jueves, 29 de diciembre de 2016

Feliz 2017

Hola buenos días.

Ultima entrada en el blog del año 2016. Sé que lo que voy a decir es un topicazo, pero ¡¡qué rápido pasa el tiempo¡¡

Dentro de nada hará 3 años que nos diagnosticaron celiaquía a mi enano y a mí. 3 años de una "nueva vida" que aunque a veces tiene cuestas empinadas, vamos llevando cada vez mejor.

En estos casi 3 años he publicado con ésta, 188 entradas. En ellas os he hablado de nuestros viajes sin gluten, os he contado experiencias gastronómicas en restaurantes y en alguna ocasión he hablado de cómo nos sentimos mi celiaquín y yo en este mundo. Porque sí, aunque cada vez la celiaquía es más conocida, muchas veces seguimos siendo, como dice una amiga también celiaca "los raros".

Pero si algo he hecho en estos 3 años son recetas. Muuuuchas recetas. Alguna que otra salada, así a modo de compensar. Pero sobre todo...¡¡¡ dulces¡¡¡¡ jajajaja.

Desde el momento del diagnostico tuve claro que mi hijo comería bizcochos, tartas y y dulces igual que su hermano no celiaco. Desde el primer momento tuve claro que pensaba demostrar que esto de la repostería sin gluten era posible. Y además, sería buena. Y sin pecar de soberbia, creo poder decir con orgullo que lo he conseguido.

No de un día para otro. Por supuesto. Más de un bizcocho salía al principio incomestible. O mezclas de harina que no cuadraban ni por el forro. Y el pan, ese que se me sigue resistiendo. Así objetivo 2017: mejorar los panes "Disfrutando sin gluten".

Dicho todo esto. Hacer un resumen de todos los postres que os he enseñado este año es complicado porque han sido más de 50, pero lo he intentado, destacando entre ellos, mis favoritos.


Gracias de corazón por acompañarme en esta aventura porque sin vosotros, los que estáis al otro lado, esto no tendría sentido.

Os deseo un final de año estupendo y sobre todo un 2017 lleno de salud y buenos momentos.
Nos vemos de nuevo el 9 de enero.
Con todo mi cariño
Helena

lunes, 26 de diciembre de 2016

Roscón de Reyes

Hola buenos días

¡¡FELIZ NAVIDAD a todo el mundo¡¡

¿Que tal han ido estos días? Nosotros la verdad es que muy tranquilos. Disfrutando de todos los abuelos en casa, lo que es un lujo y comiendo moderadamente. Aunque no sé porqué pero por mucho que lo intente, estos días siempre acabo llena llenísima. Supongo que es parte de la Navidad: comer como si no hubiese un mañana. En fin.

Hoy os voy a dejar una receta que os lo digo desde ya, tengo que mejorar. El que os enseño es mi primer roscón de reyes y aunque para ser el primero, no me salio nada mal, tengo que hacer más pruebas para conseguir mejorar sobre todo, dos cosas: un poco más de esponjosidad y que no parezca un platillo volante y salga más redondito. Jajaja.

La receta base la saqué de un curso al que me invitaron en la delegación de Thermomix de aquí de Pamplona y sobre ella, yo le hice pequeñas modificaciones. Aunque ya os digo que habrá más.

Todo el mundo dice que el roscón de reyes es una de las recetas más difíciles de conseguir ya que la masa es una mezcla entre un pan y un brioche y creo que tienen razón. Y más en estas recetas nuestras en las que la falta de gluten hace que la esponjosidad brille muchas veces por su ausencia.

Como vereis en las fotos, el roscon está sin decorar porque no pensaba subir esta receta al blog y como fue un poco improvisación, no tenía ni frutas escarchadas ni almendras para ponerle encima. Así que es un roscón "al natural".





Ingredientes
25 grs azúcar glas
ralladura de un limón
ralladura de una naranja
50 ml azúcar invertido *
50 ml leche
75 grs mantequilla (a temperatura ambiente)
una pizca de sal
una pizca de goma xantana
3 huevos L
25 ml agua de azahar
25 grs levadura fresca
un pelín de agua
50 grs harina de panadería (en este caso Beiker)
300 grs harina de repostería:
 - 50 grs harina trigo sarraceno
 - 250 grs harina Gallo
almendra laminada para decorar
un huevo batido para pincelar

* La receta del azúcar invertido la subiré en unos días al blog pero la podéis encontar en muchas páginas de internet.

