lunes, 31 de octubre de 2016

Dedos de bruja

Hola buenos días.

Ultimo día de Octubre y no se en vuestras casas, pero al menos en la mía, esta tarde-noche se ha convertido en una de las más divertidas del año. Efectivamente, hablo de la celebración de Halloween.

Sé que mucha gente sigue sin ser partidaria de celebrar estas fiestas que vienen de tradiciones anglosajonas o americanas. Pero la verdad, a mí me gusta "celebrar" en general y si encima tienes niños y esa celebración eso conlleva dulces y disfraces... 

Así que hoy por la tarde los chicos se disfrazaran, pedirán algún que otro caramelo e iremos con todos sus amigos al club deportivo donde somos socios y donde allí se celebra una super fiesta con túnel del terror, teatro, actividades lúdicas y una cena-baile donde cenaremos "sangre de vampiro", "ojos de araña" y demás curiosidades gastronómicas.

Si os digo la verdad, para mí y para mi celiaquín llevo cena alternativa porque no me fío un pelo de lo que nos pongan, pero la cosa es pasárselo bien y listo.

Dicho lo cual, os dejo mi pequeña aportación a los duces "hallowineros" con unas riquísimas galletas de mantequilla a las que con 3 detalles, convertimos en unos divertidos "dedos de bruja".



DEDOS DE BRUJA

Ingredientes (para unas 25 unidades)
125 grs mantequilla
120 grs azúcar glas
1 huevo M
1 cuharadita de esencia de vainilla sin gluten
300 grs harina sin gluten
 - 100 grs harina Mix Brot Schar
-   50 grs harina trigo sarraceno
- 150 grs harina Mix Dolci Schar
Una pizca de canela
Una piza de sal
Una pizca de goma xantanta
Almendras
Colorante Rojo sin gluten (en mi caso Sugarflair)

Elaboración
Tamizar las harinas junto a la canela, la sal y la goma xantana.
Batir la mantequilla (es fundamental que esté a temperatura ambiente) junto con el azúcar glas (lo podéis hacer con vuestra Thermomix) a media potencia durante 3 minutos. Añadir el huevo y seguir batiendo.
Incorporar la esencia de vainilla.
Bajar la potencia de la amasadora al mínimo e ir incorporando la mezcla de las harinas a cucharadas, despacito, dejando que se vaya integrando bien.

Con la masa lista, haremos una bola y la dejaremos reposar en el frigorífico durante una hora con el fin de que endurezca y su manejo posterior sea mejor.

Una vez la masa fría, vamos haciendo bolitas (las mías eran de entre 15 y 20 grs cada una), las estiramos como un churrete y las colocamos en la bandeja sobre papel de horno. Ponemos una almendra en cada una de ellas a modo de uña y con una esteca o un cuchillo les hacemos las hendiduras de los dedos y les damos un poquito de forma. 

Una vez todas listas, pintaremos con colorante alimenticio sin gluten las "uñas" y algún detalle más, con el fin de darles más realismo.

Volvemos a meter la bandeja con nuestros "dedos" una media hora más en el frigo para que al hornearse no pierdan la forma.

Finalmente horneamos (con el horno precalentado) a 180º unos 14-15 mintuos.

Dejamos enfriar en una rejilla y... ¡¡¡listas para devorar¡¡¡


Como veis una sencilla propuesta que os va a encantar a todos.
Un besote
Helena
¡¡FELIZ HALLOWEEN¡¡

jueves, 27 de octubre de 2016

Hamburguesería Bambaluna Pamplona

Hola buenos días.

Hoy os quiero hablar de la hamburguesería "BAMBALUNA"  en Pamplona.

Ubicada en el centro de la ciudad, justo al lado de uno de los hoteles más famosos de la ciudad, tiene una decoración sobria pero elegante.

