con unas rectas increíbles que yo voy versionando a nuestro mundo sin gluten siempre con gran éxito.

El queso batido, en este caso 0% de materia grasa (con lo cual es de lo más ligero) le aporta una humedad y jugosidad increíble a los bizcochos. Y no os preocupes por el sabor si no os gusta el queso ya que no se nota nada. Lo que sí se perciben son los sabores de las especias: el cardamomo, la canela y el jengibre.

Espero que os guste tanto como a nosotros en casa.



Ingredientes
3 huevos
250 grs azúcar moreno
250 grs queso batido 0% materia grasa
100 ml aceite girasol
225 grs harina sin gluten
 - 25  grs harina altramuz
 - 100 grs harina arroz
 - 100 grs harina Mix Dolci Schar
1/2 cucharadita levadura sin gluten (2,5 grs)
1/4 cucharadita bicarbonato (1,25 grs)
1/4 cucharadita goma xantana (1,25 grs)
1/2 cucharadita canela
1/2 cucharadita jengibre
1/4 cucharadita cardamomo
una pizca de sal
semillas de amapola

Elaboración
Precalentar el horno a 170º calor arriba y abajo.
Engrasar el molde elegido, en este caso yo utilicé el "Duet" de Nordic Ware.

- Tamizar las harinas junto con la levadura, el bicarbonato, la goma xantana, la canela, el jengibre, el cardamomo, la pizca de sal y las semillas de amapola.
- En la amasadora, batir los huevos junto con el azúcar moreno a velocidad alta hasta que dupliquen el volumen.
- Incorporar el aceite y seguir batiendo.
- Hacer lo mismo con el queso batido.
- Una vez tengamos todos los ingredientes mezclados, incorporara a cucharadas la mezcla de las harinas y las especies batiendo con la amasadora a velocidad baja.

- Verter la masa en los moldes elegidos y hornear. En mi caso con 35 minutos fueron suficientes porque la masa va en dos molde separados. Si la horneais en uno sólo, necesitaríamos entre 45 y 50 minutos. Como os digo siempre, pinchad con un palillo y si este sale limpio, el bizcocho está listo.
- Sacar del horno y dejar atemperar unos 10 minutos antes de desmoldar y dejar que se enfríe por completo sobre una rejilla.

Es un bizcocho super esponjoso gracias al queso batido y las especias le aportan un toque muy especial. Yo le puse las tres que os he mencionado, pero le podéis poner las que más os gusten.

Espero que os haya gustado mi propuesta.
Un besote
Helena

jueves, 19 de enero de 2017

Azúcar Invertido: como hacerla y cómo usarla

Hola buenos días.

Hoy vengo a hablaros de uno de mis descubrimientos reposteros: el azúcar invertido.

Yo había oído muchas veces hablar sobre él pero nunca lo había utilizado hasta finales del año pasado cuando hice mi primer "roscón de reyes". Y si os digo la verdad, creo que a partir de ahora se va a convertir en un fijo en mi cocina-repostera-panadera.

Os pongo la definición técnica: El azúcar invertido se produce por una reacción química, voluntaria o involuntaria, de hidrólisis ácida o inversión enzimática, un proceso en el que se rompe la estructura de la sacarosa en los dos elementos básicos que la componen: glucosa y fructosa.

Dicho lo cual, sus usos son muy variados porque se puede utilizar en bollería, pastelería, panes, bizcochos, chocolates, helados e incluso se encuentra de manera natural en alimentos como la miel o el jarabe de arce.as

Una de las principales características que tiene el azúcar invertido es su altísimo poder endulzante: es un 30% superior al de cualquier azúcar o sacarosa. Por ello tendremos que sustituir solo una parte del azúcar total por ella.

¿Cómo utilizar el azúcar invertido?

- HELADOS: por su poder anticristalizante, consigue que el punto de congelación sea menor, logrando así unos helados mucho más cremosos y suaves.
Proporción: un 25% de azúcar invertido frente a un 75% de azúcar normal.

- PANADERIA: acelera la fermentación de las masas; les aporta mucha humedad (algo estupendo para nuestras harinas sin gluten) y hace que los productos que la contienen se mantengan más días en mejor estado.
Porporción: un 50% de azúcar invertido y un 50% de azúcar normal.

- BIZCOCHOS: al igual que con las masas de pan, aporta humedad y jugosidad a los bizcochos.
Proporción: 15% de azúcar invertido frente a 85% de azúcar normal.







Ingredientes
150 ml de agua embotellada
350 grs de azúcar blanquilla
Gasificantes (de los que venden en Mercadona)
- 1 sobre blanco (ácido cítrico)
-  1 sobre morado o azul (bicarbonato).