Elaboración en Thermomix
Lo primero que vamos a hacer es disolver la levadura en un pelín de agua, revolvemos con una cucharilla y dejamos reposar.
Con un pelador de patatas rallamos la naranja y el limón (a ser posible sin la parte blanca, lo más finito posible).
1. Ponemos el azúcar y las ralladuras naranja y limón en el vaso y pulverizamos 15 seg/vel 10.
2. Con la espátula bajamos todo al fondo del vaso, añadimos el azúcar invertido, la leche, la mantequilla y la sal. Programamos 3 min/50ºC/vel 1.
3. Añadimos los huevos y la esencia de azahar y programamos 2 min/50ºC/vel 2.
4. Dejamos que la temperatura baje a 37 grados. Esto es muy importante porque la levadura a temperaturas superiores a 40-45º  se muere.
5. Añadimos la harina de panadería (Beiker), la mitad de la de repostería (150 grs) y la levadura disuelta en el agua. Programamos 10 seg/vel 6.
6. Añadimos el resto de la harina y programamos 4 minutos/velocidad espiga.
7. Dejamos que la masa repose al menos, durante 30 minutos (tiene que duplicar el volumen). Para que no le afecte el aire, yo dejo el vaso tapado y por encima le pongo un trapo de cocina.
8. Pasado el tiempo, programamos 1 minuto/velocidad espiga.
9. Forramos una bandeja de horno con papel vegetal (papel de horno), y volcamos la masa sobre él haciendo una bola y con las manos engrasadas en aceite. Con cuidado, haremos un agujero en el centro y en él pondremos un aro de emplatar (previamente untado en aceite) o bien un vaso de cristal (también engrasado). Con las manos daremos forma a la masa.
10. Pincelamos la masa con huevo batido y decoraremos al gusto (yo en este caso no le puse nada pero ya sabéis, frutas escarchadas, almendras laminadas... lo que os guste).
11. Ponemos la bandeja en el horno frío y lo ponemos a 50º. La masa de nuevo tiene que levar hasta duplicar volumen. Aquí no hay tiempo. Tenéis que ir viendo que leva hasta duplicar de nuevo el volumen.
12. En este punto, subimos la temperatura del horno a 180º y colocamos una bandeja con agua en la parte de abajo del horno (o bien en el tarro de cristal que hemos colocado en medio del roscon). Esto es muy importante para darle humedad. Hornearemos aproximadamente entre 18 y 25 minutos. De nuevo no os doy tiempo fijo porque cada horno al final tiene una potencia. Cuando veáis que vuestro roscón esta doradito, sacarlo. No lo dejéis demasiado o de lo contrario se quedará muy duro.
13. Sacar del horno y dejarlo sobre una rejilla. Pincelar en caliente con un poquito de azúcar invertido (con esto conseguimos que la masa no pierda humedad).
14. Una vez frío, cortar por la mitad y rellenar de lo que más os guste: nata montada, crema pastelera, etc.

NOTAS:
- Con estas cantidades os sale un roscón de tamaño medio. La receta original tenía dobladas las cantidades para poder hacer dos del tirón.
- El roscón lo podéis congelar tranquilamente una vez horneado. También se puede congelar la masa. Esto se haría tras el primer levado, justo al sacarlo de la termomix. Haríamos una bola con la masa y envuelta en film se congela. Para descongelarla, la dejaríamos en el frigorífico hasta que estuviese manejable.

Como os decía al principio, este es mi primer roscón y creo que aun se puede mejorar mucho, pero todos los catadores del mismo; hijos, marido, padres y abuelos, celiacos y glutonianos, dijeron que estaba bien rico. Así que yo tan contenta.

Para el año que viene, más y mejor.
Besazos grandes.
Helena

lunes, 19 de diciembre de 2016

Tronco de Navidad de Chocolate

Hola buenos días.

Seguimos con las propuestas navideñas y hoy le toca el turno a un riquísimo "tronco de navidad".

Tengo que reconocer que el precursor de hacer este postre ha sido mi hijo mayor ya que llevaba mucho tiempo pidiéndome que le hiciese "un brazo de gitano". Así que he aprovechado la coyuntura y con cuatro toques, le he dado un aire navideño a este postre tan típico nuestro.

El año pasado hice un tronco clásico. Aquí tenéis la receta. Pero este año lo he hecho de chocolate. 