En la carta los platos sin gluten están perfectamente marcados y sin duda os puedo asegurar que de todas las hamburguesas que he probado hasta el momento, el pan de estas es de lo mejor: crujiente, sin sabor la levaduras. Pan casi casi "glutanero".

La carne es también buenísima y según mi marido, la hamburguesa de atún (yo además de celiaca son alérgica al atún e intolerante al ajo.. toma ya¡¡) es impresionante.

La última vez que estuvimos, allá por Sanfermines, me tome una ensalada césar (avisas de que eres celiaco y te lo ponen con cuscurros aptos para nosotros) y una hamburguesa "Bacon Cheeseburguer". Estas por supuesto, con patatas aptas. Y como no, cervecita sin gluten.


Disculpad por la calidad de las fotos pero las hizo mi hijo pequeño que decidió copiar a su madre haciendo fotos a toda la comida... jajaja.

Lo dicho, si queréis tomar una hamburguesa de calidad y sin problemas de contaminación, "Bambaluna" es vuestro lugar en Pamplona.

BAMBALUNA PAMPLONA
C/ Navas de Tolosa, 19
31002 Pamplona
Tfno reservas: 948346356

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 24 de octubre de 2016

Cheesecake de Zanahoria y Chocolate

Hola buenos días.

Pues sí. Lo he vuelto a hacer. Una nueva tarta de queso. Esta vez combinada con zanahorias. Y aunque os parezca una rara combinación, os aseguro que está espectacular.

La verdad es que las tartas de queso aceptan mil y una combinaciones posibles y siempre me gusta experimentar con ellas porque además es un postre sencillo de hacer y que gusta a prácticamente todo el mundo.

Y da igual el ingrediente "secreto" que le pongas: puede ser una verdura, la calabaza por ejemplo, como en este caso, o el siempre maravilloso chocolate, como esta tarta. Pero le pongas lo que le pongas el resultado es genial.


TARTA DE QUESO MASCARPONE Y ZANAHORIA

Ingredientes
120 grs de cereales sin gluten
50 grs mantequilla
15 grs cacao Valor

150 grs de puré de zanahoria
140 grs de azúcar moreno
2 huevos
250 grs de queso mascarpone
40 grs de harina de almendras
una pizca de sal
canela al gusto

Chocolate fondant
Cacao en polvo

Elaboración de la tarta
- Base de la tarta.
Para ello trituramos los cereales hasta dejarlos como "polvo". Les añadimos la mantequilla derretida y el cacao en polvo.
Ponemos esta mezcla en la base del molde elegido (forrado con papel de horno) y lo horneamos unos 10 minutos a 150º. Reservamos.

- Tarta de zanahoria.
Para hacer el puré de zanahoria, yo lo que hice fue limpiarlas, cortarlas a trozos y meterlas unos 10 minutos en el microondas hasta que estuvieron blanditas. Luego las trituramos y hacemos el puré. También se pueden hornear. Como prefiráis.

Mezclamos el azúcar junto a los huevos y cuando estén bien integrados, verter el puré de zanahorias.
Seguimos batiendo e incorporamos el queso mascarpone junto con la sal y la canela al gusto.
Finalizamos añadiendo la harina a modo "lluvia".

Ponemos la mezcla sobre la base previamente realizada y horneamos a 170º aproximadamente unos 40 minutos*. En el momento de meterla en el horno, echad un baso de agua en la bandeja. Esto le aportará humedad al horno y la tarta saldrá mucho más jugosa.

Dejamos atemperar y decoramos:
Derretimos un poco de chocolate fondant y con ayuda de una manga pastelera hacemos como carriles. Sobre ellos y con ayuda de un colador pequeño, vertemos cacao en polvo.
En este punto, metemos la tarta en el frigorífico al menos 3 horas (mejor si es de un día para otro).

