lunes, 9 de noviembre de 2015

Bizocho de castañas y chocolate

Hola buenos días.

¿Que hay más otoñal que las castañas? a mí me encantan aunque debo reconocer que no puedo abusar de ellas porque me sientan bastante pesadas. 

Pero ¿no os encanta ese olor inconfundible cuando paseas por cualquier ciudad en otoño y "hueles" a ese castañero o castañera situado en una esquina? irremediablemente te apetece un buen cucurucho de castañas asadas que aunque te queman las manos al cogerlas, no puedes dejar de comerlas.

En este caso las castañas llegaron a mi casa de manos de mi hermana, que días antes había salido a dar un paseo para estirar las piernas en la última fase del embarazo (¡¡¡siiii, estoy a punto de ser tía por primera vez¡¡¡¡¡¡¡) y como saben que nos encantan, mi cuñado y ella se dedicaron a recoger una buena bolsa.

Esa misma tarde las asé en el horno. Muchas las devoraron mis hijos y las que sobraron, las trituré en la thermomix e hice una especie de harina con ellas ya que tenía claro que quería aprovecharlas para hacer alguna receta de repostería con ellas.

Tras investigar un poco y cogiendo ideas de aquí y de allí salio esta especie de brownie que estaba realmente rico. Le he llamado brownie porque la textura es más parecida a él que a un bizcocho jugoso. Y si no os emocionan las castañas, no os preocupéis: apenas le aportan sabor.




BROWNIE DE CHOCOLATE Y CASTAÑAS

Ingredientes
150 grs de castañas trituradas o harina de castañas
50 ml de leche (en mi caso, semi desnatada sin lactosa)
150 grs de chocolate para fundir sin gluten
2 huevos
una pizca de sal
80 grs de azúcar blanquilla
60 ml de aceite de girasol
80 grs de harina sin gluten (en mi caso, Gallo)

* Para la cobertura
80 grs de chocolate negro para fundir
50 ml de agua

Elaboración
Calentamos un poco la leche y la batimos junto con la harina de castañas hasta conseguir una mezcla que parezca un puré. Reservar.

Pre calentamos el horno a 170º
Fundimos el chocolate, o bien al baño maría o en el microondas. Si lo hacemos así, hay que tener cuidado de que no se queme. Para ello, hacerlo a pequeños intervalos de 30 en 30 segundos. Reservar.
Separamos las yemas de las claras del huevo y montamos las claras al punto de nieve con un poquito de sal. Reservamos.
Batimos las yemas con el azúcar bastante rato, hasta que blanqueen.
Añadimos el aceite, la crema de castañas y la harina y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea. 
Incorporamos el chocolate previamente fundido y seguimos batiendo.
Vertemos las claras reservadas y con una espátula, vamos incorporándolas a la masa con cuidado de que no se bajen.

Echamos la masa al molde elegido y previamente engrasado y horneamos entre 30-35 minutos (o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio).

Sacamos del horno, dejamos reposar un poco y desmoldamos.

Para la cobertura, fundimos el chocolate junto con el agua y cuando esté listo, vertemos sobre el bizcocho (esto es opcional).

Como os decía al principio, la textura se parece más al brownie (de hecho si os habéis fijado, no lleva nada de levadura) y está realmente rico.
Espero que os guste mucho.
Un besote
Helena

1 comentario:

  1. Te comprendo perfectamente, a mi me encannnntannn, pero cada año me sientan más fuertes, está visto que no se pueden cumplir años ni para esto :) Las de las calles me chiflan, no lo puedo resistir, y luego el estomago se queja perooo... Tengo muchas ganas de hacer un bizcocho de castaña, así que me quedo con tu receta. Besos

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.