Para el relleno en este caso utilicé un swiss merengue buttercream de nutella, aprovechando que había preparado mucho para una tarta. Pero lo podéis rellenar de lo que más os guste: nata montada, crema de turrón, praliné de avellanas, etc...

Os dejo con las fotos y abajo como siempre, la receta.

 


TRONCO DE NAVIDAD DE CHOCOLATE

Ingredientes para el bizcocho genovés de chocolate
4 huevos L
120 grs de azúcar glass
80 grs harina sin gluten (en este caso Gallo)
40 grs cacao en polvo sin azúcar (Valor)
Una pizca de goma xantana

Elaboración bizcocho genovés (hecho con Thermomix)
Pre-calentamos el horno a 180º
Colocamos la mariposa en le vaso de la THX, vertemos el azúcar y los huevos y programamos 6 minutos, 37º, velocidad 4.
Pasado este tiempo, volvemos a programar otros 6 minutos, velocidad 4 pero esta vez, sin temperatura.
Añadimos la harina y el cacao con una pizca de sal previamente tamizadas y programamos 1 minuto velocidad 2.
En la bandeja previamente forrada con papel de horno, vertemos la mezcla. La extendemos de manera homogénea y horneamos 10 minutos.
Enrollamos la masa en un trapo húmedo y dejamos que se enfríe.

Una vez frío, lo rellenamos con la crema elegida. Como os decía al principio, yo le puse swiss merengue buttercream de nutella. Aquí tenéis la receta. Pero lo podéis rellenar de lo que más os guste o apetezca.

Una vez puesto el relleno, con mucho cuidado, lo volvemos a enrollar y ya está listo para decorar. En este caso, simplemente le puse un poco de azúcar glass y unas estrellas hechas con fondant.

Espero que os haya gustado mi propuesta.
Un besote y hasta el próximo día
Helena

jueves, 15 de diciembre de 2016

Viajes "Disfrutando sin Gluten"

Hola buenos días.

A punto de finalizar este 2016, hoy he querido hacer un resumen de los grandes viajes que hemos hecho hasta ahora.

Como familia viajera que somos (y más que me gustaría) cuando la celiaquía decidió acompañarnos en nuestra vida, nunca me la planteé como un problema. 

No nos vamos a engañar y decir que salir de casa siempre es fácil. Si no lo es en nuestra propia ciudad que conocemos al dedillo; en nuestro país que nos entendemos hablando y del cual puedo decir que somos afortunados de vivir porque a pesar de las dificultades y de lo que aún nos queda por avanzar, no estamos tan mal ni de lejos en comparación con otros países; salir al extranjero siempre conlleva sus historias.

Pero como yo digo siempre lo que hay que hacer es buscar información: leer y releer blogs de celiacos que hayan visitado previamente el destino; buscar cuales son las asociaciones de cada lugar para ver si nos pueden aportar datos sobre restaurantes; investigar restaurantes y productos donde podamos encontrar productos aptos para nosotros.

Yo reconozco que me encanta hacer esta labor. Muchas veces preparar el viaje es casi tan interesante como disfrutarlo luego.

Hay quien en alguna ocasión me ha dicho que llevo todo muy medido, muy controlado. Que soy muy cuadriculada y germánica. Y puede que tengan razón. Pero cuando una es celiaca y lleva de viaje a un niño que también lo es, sabe perfectamente que la improvisación en cuanto a comida hablamos, es imposible porque puede que en ese caso te quedes sin comer.

Desde que en febrero de 2014 nos diagnosticaron celiaquía, hemos visitado, además de un montón de lugares en España, Holanda, Nueva York en EEUU y la Toscana Italiana. El año que viene si todo va bien, Londres será nuestro próximo destino.

VIAJE A HOLANDA
Este fue nuestro primer viaje fuera de nuestras fronteras al poquito de tener nuestro diagnóstico celiaco, en abril de 2014. Y también el primero en el que íbamos a hacer "turismo de verdad" ya que aunque anteriormente habíamos estado en París con los niños, tan sólo había sido un día y el resto estuvimos en Disney.

Pablo tenía 7 años. Nicolás cumplió allí los 6.

Amsterdam nos enamoró. Tuvimos la suerte de tener un tiempo espectacular (fuimos en Semana Santa) y la ciudad me pareció abierta, agradable, cómoda para ir con niños. Genial en definitiva.