NOTAS:
* El tiempo de horneado siempre os digo que es variable porque los hornos son un mundo. así que lo mismo en el vuestro son 4 minutos más o menos.
* El queso que yo he utilizado es mascarpone, pero se puede hacer con cualquiera que os guste. Además si sois intolerantes a la lactosa, cambiadlo por uno sin ella. Lo mismo con la mantequilla.
* A la hora de comer la tarta, lo ideal es sacarla media hora antes.

Espero que os haya gustado mucho. En casa fue un éxito seguro.
Un besote grande y hasta el próximo día.
Helena

jueves, 20 de octubre de 2016

Baserriberri by Iñaki Andradas

Hola buenos días.

Hoy quiero contaros nuestro último descubrimiento culinario de Pamplona: el restaurante "Baserriberri".

En realidad, hace tiempo os hable de él porque es un bar-restaurante de Pamplona de toda la vida que antes se llamaba Baserri y donde había una buena variedad de pinchos sin gluten. Pero cosas de la vida, de pronto lo cerraron y cambiaron de dueños.
Durante unos meses y mientras estaban de renovación, no tuvimos apenas opciones para poder comer, pero para nuestra gran y maravillosa sorpresa, se han puesto las pilas y ahora además de unos pinchos espectaculares, existe un menú degustación por 21€ (26€ el fin de semana) que vamos, al menos para mí, podría tener unas cuantas estrellas "Michelín". 

A cargo del joven chef pamplones Iñaki Andradas, el menú consta de 7 pasos. Tú eliges 3 platos: un primero, un segundo y un postre. El resto, son platos "sorpresa". 
Cuando hice la reserva comenté que era celiaca y al llegar como siempre, se lo recordé. De todo el menú podemos comer prácticamente todos los platos. Y el resto nos hacen pequeñas adaptaciones que además, te van contando para nuestra tranquilidad.

Os cuento qué es lo que comimos porque fue sencillamente espectacular.

1. Plato sorpresa: Cosmopolitan en "tubo de ensayo".
2. Plato sorpresa: hojas de otoño con crema de verduras y toque de chili. En este caso la hoja más otoñal era con gluten, así que a mí me hicieron una de arroz que estaba buenísima.

3. Primer plato a elegir. Nuestras opciones fueron:
- Ceviche de corvina con leche de tigre, palomitas y algas nori. Toque oriental para un plato que al principio no me emocionó pero conforme iba comiendo, más me gustaba.
- Armonía de verduras con hongos y kéfir. Eran rollitos de calabacín rellenos de hongos y una espuma espectacular. Sobre ellos, "hoja" de patata morada. Realmente impresionante.

4. Plato sorpresa: ensalada de pollo en tarrito de cristal

5. Segundo plato a elegir: Nuestras opciones.
- Txipirones en salsa negra con espuma de patata y placton, moho de ajo negro y tomate. De lo mejor que he comido en mucho, mucho tiempo.
- Merluza en caldo vegetal de cebolla ahumada, pil pil de coliflor y lentejas indúes. Un toque exótico y moderno para un plato típico de Navarra. Espectacular.

6. Postre a elegir. Nuestras opciones
- Texturas de menta y cítricos. Helado de mango con "hielo" mentolado y frutas deshidratadas.
- Creme brulé con toque de lima y piña en ósmosis. Otro postre típico de toda la vida modernizado, dulce en su justa medida y riquísimo.

7. Postre sorpresa. Financiers de almendras y bombón casero de crema de chocolate. En este caso los financiers no eran aptos para nosotros así que a mí me sacaron otro platito con 4 bombones para mí sola.
  
Y es todo. Como veis, un menú espectacular que demuestra que los celiacos podemos comer prácticamente igual que los que los que no lo son. Que a la hora de cocinar es cuestión de poner voluntad y ganas. Que la ausencia de harinas con gluten no hace que los platos sean "peores" y que la cocina moderna y autor no está reñida con la celiaquía.

