jueves, 13 de octubre de 2016

Comer en Venecia y Lucca sin gluten

Hola buenos días.

Con este post acabo de contaros donde comimos este pasado verano en nuestras vacaciones por tierras italianas. 

Si me habéis ido leyendo, ya sabréis que en general en Italia no hemos tenido problemas para comer sin gluten. En la página de la Asociación Italiana de Celiaquía encontrareis muchísima información y como ya os comenté, os recomiendo también descargaros su APP en el móvil.

En los pasados post os conté donde comimos en Florencia. Hoy le toca a Venecia y a los pueblos de la Toscana que visitamos. Si queréis más información a nivel "turístico", visitad mi otro blog "Oh, pero esto se come? y ahí os cuento muchas más cosas. 

Al lío.

VENECIA
Tengo que contaros que me encantó esta ciudad. No olía mal (tanta fama que tiene de esto) y me pareció encantadora, maágica, decadente y preciosa a partes iguales. Como punto negativo eso sí, el exceso de turismo. 

A la hora de comer había varias opciones, pero por la ruta que queríamos seguir, nosotros nos decidimos por el restaurante "Al Giardinetto da Severino"

Ubicado en una callejuela escondida (de esas tan bonitas de Venecia) tiene un patio interior que es realmente precioso. Avalados por la AIC, cuenta con carta propia sin gluten donde podréis encontrar desde la famosa pasta italiana hasta carnes y pescados. 


Mi celiaquín y yo nos decantamos por una ensalada de verduras y pulpo para compartir y luego un rissoto de verduras y pasta a la boloñesa. 

Los "no celiacos" de la familia optaron por carne veneciana con una salsa que nosotros no podíamos tomar pero que dijeron, estaba muy rica.

Dos ensaladas, 4 platos principales, agua y cerveza nos costaron 100€. No era un lugar barato pero hablamos de Venecia, donde todo es caro. Debo decir que todo estaba muy rico y el lugar tenía mucho encanto.

LUCCA
Uno de los días de nuestro viaje visitamos Pisa y Lucca. En la primera tan sólo estuvimos por la mañana y fuimos a comer a Lucca. Pequeño pueblo amurallado y con un encanto espectacular.

Nosotros llegamos con un restaurante apuntado, pero cual fue nuestra sorpresa que al llegar, ¡¡estaba cerrado por vacaciones¡¡ un 17 de julio... en fin. Lo peor es que habiamos contactado con ellos para asegurarnos que tenían menú sin gluten y no nos habían dicho nada de que iban a cerrar.

Así que con un poco de agobio, nos fuimos a la oficina de turismo y la verdad, encantadores nos indicaron dos restaurantes donde poder comer tranquilamente sin gluten y con seguridad.

Elegimos uno que se llamaba "Gli Orti di Vía Elisa" y nada más llegar y comentar que éramos celiacos, nos enviaron a una camarera que hablaba español perfectamente. Nos indicó todo aquello que podíamos comer (estaba señalizado en la carta) y además nos dio todo tipo de explicaciones sobre los platos típicos italianos que íbamos a comer.

Mis hijos (aburridos ellos) comieron una vez más pasta (los dos sin gluten) y yo me tomé unas verduras a la parrilla y "faraona" con patatas asadas, una versión italiana de carne de gallina, que estaba por cierto, buenísma.

No tomamos postre porque la verdad, estábamos llenos. Y además como casi siempre hicimos en nuestro viaje, preferíamos tomar los maravillosos helados de GROM, de los que ya os hablé en post anteriores.

SIENA Y SAN GIMINIANO
Probablemente dos de los pueblos más famosos de la Toscana Italiana, en ambos había restaurantes para comer sin gluten. 

En este caso no os puedo recomendar ninguno porque como ese día ibamos con el coche alquilado y no sabíamos donde comer, optamos por hacernos comida en el apartamento y llevamos el tupper. Así que acabamos comiendo en una plaza en San Giminano, tan a gusto. 

De todos modos, según todo lo que fui leyendo para preparar el viaje y la experiencia de otros bloggers os puedo recomendar:

Grotta del Gallo Nero en Sienna
Le Vecchie Mura en San Giminiano

Es todo por hoy. 

Creo que a lo largo de los 4 post que he escrito sobre la comida en Italia he repetido lo mismo: ha sido una verdadera gozada poder comer sin gluten. En general están muy preparados y con un alto conocimiento sobre nuestra enfermedad. Y al menos, en los lugares donde nosotros comimos, el precio de las comidas fue muy similar a lo que pagamos aquí en España.

Espero haberos ayudad un poco en caso de que queráis ir Italia. Nosotros desde luego, repetiremos seguro.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.