Además estuvimos en los campos de flores de Keukenhof, visitamos los pueblos pesqueros de Marken y Volendam y por supuesto, vimos los famosos molinos de Zaanse Schans. Todo impresionante.

Con respecto a la comida, alquilamos un apartamento e hicimos casi todas las comidas en él. En los supermercados Albert Heinj encontramos perfectamente marcados todos los productos que podíamos tomar. Y además visitamos algún restaurante y una crepería de pan cakes. 

Toda la información bien detallada la podéis encontrar en ESTE Y ESTE post.


VIAJE A NUEVA YORK (EEUU)
Un año después, en junio de 2015 decidimos cruzar el charco e ir a Nueva York, primer gran viaje con los chicos.

Mi marido y yo ya habímamos estado previamente así que diseñamos un viaje donde los peques tuvieran el protagonismo absoluto y disfrutasen de la GRAN MANANZA.

Y puedo decir sin lugar a dudas que les impactó y les encantó.

Quienes dicen que Nueva York no es ciudad apra ir con niños, yo lo desmiento completamente. Tiene mil atractivos que a ellos es flipan, desde subir a las grandes alturas como el Empire State o la nueva Freedom Tower a la impresionante juguetería de la FAO; desde dar un paseo en barca por el lago de Central Park a los museos como el Metropolitan y sobre todo el Museo de Historia Natural, donde recordaron todas las escenas de la película que tanto les gusta, "Noche en el museo".

Sin duda, Nueva York siempre será maravillosa, con y sin niños.

Y para comer, pues sin problema ninguno. En ESTEESTE y ESTE post tenéis toda la información necesaria.


VIAJE A VENECIA Y TOSCANA ITALIANA
Este verano de 2016 fue el elegido para ir a Italia. Y sin duda alguna, allí hemos encontrado el paraíso para nosotros los celiacos.

La Asociación Italiana de Celiaquía hace una labor impresionante y hasta en los pueblos más pequeños os vais a encontrar restaurantes que tienen la certificación de seguridad avalada por ellos. Además tienen una APP para el móvil maravillosa.

Alojados en la imponente Florencia, visitamos los pueblos más famosos de la Toscana: Siena, San Giminiano, Pisa y Luca. Y además nos escapamos un día a Venecia.

Arte, cultura y comida sin gluten simplemente espectacular. Los helados... ¡¡sublimes¡¡

Pinchando AQUÍAQUÍ y AQUÍ podreis leer los resúmenes de nuestro viaje.

Y así llegamos al final de este post. Espero que os haya resultado de ayuda y sin duda animaros a viajar siempre que podáis porque la celiaquía nunca debe ser un freno en nuestra vida. Nuestro próximo destino: ¡¡LONDRES¡¡

Un besote
Helena

lunes, 12 de diciembre de 2016

Turrón de chocolate y frutos secos

Hola buenos días.

A mí la Navidad no me gusta de manera especial. Sé que esto no es muy habitual porque generalmente a todo el mundo le encanta. Pero debo ser un espécimen un poco extraño y de unos años hacia aquí, esta época además de ponerme nostálgica, me produce un pelín de ¿agobio? En fin, no se cómo definirlo pero definitivamente, no es mi época preferida del año.

De todos modos desde que fui madre tengo claro que mis hijos no tienen porqué sufrir mis neuras y os puedo asegurar que desde finales de noviembre, mi salón tiene más luces que una discoteca. Y la casa en general está llena de adornos navideños. Alguno de dudoso gusto todo sea dicho, pero es donde mis hijos decidieron colocarlos con toda su ilusión. Así que ahí se quedarán hasta primeros del año próximo.

Lo que sí me gusta de esta época son los dulces que se comen y por supuesto, se hacen. Así que aquí estoy yo para mostraros el primero de la temporada: un sencillo turrón de dos chocolates y avellanas.

Yo lo he hecho con "Thermomix" pero se podría hacer de manera tradicional sin ningún problema y  además por su sencillez es un postre perfecto para poder hacerlo con los peques de la casa. 

TURRON DE DOS CHOCOLATES Y AVELLANAS

Ingredientes
1 tableta de chocolate blanco sin gluten
1 tableta de chocolate negro sin gluten
60 grs de manteca de cerdo
Avellanas al gusto

Elaboración
-Lo primero que haremos será triturar las avellanas en la Thermomix. A mí me gusta dejarlas grandecitas pero si las queréis pequeñas, todo es cuestión de darle más a la trituradora.