Desde aquí, gracias a Iñaki y a todo el equipo del Baserriberri por la atención que tuvieron y la espectacularidad de su cocina.

c/ San Nicolás, 32
Pamplona-Navarra
Tfno: 948 222 021
Mail: gestion@baserriberri.com

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 17 de octubre de 2016

Bundt Cake de Toffe, manzana, nueces y caramelo salado

Hola buenos días.

Hace ya más de dos años y medio que la "amiga celiaquía" nos acompaña en casa. 

Desde entonces, una parte importante de mi vida ha sido buscar cómo adaptar las recetas "glutonianas" a nuestro mundo y demostrar que la repostería sin gluten es igual de rica que la otra, aunque haya quien se empeñe en decir lo contrario.

Dicho esto, hoy os voy a enseñar uno de los mejores bundt cakes que he hecho hasta ahora sin duda alguna. 

Andaba yo trasteando por internet buscando una receta que me gustase para haber un postre para la comida familiar del pasado 12 de octubre y fue ver esta y encantarme. Tenía yo ganas de hacer un bizcocho con caramelo y esta, que lleva tanto salsa de toffe como caramelo salado, es espectacular.

Por cierto que éste último, el caramelo salado, ha sido todo un descubrimiento en nuestra casa y os aseguro que nos lo estuvimos comiendo a cucharadas.

La receta es un poco laboriosa, más por hacer las salsas y caramelizar las nueces que por la dificultad en sí. Yo os recomiendo que todo esto lo hagáis con antelación y así el último día tan sólo hay que preparar el bundt cake. Vamos allá.
 


BUNDT CAKE DE TOFFE, MANZANA, NUECES Y CARAMELO SALADO

Ingredientes para la salsa toffe 
160 grs de azúcar
60 grs mantequilla
115 ml de nata

Elaboración salsa toffe
Hervir la nata y reservar.
Poner el azúcar en una cazuela a fuego medio-alto e ir revolviendo con una cuchara de madera para evitar que el azúcar se cristalice.
Dejar que poco a poco se vaya convirtiendo en caramelo: el azúcar desaparece y toma un color marrón clarito.
Retirar del fuego y con mucho cuidado, verter la mantequilla y la nata (ebulliciona muchísimo y suele saltar un poco, así que vigilad los posibles quemazos).
Volver a llevar al fuego bajo un par de minutos hasta que todos los ingredientes estén integrados. No tiene que ir a ebullición en ningún momento. Reservar.
*Si lo hacemos con antelación, guardar en frigorífico.

Ingredientes para el caramelo salado
150 grs de azúcar
50 grs mantequilla
200 ml de nata
15 grs de sal (mejor si es sal gorda)

Elaboración del caramelo salado
La elaboración es igual que en el caso anterior, sólo que a la vez que echamos la mantequilla y la nata, añadiremos la sal.

Nueces caramelizadas
125 grs de agua
200 grs de azúcar
150 grs de azúcar
aceite

Elaboración nueces caramelizadas
Ponemos el agua en una cazuela junto con el azúcar y vamos removiendo.
Cuando empiece a hervir, añadimos las nueces y cocemos a fuego lento durante aproximadamente 10 minutos. Una vez listas, las colamos muy bien.
Ponemos aceite (poquito) en una sarten y freímos bien las nueces. Las volvemos a colar y reservamos.

Teniendo todo esto hecho con antelación, vamos a por el bundt cake.

Ingredientes para el Bundt Cake
225 grs de mantequilla
380 grs de harina
 - 20 grs harina de quinoa
 - 20 grs de harina de trigo sarraceno
 - 340 grs de harina Mix Dolci Schar
4 huevos
Una manzana rallada o hecha puré
10 grs levadura sin gluten
5 grs bicarbonato
una pizca de sal
una pizca de goma xantana
200 grs de azúcar moreno
250 ml de buttermilk 
  -250 ml de leche con una cucharada de vinagre o limón. dejar reposar al menos un cuarto de hora, hasta que la leche tenga aspecto de cortada
250 ml de salsa de toffe
nueces caramelizadas
caramelo salado (al gusto)

