jueves, 7 de abril de 2016

Cantabria Sin Gluten (I)

Hola buenos días.

Como os decía en el post del lunes, esta Semana Santa nos hemos hecho una escapada familiar por tierras cántabras. 

Santander está a casi tres horas en coche desde Pamplona y aunque yo conocía la capital, hemos hecho un montón de excursiones por los alrededores con los niños y sin duda, nos ha encantado la zona: ese contraste entre el verde de los campos, unas playas impresionantes y de fondo los nevados Picos de Europa. ¿Se puede pedir más?

Como siempre que vamos a viajar y desde que sabemos que la celiaquía es nuestra inestimable compañera de viaje, investigue un poquito donde podíamos comer sin problemas. La verdad es que gracias a la red y bloggeros fantásticos (no voy a mencionar a nadie en concreto porque son muchos, muchos) hoy da gusto salir de viaje.

El alojamiento lo tuvimos claro, el Hotel Bahía Santander.
Situado justo al lado de los Jardines de Pereda y la catedral, la habitación familiar que elegimos es sin duda, una de las mejores en las que hasta ahora, hemos estado con los niños: en realidad son dos amplias habitaciones unidas por un pequeño pasillo donde está el baño y los armarios. Una de las habitaciones tiene dos literas y la otra la cama de matrimonio. Y todo ello con unas vistas a la bahía de Santander realmente impresionantes.

En el desayuno además de la fruta, quesos, jamón y demás productos libres de gluten por naturaleza, había una mesa con todo productos sin gluten: galletas, magdalenas, bollitos, sobres individuales de Neskuik.

El hotel cuenta con un restaurante cuyo menú cuesta 20€. Pero por la noche a nosotros tomar un menú nos resultaba excesivo así que preguntamos en la cafetería y mientras los miembros "glutonianos" de la familia se tomaban un par de sándwiches, a mí me adaptaron una ensalada cesar y a mi celiaquito le prepararon una tortilla francesa. Ambos platos nos los trajeron con nuestro pan sin gluten y a mí, cerveza.

Como veis, la elección del hotel no pudo ser mejor.

Uno de los días de nuestro viaje estuvimos en el "Parque Natural de Cabárceno".

Había oído hablar muy bien de él pero debo reconocer que superó mis expectativas y las de mis hijos ni os cuento. A medio camino entre un zoo (pero con los animales en estado de semi-libertad) y un parque natural, su paisaje con sus rocas karsticas me dejaron absolutamente maravillada.

Son 20 kms de carreteras y tu te vas bajando donde te apetece para ver los animales. Algunos desde muy muy cerca como las avestruces, que decidieron "hablar" con mis hijos para alucine de ellos.
Ese día y por varias y diversas recomendaciones bloggeras, comimos en el Bar Raquel, un bar de carretera en el pueblo de Pénagos, justo al lado de una de las entradas del parque (se puede salir tranquilamente a comer y volver a entrar en él).

Probablemente si no nos lo hubiesen recomendado, nunca hubiésemos comido en él porque es el típico bar de carretera lleno de camioneros y gente de paso. Pero sin duda fue una fantástica elección: la hija de la dueña es celiaca y controla del tema. Así que mis hijos tuvieron un menú infantil por 7€ cada uno (macarrones con tomate y croquetas caseras, 100% sin gluten) y los adultos un menú por 10%. Yo comí guisantes con jamón y lomo adobado con patatas fritas. De postre, una cuajada.

Como os digo, un lugar en el que comer comida casera y con la seguridad de que no te vas a contaminar.

Es todo por hoy. Me queda mucho por contaros de nuestro viaje a Cantabria pero eso será otro día.
Un besote grande
Helena

3 comentarios:

  1. Ohh!!.. Me encanta hacer recorridos, de los cuales también dejo reflejados en mi blog con mis recomendaciones sin gluten. Este me lo apunto!!!!

    ResponderEliminar
  2. me encanto cabarcenos!! seguiré pendiente de vuestra escapa de semana santa
    besotes

    ResponderEliminar
  3. La próxima vez que vayáis por esa zona visitar Hostería Sol.
    Merece la pena, casi todo sin gluten.
    A veces nos desviamos a posta para poder disfrutar de comida que pocas veces podemos probar fuera de casa.

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.