- Troceamos el chocolate blanco y lo echamos en el vaso de la Thermo, triturándolo 10 segundos a velocidad progresiva 5-10. Bajamos con la espátula los restos que hayan subido
- Añadimos 30 grs de la manteca de cacao y programamos 5 minutos, 50º velocidad 2. Pasado este tiempo, si vemos que aún la manteca y el chocolate no están bien disueltos, añadimos un minuto más.
- Añadimos la cantidad de avellanas que os apetezca, mezclamos manualmente con la espátula y volcamos la masa sobre nuestro molde, previamente engrasado (yo lo hago con un poquito de spray desmoldante).
- Metemos en el congelador para que se vaya enfriando.

- Ahora procederemos a hacer exactamente lo mismo con el chocolate negro. No hace falta lavar el vaso de la thermo previamente.

- Echamos la masa sobre la del chocolate blanco y en este caso, llevaremos al frigorífico al menos, 4 horas, para que endurezca bien.

- Desmoldar con cuidado.

NOTAS:
- Se podría hacer perfectamente de tres chocolates (blanco, con leche y negro) o con los dos que más os gusten.
-Yo le he puesto avellanas pero podéis añadir los frutos secos que prefiráis (nueces, almendras), incluso se podría hacer con Lacasitos de colores.
- Los moldes que yo tengo los he comprado en la tienda on-line "María Lunarillos" donde vais a encontrar una variedad espectacular.
- Si teneis problemas con la lactosa, buscad chocolates que no la tengan. En Mercadona los podeis encotrar sin problemas.

Espero que os haya gustado mi primera propuesta navideña. Como veis es facilísima de hacer y os aseguro que todo un éxito en casa.
Un besote
Helena

jueves, 8 de diciembre de 2016

Restaurante "El Patio de las Comedias"

Hola buenos días.

Hoy os voy a hablar del mi último descubrimiento gastronómico en Pamplona. El restaurante "El Patio de las Comedias", donde estuve cenando hace pocos días con las mamás de clase de mi hijo pequeño.

Ubicado en la calle Comedias, en pleno casco antiguo de Pamplona, es un bar de los de "toda la vida" al que tras una reforma importante, han cambiado por completo.

La parte de abajo es un bar de pintxos y copas (donde dicen que los mojitos son increíbles, pero no los he probado) y el la parte de arriba hay un pequeño salón-restaurante donde caben aproximadamente unas 35 personas.

Con una decoración minimalista pero muy cuidada (hay un precioso jardín vertical en una de las paredes) y techos muy altos, cuenta con un menú que cuesta 23€ (viernes noche, fines de semana y festivos, porque entre semana hay un menú del día más barato) y donde prácticamente todos los platos son aptos para nosotros (si os fijais en la carta, todos los que llevan +C son los que podemos comer).

La comida es una fusión entre la tradición y la modernidad. Con una presentación muy cuidada y realmente rica. Yo tomé la quinoa y arroz basmati con aliño de masala y dedos de calabacín y de segundo el pulpo a la plancha con aceite de pimentón de la Vera. Todo delicioso.
En la foto a la izquierda el arroz con quinoa que tomé yo. En el medio tartar de atún rojo sobre capa de remolacha y a la derecha timbal de verduras con mozzarela y hongos. Los tres aptos para celiacos.
En la foto, mi plato de pulpo a la brasa con patatas y pimentón de la vera.

A la hora de los postres, había unos cuantos donde elegir. Cuando la camarerá nombró el coulant de chocolate a mí se me quedo cara de "yo quierooooo" y entonces dice: es sin gluten para todo el mundo. ¡¡Felicidad absoluta¡¡ Obviamente es lo que pedí. Espectacular.
En definitiva, una buena elección para comer en la parte vieja de Pamplona, con seguridad y con relación calidad/precio estupendos. Por supuesto, tuve mi pan y mi cerveza sin gluten.

Os dejo los datos.
Restaurante "El Patio de las Comedias"
c/Comedias 12
31001 Pamplona
Tfno: 948 21 33 46
Mail: reservas@patiodecomedias.es

Un besote,
Helena

lunes, 5 de diciembre de 2016

Bizcocho "After Eight"

Hola buenos días.

¿Os acordáis de los bombones "After Eigt? depende de la edad que tengáis os llevarán hasta vuestra más tierna infancia, como me pasa a mí.