Elaboración del Bundt Cake
Preparamos el buttermilk. Reservamos
Precalentamos el horno a 175º y ponemos spray desmoldante en nuestro molde.
Tamizamos las harinas junto con la levadura, el bicarbonato, la goma xantana y la sal. Reservamos
Batimos la mantequilla junto con el azúcar durante aproximadamente 5 minutos a velocidad media.
Añadir la salsa de toffe y el puré de manzana y seguir batiendo.
Incorporar los huevos de uno en uno, dejando tiempo de que cada uno se vaya incorporando despacio a la masa.
Echar la harina y el buttermilk de esta manera: harina-buttermilk-harina-buttermilk- harina. Es fundamental acabar siempre con ella. Batir despacio pero no demasiado.
Verter en el molde elegido y hornear entre 50-55 minutos (o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio).
Una vez horneado, dejar reposar en el molde 10 minutos y posteriormente desmoldarlo en una rejilla hasta que se enfríe por completo.
Decorar con las nueces caramelizadas y sobre ellas, echar toda la salsa de caramelo salado que queráis.


NOTAS:
- Es fundamental que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente.
- Es una tarta que se puede adaptar perfectamente SIN LACTOSA: buscad mantequillas, leche y nata sin ellas. Afortunadamente en el mercado cada vez hay mas marcas aptas.
- La receta original no tenía manzana. Yo se la he añadido en forma de puré porque como nuestras masas sin gluten son algo más secas, la humedad de la manzana le aporta mucha jugosidad pero en este caso, apenas sabor. Si no la queréis añadir, poned un huevo más.
- Si no os apetece hacer las dos salsas de caramelo, con hacer la de toffe sería suficiente (pero os recomiendo la salada porque de verdad, está buenísima).

Es todo por hoy. Estoy segura que os va a encantar porque es un bizcocho super esponjoso, con una mezcla de sabor a caramelo pero que curiosamente, no resulta excesivamente dulce.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

jueves, 13 de octubre de 2016

Comer en Venecia y Lucca sin gluten

Hola buenos días.

Con este post acabo de contaros donde comimos este pasado verano en nuestras vacaciones por tierras italianas. 

Si me habéis ido leyendo, ya sabréis que en general en Italia no hemos tenido problemas para comer sin gluten. En la página de la Asociación Italiana de Celiaquía encontrareis muchísima información y como ya os comenté, os recomiendo también descargaros su APP en el móvil.

En los pasados post os conté donde comimos en Florencia. Hoy le toca a Venecia y a los pueblos de la Toscana que visitamos. Si queréis más información a nivel "turístico", visitad mi otro blog "Oh, pero esto se come? y ahí os cuento muchas más cosas. 

Al lío.

VENECIA
Tengo que contaros que me encantó esta ciudad. No olía mal (tanta fama que tiene de esto) y me pareció encantadora, maágica, decadente y preciosa a partes iguales. Como punto negativo eso sí, el exceso de turismo. 

A la hora de comer había varias opciones, pero por la ruta que queríamos seguir, nosotros nos decidimos por el restaurante "Al Giardinetto da Severino"

Ubicado en una callejuela escondida (de esas tan bonitas de Venecia) tiene un patio interior que es realmente precioso. Avalados por la AIC, cuenta con carta propia sin gluten donde podréis encontrar desde la famosa pasta italiana hasta carnes y pescados. 


Mi celiaquín y yo nos decantamos por una ensalada de verduras y pulpo para compartir y luego un rissoto de verduras y pasta a la boloñesa. 

Los "no celiacos" de la familia optaron por carne veneciana con una salsa que nosotros no podíamos tomar pero que dijeron, estaba muy rica.

Dos ensaladas, 4 platos principales, agua y cerveza nos costaron 100€. No era un lugar barato pero hablamos de Venecia, donde todo es caro. Debo decir que todo estaba muy rico y el lugar tenía mucho encanto.