Elaboración
- Poner el agua en el vaso (a temperatura ambiente) y programar 3 minutos, 50º, velocidad 5. Hay que fiarse que la temperatura llegue a la temperatura programada.
- Agregar todo el azúcar y programar 6 minutos, 80º, velocidad 4. Al igual que antes, la temperatura debe subir a los 80º para poder continuar.
- Añadir el sobre blanco de gasificante y mezclar 10 segundos, velocidad 4.
- Ahora tenemos que esperar a que la temperatura del vaso baje a los 60º. Esto puede tardar entre 5 y 10 minutos así que con calma.
- Una vez la temperatura está en 60º, incorporar el sobre azul de gasificante y mezclar 1 minuto a velocidad 4. 

       NOTA: se conserva en un bote de cristal bien cerrado a temperatura ambiente durante un año. 

Espero que os haya gustado el post. Yo a partir de ahora voy a ir probando a sustituir una parte del azúcar en las recetas por este y os iré contando mi experiencia.
Un besote
Helena

lunes, 16 de enero de 2017

Bizcochitos de chocolate y avellanas

Hola buenos días

Que me encanta encender el horno a cualquier hora, no es algo que a estas alturas sorprenda a nadie de mi familia.

Y digo cualquier hora porque más de una vez mi enano cuando estamos cenando me dice: "mamá mañana es el cumple de X y llevará bizcocho al cole". Y claro, eso quiere decir que mi hijo mañana se quedará sin poder comer el bizcocho de turno. Así que ahí está su mami para hacerle de manera exprés algo especial que él también pueda comer.

Y eso es lo que pasó con estos mini bizcochos. Que un día de diciembre los estaba horneando a las 9 y media de la noche. Eso es amor de madre y lo demás tonterías. Jajaja.

Partiendo de las medidas básicas del bizcocho de yogur, hice una adaptación rápida y reducida y debo decir que los bizcochos salieron buenísimos. Además con la mezcla de chocolate y avellanas tienen un punto a Nocilla.

Ingredientes
2 huevos L
120 grs harina sin gluten
  * 90 grs Mix Dolci Schar
  * 30 grs harina trigo sarraceno
30 grs cacao Valor en polvo
75 grs azúcar panela
75 grs aceite de girasol
1 yogur natural sin lactosa
7,5 grs levadura sin gluten
1/4 cucharadita gona xantana
avellanas al gusto

Elaboración
Pre calentar el horno a 170 grados.
Tamizamos las harinas junto con el cacao, la levadura y la goma xantana, Reservar.
Triturar las avellanas al gusto (se pueden poner enteras si os gustan más).
En la amasadora, batir los huevos junto con el azúcar panela hasta que duplique el volumen.
Añadir el aceite, seguir batiendo e incorporar el azúcar.
Bajar la velocidad de la amasadora e ir echando poco a poco la mezcla de las harinas y el cacao hasta que se integren por completo.
Finalizar incorporando las avellanas.

Verter en el molde elegido previamente engrasado.
Hornear hasta que al pinchar con un palillo, este salga limpio.
Desmoldar y dejar enfriar por completo.









NOTAS:
Estos bizcochitos los hice en este molde de Silikomart de para hacerlos individuales.
En este caso el tiempo de horneado fueron 25 minutos.
Si los vais a hacer en un molde de bizcocho normal, necesitará más tiempo (unos 40 minutos).
Yo los hice con avellanas pero les podéis poner el fruto seco que más os guste: almendras, nueces, pistachos.

Espero que os haya gustado mi propuesta. Gracias como siempre por estar ahí.
Un besote
Helena

jueves, 12 de enero de 2017

Cena Cotillón Nochevieja Club Anaitasuna

Hola buenos días.

Desde hace años nuestras "nocheviejas" siempre las celebrábamos igual: en casa nosotros, los niños, mis padres y mis suegros. Lo pasábamos genial y a mí me encantaba que mis hijos pudiesen disfrutar de sus 4 abuelos juntos.

Pero los peques empiezan a hacerse mayores y a pesar de nuestros esfuerzos, se aburrían. Así que este año decidimos ir al Cotillón que celebra el Club Anaitasuna, del que varios amigos nuestros son socios. Y puedo decir sin lugar a dudas que fue todo un exitazo.

Cuando hicimos la reserva, comentamos el tema de que íbamos un adulto y un niño celiaco y nos dijeron que no había problema. Que de hecho éramos unos cuantos. La verdad es que en este sentido estaba tranquila porque de normal, en el restaurante del club los celíacos tenemos 8 platos combinados sin gluten además de raciones de croquetas, pasta y pizza. Todo un lujo.
El menú de los adultos estaba compuesto por entrantes varios entrantes: jamón, langostinos, paté, espárragos con dos salsas y cardo con almendras. Un principal a elegir entre gorrin asado, rodaballo, bacalao y solomillo. Y de postre tarta helada de queso. Por supuesto, las uvas.