Pues la tarta que hoy os enseño sabe exactamente a eso: a bombones de chocolate y menta. Y tal vez por aquellos recuerdos que me devuelve de mi infancia, sea una de las combinaciones de sabores que más me gusta.

La base, el bizcocho de chocolate es una de mis recetas básicas. Está rico, muy jugoso y es además el que siempre hago cuando tengo que hacer tartas decoradas con fondant porque aguanta bien el peso del mismo y no se seca.

El swiss merengue buttercream es mi crema preferida sin duda alguna: cremoso, suave y adaptable a todos los sabores que os podáis imaginar.

Así que vamos con la tarta que aunque lleva un poquito de trabajo estoy segura de que os va a gustar tanto como a mí y puede ser una buenísima opción para los montones de fiestas que nos llegan ahora en diciembre.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y MENTA

Ingredientes para el bizcocho
4 huevos M
135 grs azúcar
90 ml de aceite de girasol
150 ml leche sin lactosa
Una tableta de chocolate de postres sin gluten
150 grs de harina sin gluten (en este caso Mix Dolci Schar)
12 grs de levadura sin gluten
una pizca de sal
una pizca de goma xantanta

Elaboración del bizcocho
Pre calentamos el horno a 170º
Tamizamos la harina junto a la levadura, la sal y la goma xantana. Rerservar
En una cazuela, calentamos la leche y cuando comience a hervir echamos el chocolate a trozos. Pasados un par de minutos y con unas varillas, removemos el chocolate hasta que se disuelva por completo en la leche. Reservar.
En nuestra amasadora, ponemos los huevos con el azúcar y batimos a velocidad alta con las varillas durante al menos 5 minutos, hasta que veamos que blanquean y han duplicado el volumen.
En ese momento añadir el aceite y batir un poco más.
Manualmente, echaremos esa mezcla al chocolate con la leche e iremos revolviendo con unas varillas procurando que no pierda el aire hasta que todos los ingredientes estén integrados.
Ahora toca incorporar la harina. Lo haremos poco a poco, mezclando la masa de arriba a abajo con una espátula de goma.

Vertemos la masa sobre el molde elegido (en este caso uno redondo de 10 cms de alto por 15 de diámetro) y previamente engrasado con spray desmoldante y hornearemos entre 45 y 50 minutos.

Una vez horneado, dejamos 10 minutos en el molde y pasado ese tiempo, volcamos sobre una rejilla hasta que el bizcocho se enfríe por completo.

Para hacer este tipo de bizcochos cortados y rellenos, es importante que la miga se asiente por lo que yo os recomiendo hacer el bizcocho el día anterior a comerlo. Una vez frío, lo envolvéis en film transparente y lo dejáis así hasta el día siguiente. Incluso se podría congelar perfectamente.

Merengue suizo de Menta (Swiss Merengue Buttercream)
100 grs de claras de huevo pasteurizadas
200 grs azúcar 
300 grs mantequilla
colorante verde sin gluten
*esencia de menta

En una cazuela grande ponemos agua a hervir y sobre ella en otra cazuela, ponemos el azúcar junto con las claras de huevo y vamos batiendo sin parar. El agua no debe tocar la cazuela de arriba en ningún momento. El merengue estará listo cuando al meter el dedo (con cuidado de no quemarse) notéis que el azúcar ha desaparecido por completo fundiéndose con las claras.

Dejaremos reposar un poco a que se enfríe y verteremos la mezcla en nuestra amasadora. Con las varillas, batimos enérgicamente a velocidad alta hasta que se forme el merengue y haga picos altos y duros

En ese momento bajamos la velocidad de la amasadora a media potencia e iremos añadiendo la mantequilla (a temperatura ambiente, pero no excesivamente blanda) y el colorante elegido. Notaremos que la crema va cambiando de textura. Hay veces que llega un punto que parece que se ha cortado pero no os preocupéis. Seguid batiendo y al final tendréis una crema suave y cremosa. 

*Para convertirla en una crema de menta, en este momento echad la esencia y batir un poco más. 

Esta crema como os decía al principio del post, además de estar espectacular es genial porque la podéis "saborizar" y colorear como más os guste: añadirle mermeladas, colorantes del color que más os gusten, nutella, caramelo, pastas tipo "Home Chef", etc...

Y ahora llega el momento de montar la tarta.