LUCCA
Uno de los días de nuestro viaje visitamos Pisa y Lucca. En la primera tan sólo estuvimos por la mañana y fuimos a comer a Lucca. Pequeño pueblo amurallado y con un encanto espectacular.

Nosotros llegamos con un restaurante apuntado, pero cual fue nuestra sorpresa que al llegar, ¡¡estaba cerrado por vacaciones¡¡ un 17 de julio... en fin. Lo peor es que habiamos contactado con ellos para asegurarnos que tenían menú sin gluten y no nos habían dicho nada de que iban a cerrar.

Así que con un poco de agobio, nos fuimos a la oficina de turismo y la verdad, encantadores nos indicaron dos restaurantes donde poder comer tranquilamente sin gluten y con seguridad.

Elegimos uno que se llamaba "Gli Orti di Vía Elisa" y nada más llegar y comentar que éramos celiacos, nos enviaron a una camarera que hablaba español perfectamente. Nos indicó todo aquello que podíamos comer (estaba señalizado en la carta) y además nos dio todo tipo de explicaciones sobre los platos típicos italianos que íbamos a comer.

Mis hijos (aburridos ellos) comieron una vez más pasta (los dos sin gluten) y yo me tomé unas verduras a la parrilla y "faraona" con patatas asadas, una versión italiana de carne de gallina, que estaba por cierto, buenísma.

No tomamos postre porque la verdad, estábamos llenos. Y además como casi siempre hicimos en nuestro viaje, preferíamos tomar los maravillosos helados de GROM, de los que ya os hablé en post anteriores.

SIENA Y SAN GIMINIANO
Probablemente dos de los pueblos más famosos de la Toscana Italiana, en ambos había restaurantes para comer sin gluten. 

En este caso no os puedo recomendar ninguno porque como ese día ibamos con el coche alquilado y no sabíamos donde comer, optamos por hacernos comida en el apartamento y llevamos el tupper. Así que acabamos comiendo en una plaza en San Giminano, tan a gusto. 

De todos modos, según todo lo que fui leyendo para preparar el viaje y la experiencia de otros bloggers os puedo recomendar:
Grotta del Gallo Nero en Siena
Le Vecchie Mura en San Giminiano

Es todo por hoy. 

Creo que a lo largo de los 4 post que he escrito sobre la comida en Italia he repetido lo mismo: ha sido una verdadera gozada poder comer sin gluten. En general están muy preparados y con un alto conocimiento sobre nuestra enfermedad. Y al menos, en los lugares donde nosotros comimos, el precio de las comidas fue muy similar a lo que pagamos aquí en España.

Espero haberos ayudad un poco en caso de que queráis ir Italia. Nosotros desde luego, repetiremos seguro.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 10 de octubre de 2016

Cheesecake de Calabaza

Hola buenos días.

Estamos ya en pleno otoño, aunque las temperaturas se empeñen en demostrarnos lo contrario. Y aunque no se a mi estación favorita del año, tengo que reconocer que el campo está precioso y además con él, llega una de mis verduras preferidas: la calabaza.

Con bajo aporte de calorías y alto contenido en agua y fibra y vitaminas, su sabor dulzón la convierte en apta tanto para platos salados como cremas, como para platos dulces como la tarta de queso que hoy os enseño.

Tengo la suerte de que mi suegro tiene un pequeño huerto cerquita de Pamplona, así que en esta época del año las calabazas están siempre presentes en mi cocina. 100% orgánicas y sanas. De hecho, la que utilicé para hacer esta tarta pesaba nada más y nada menos que ¡¡4,770 kgs¡¡

Y sin más os dejo con la receta que para mi gusto, es espectacular.