Para los niños los entrantes eran los mismos y ademas había fritos variados (a Nicolás le pusieron una ración de croquetas espectaculares) y una milanesa de queso y jamón que literamente, devoró.

Mi enano y yo nos sentamos juntos y nada mas hacerlo en camarero encargado nos preguntó quieres eramos los celiacos para tenernos "controlados". Eso me gustó.

El jamón nos sacaron un plato sólo para él y para mí, lo mismo que el paté, que iba acompañado de panecitos tostados.

Como el resto de platos iban emplatados, no había problema, pero siempre al servirlos nos decían: "estos son los de los celiacos".

El postre era tarta de queso helada y como llevaba una base de galletas, a Nicolás le sacaron helado de chocolate y yo la verdad, no pedí nada porque estaba llena.

Y tras toda la cena, llegó el momentazo de las uvas. Como habéis visto en la foto de arriba, fuimos de lo más elegantes con pajaritas incluídas todos mis chicos. ¡¡Y cómo terminamos¡¡¡ Las bolsas de cotillón son lo más la verdad, así que entramos en 2017 llenos de pelucas de colores, champan, matasuegras y risas, muchas muchas risas.

Hasta las 4 de la mañana estuvimos bailando como si no hubiese un mañana. Abuelos, padres, hijos, amigos... "dándolo todo".

Y esa fue nuestra entrada y salida del año. Sinceramente, no se me ocurre manera mejor.

Gracias al "Club Anaitasuna" por el trato que tuvieron hacia nosotros. Es una gozada salir a cenar con absoluta tranquilidad para disfrutar del momento sin preocuparse por la comida.

Un besote y hasta el lunes.
Helena

lunes, 9 de enero de 2017

Pan con semillas y psyllium

Hola buenos días y ¡¡FELIZ 2017¡¡

Espero que este comienzo de año haya sido fantástico para todos vosotros y al igual que los niños vuelven hoy al cole, este blog retoma su actividad normal.

Como sabéis, los panes no han sido hasta ahora mi fuerte. Me ha costado hacerme con las masas pringosas y en muchos casos difícilmente manejables de nuestros panes.

Pero reconozco que tras hacer a finales del año pasado el curso con Danny y Raquel de "El Taller sin Gluten", poco a poco me he quitado el miedo y voy haciendo experimentos, con más o menos fortuna.

Y en uno de esos experimentos, salieron los panes que hoy os enseño.

La receta original, como tantas otras veces, es del fantástico blog de Sandra "Tartas Sin Gluten". Ella tenía este pan pero yo le he cambiado las harinas y le he añadido varios ingredientes como el Psyllium y la miel.

Con la cantidad de la receta que ahora os pondré salieron 12 bollitos pero ovbiamente, dependeran del tamaño que les deis vosotros. Yo personalmente para la próxima los haré un pelín mas pequeñitos.

Una de las cosas que mas me gustaron fue la miga que tenían. De lo más esponjosa. Ideal para untar en un huevo frito. Jajaja. E incluso después de haberlos congelado, tras un toque de microondas, estaban deliciosos.



Ingredientes
500 grs ha harina sin gluten
- 400 Harina Beiker
- 100 grs Mix Brot Schar                                               
450 grs agua 
25 grs levadura fresca sin gluten
1 cucharada de Psyllium
1 cucharada de semillas de lino
1 cucharada de semillas de chia
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de miel
40 ml de AVOE *aceite virgen oliva extra

Elaboración
Mezclar en un bol las harinas, el Psyllium, las semillas de chia y lino. Reservar.
Templamos el agua y en ella, disolvemos bien la levadura.
Vertemos todo el resto de ingredientes y amasamos a velocidad media unos 5 minutos.

Engrasándonos un poco las manos en aceite o harina de arroz, vamos formado bollitos del tamaño que queráis. Tened en cuenta que luego crecen mucho, por lo que no los hagáis demasiado grandes, a nos ser que queráis un pan tipo barra).

Dejamos levar en el horno durante al menos 45 minutos.

Pre calentamos el horno a 180º y mientras pincelamos nuestros bollitos con un poquito de aceite, les hacemos unos cortes con un cuchillo y por encima les echamos semillas de chia y teff.

Horneamos con calor arriba y abajo entre 25 y 30 minutos, en función del tamaño de vuestros bollitos.

Una vez horneados, dejamos enfriar por completo en una rejilla.


Notas:
- Las semillas pueden ser sustituidas por cualquiera que os gusten como pipas, pipas de girasol. Incluso se podría poner algún fruto seco que os guste.
- Lo mismo pasa con el teff con el que espolvoreé los bollitos por encima.
- Si los queréis congelar, esperad a que estén completamente fríos, envolvedlos en film transparente de manera individual y los metéis todos en una bolsa. Para descongelarlos, con un toque de microondas quedan estupendos.

Espero que os haya gustado. 
Un besote
Helena