Cortaremos nuestro bizocho en tres partes. 
Sobre la primera colocamos una parte del merengue y metenemos en el frigo para que se enfríe y endurezca un poco.
A los 5-10 minutos ponemos otra capa de bizcocho y de nuevo otra de merengue. Y al frigo.
Ponemos la última capa de los bizcochos y ahora vamos poniendo con una espátula el resto de la crema cubriendo la tarta entera.
Dejamos reposar un cuarto de hora y ponemos otra capa entera de merengue (esto es opcional, con una capa sería suficiente).
Para acabar de ponerlo bonito, colocamos unas galletas tipo oreo sobre unos montoncitos de crema (para que se asienten) y espolvoreamos galletas trituradas.

Como veis no es complicado pero sí requiere sus tiempos para que el merengue quede perfecto.
A la hora de comerlo, a mí me gusta que esté fresquito pero no excesivamente duro, por lo que yo suelo sacar las tartas del frigorífico entre media y tres cuartos de hora antes de comerla y así el merengue estará perfecto (si es verano, con 10 minutos es suficiente).

Aquí tenéis el corte de la tarta. En este caso la llevé a una comida con el equipo de fútbol de mi hijo pequeño, así que la foto no es muy maravillosa que digamos. Pero al menos veis como queda.

Espero que os animeis a hacerla porque de verdad, está muy, muy rica.
Un beso enorme y ¡¡buen puente a todos los que lo tengáis¡¡
Helena

jueves, 1 de diciembre de 2016

Harinas sin gluten (parte II)

Hola buenos días.

La semana pasada en este post, comencé a hablaros de algunas de las harinas que podemos utilizar en nuestro mundo sin gluten. Hoy toca la segunda parte, así que vamos con ello.

HARINAS SIN GLUTEN PROVENIENTES DE LEGUMINOSAS

HARINA DE GARBANZO
Una de las harinas sin gluten más conocida, tienen un alto valor nutricional y proteico y se puede hacer triturando garbanzo seco directamente en una máquina tipo Thermomix.

Personalmente para la repostería apenas la utilizo. Sí en cambio para hacer algún tipo de pan y sobre todo para rebozados, especialmente los de pescado.

HARINA DE ALTRAMUZ
Con un alto contenido proteico y fuerte sabor, es ideal para masas de pan.
En repostería también la utilizo, pero siempre no más de un 15% del total de la cantidad de harinas, aportando mucho cuerpo a nuestros bizcochos.


HARINAS PROVENIENTES DE FRUTOS SECOS

HARINA DE ALMENDRAS
Una de las más conocidas, las almendras tienen un alto nivel de potasio y de sodio. Ayudan a controlar el colesterol, la presión arterial y estabilizan los niveles de azúcar del cuerpo.

Por su alto contenido en grasas, es una harina ideal para nuestros postres porque le aporta una jugosidad espectacular a los bizcochos, pudiendose utilizar en un porcentaje total de la harina.

HARINA DE CASTAÑAS
Con un alto contenido calórico, las castañas son ricas en carbohidratos y bajo contenido en grasas. Al igual que pasa con las almendras, si no la encontráis en modo harina, podéis triturarlas en una máquina tipo Thermomix para hacer la harina (es mejor asarlas antes).

HARINA DE COCO
- RecetaCheesecake de Coco
Aunque proviene de una fruta y no de un fruto seco y no es propiamente una harina, la incluyo en este apartado porque me encanta. Tiene un alto contenido en fibra, baja en carbohidratos y es muy proteica.

A mí me encanta utilizarla en repostería porque además es absolutamente versátil tanto para bizcochos, cremas, tartas de queso, etc..


Finalmente quiero hablaros de la HARINA DE AVENA. Sé que esta genera mucha controversia porque aunque genéricamente es sin gluten, contienen avenina que es una proteína que a muchos celiacos no les sienta bien. Por ello, yo no la consumiría sin autorización de vuestro médico de digestivo.

Yo tomo la avena en copos para el desayuno y ahora la tengo en harina para quiero preparar alguna receta con ella. Pero sin embargo a mi hijo no le doy porque su pediatra de digestivo me ha dicho que prefiere esperar a que sea un poco mayor para introducírsela poco a poco.

Es todo por hoy. Igual que os comenté en el primer post sobre las harinas, a mí siempre me encanta variar y mezclarlas con mixes comerciales porque así siempre consigo sabores, texturas y esponjosidades diferentes.

Espero que os haya gustado y os sirva de ayuda.
Un besote
Helena