TARTA DE QUESO Y CALABAZA

Ingredientes
120 grs de galletas tipo "María" sin gluten
50 grs de mantequilla
250 grs de queso tipo "Philadelfia"
150 grs de azúcar blanquilla
2 huevos
120 grs de puré de calabaza
50 grs de harina de Teff (caja Qué Box septiembre)**
una pizca de sal
esencia de vainilla
canela y jengibre (al gusto)
chocolate fondant (para decorar)

Elaboración
- Lo primero que vamos a hacer es el puré de calabaza. Una vez pesada la calabaza sin la piel y las pepitas, lo podemos hacer de dos maneras:
a) horneado en el horno a 180º durante aproximadamente 30 minutos
b) horneado en microondas, durante aproximadamente 10 minutos.
Cualquiera de las dos son válidas. Lo único que tenéis que hacer una vez asada la calabaza es triturarla a modo puré y reservarla.

- Trituramos las galletas hasta que se nos queden como "polvito" y le añadimos la mantequilla derretida. Colocamos la mezcla en la base del molde (previamente forrado con papel de horno). En este caso yo lo hice en uno de 20 cms de diámetro.
- En este caso de nuevo podemos hacer dos cosas:
a) Lo metemos en el congelador unos 15 minutos.
b) Horneamos 12 minutos a 120º (yo en este caso lo hice así).

- Batimos el azúcar junto al queso hasta que estén bien integrados. Añadimos los huevos de uno en uno despacito, dejando que se integren bien y seguimos con el puré de calabaza.
- Seguimos batiendo y cuando tengamos una mezcla homogénea incorporamos la esencia de vainilla, la canela, el jengibre y la sal. Batimos un poquito más y añadimos la harina a modo "lluvia" y lo mezclamos con una espátula de goma de manera envolvente.

- Vertemos la mezcla sobre la masa previamente horneada (o congelada) y horneamos 45 minutos a 170º  o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.

- Dejamos que la masa se enfríe un rato a temperatura ambiente. Fundimos el chocolate y lo echamos por encima como queramos. En este momento, metemos la tarta en el frigorífico el menos 3 horas. Mejor, si es toda la noche.

Si os habéis fijado en los ingredientes, marcado con los asteriscos viene la harina de Teff.

No es la primera vez que la utilizo y esta venía en la QUE BOX de Septiembre. La mayoría ya la conocéis, pero para los que no, es una genial caja de productos sin gluten y sin lactosa que te envían a casa (sin gastos de envío) y cuyo valor real es mucho mayor al que pagamos por ella. Además os podéis, suscribir, probar y si no os convence, daros de baja sin mayor problema.

Y como lectores de este blog este mes os podéis suscribir por tan sólo 9,90€ utilizando este código:
código de descuento: QBBLG
Yo os lo recomiendo al 100% porque de verdad, los productos merecen la pena.

Y es todo por hoy. Un besote y hasta el próximo día.
Helena

jueves, 6 de octubre de 2016

Restaurante Quinoa, Florencia

Hola buenos días.

La semana pasada en este POST, os hablé de los restaurantes que visitamos en Florencia en nuestras pasadas vacaciones y donde no tuvimos problema alguno para comer sin gluten. 

Pero para hoy me dejé uno porque se merece un post para él solo. Se trata del Ristorante Quinoa, sin duda, la RECOMENDACIÓN culinaria de Florencia si hablamos de comida sin gluten.

Ubicado justo detras de la catedral del Duomo (tuvimos que preguntar porque está un pelín escondido), Quinoa es un preciosísimo restaurante donde todo, absolutamente todo es sin gluten.

Y no sólo sin gluten sino que la mayor parte de sus comida es orgánica, producida en sus propias huertas; la carne es espectacular... vamos que todo lo que os cuente es poco.

Los postres estaban deliciosos y además como les comenté que tenía un blog dedicado al tema de la celiaquía, tuvieron el detallazo de invitarnos a ellos.

Y para rematar la faena, la variedad de cervezas sin gluten es espectacular. Así que sin duda alguna, si visitáis Florencia, este restaurante tiene que ser un imprescindible en vuestra lista de lugares para comer.





Mis hijos se decantaron por las pizzas (qué raro) y mi marido y yo pedimos hamburguesas... ¡¡y que hamburguesas¡¡ Pedimos la especialidad de la casa y una "thai" que nos las trajeron con unas patatas de boniato espectaculares. Además una ensalada tropical para compartir.

De postre, que como os comenté antes, nos invitaron, pedimos tiramisú y tarta de queso ricotta. Una auténtica delicia.

Comentaros que pagamos 80€ (4 platos, una ensalada, dos cervezas y agua). 

En resumen, lugar precioso, platos preparados con mucho gusto y encanto y comida libre de gluten al 100% y con una calidad espectacular. 

Un besote grande y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 3 de octubre de 2016

Bizcocho de pera y canela

Hola buenos días.

EL bizcocho de yogur que siempre han hecho nuestras madres abuelas es un filón. 

Y esto lo digo porque cambiando las harinas, echando diferentes frutas, cacao... las posibilidades del mismo son infinitas.

Así que hoy os enseño una receta "facilona" con una de las frutas estrella de la temporada: la pera. Cuando ponemos fruta fresca en los bizcochos conseguimos que su jugosidad aumente mucho, lo cual es fantástico teniendo en cuenta que nuestras harinas sin gluten tienden a secar las masas de los bizcochos.

Propiedades Nutricionales de la Pera:
- Fruta de fácil digestión que aporta energía rápida.
- Contiene un 80% de agua por lo que apenas tiene grasas, calorías. Evita el estreñimiento y ayuda a reducir el colesterol.
-Contiene potasio, calcio, vitamina C y quercetina, que tiene propiedades antioxidantes que previenen el envejecimiento y favorecen el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

Así que con todo ello, vamos allá con la receta.

BIZCOCHO DE PERA Y CANELA

Ingredientes
3 huevos
3 medidas (vaso de yogur) de harina sin gluten
- 2 medidas harina sin gluten Gallo
- 1 medida harina trigo sarraceno
2 medidas azúcar moreno
1 medida aceite girasol
1 yogur natural sin lactosa
1 sobre levadura sin gluten (15 grs)
1/4 cuharadita goma xantana
una pizca de sal
canela al gusto
Una cucharada de semillas de amapola
2 peras conferencia maduras

Elaboración
- Pelar las peras y trocearlas en pequeños dados. Enharinar un poquito con el fin de que al ponerlas en la mezcla, se integren bien en la masa. Reservar.
- Tamizar las harinas junto con la levadura, la goma xantana, la canela, las semillas de amapola y sal. Reservar.
- En la amasadora, batir enérgicamente los huevos con el azúcar moreno hasta que dupliquen su volumen. En este punto verter el aceite y seguir batiendo. Añadir el yogur,
- Cuando todos los ingredientes estén bien mezclados, bajar al mínimo la velocidad de la amasadora e ir vertiendo la harina a cucharadas despacito, dejando que se integre bien.
- Finalizar echando los trocitos de pera por toda la masa y mezclarlos bien con una espátula de goma.

- Veter sobre el molde elegido, bien engrasado previamente y hornear (acordarnos de tener el horno pre calentado) a 170º aproximadamente 50 minutos 
    *Ojo: aquí siempre os digo lo mismo porque cada horno es un mundo, así que a partir delos 40 minutos de horneado id pinchando vuestro bizcocho y en el momento que veáis que sale limpio el palillo, estará listo.

- Dejar unos 5 minutos en el molde y desmoldar sobre una rejilla hasta que se enfríe por completo.

NOTAS:
Las semillas de amapola y la goma xantana son totalmente prescindibles, así que si no tenéis, no hay problema porque no va a cambiar la textura ni el sabor del bizcocho.

Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy. 
Un besote grande
Helena