lunes, 26 de octubre de 2015

Turismo y gastronomía "sin gluten" en Aralar (Navarra)

Hola buenos días.

Desde que tengo el blog, mi familia "gluten free" ha hecho un montón de viajes. Alguno ha sido bien lejos, como el que hicimos este verano a Nueva York (os lo conté aquí); otros más cerquita como nuestra Semana Santa del año 2014 en Amsterdam (aquí) y el que hoy os traigo, a tan sólo 35 kms de mi Pamplona.

Hace un par de semanas, coincidiendo con el fin de semana del Puente del Pilar, decidimos hacer una excursión a la Sierra de Aralar. A esta se puede acceder desde la comarca de la Sakana, en su vertiente sur, o desde Lekumberri en la zona norte, tendiendo en ambos casos como cima el Santuario de San Miguel de Aralar

Como dice en su descripción, la sierra es un macizo de roca caliza (hace millones de años fondo de un poco profundo mar), ubicado en una zona tremendamente lluviosa. Dada la porosidad de este tipo de roca, las filtraciones de agua han hecho que bajo superficie, haya una inmensa cantidad de cuevas, siendo la más conocida la Cueva de Mendukilo, que es la que decidimos visitar porque sabíamos que a los niños les iba a encantar. Y desde luego, no nos defraudó en absoluto. 


Cuidada al máximo para evitar su sobreexposición al factor humano, sólo permiten la entrada de 300 personas al día. Haces una ruta por las diversas "salas" alucinando con las estalactitas y estalacmitas y además te van contando la historia de las cuevas, haciéndolo muy divertido para los niños ya que cuentan la historia de un "supuesto dragón" que las habitó hace miles de años (y que ahora está solidificado en forma de roca). Además se pueden ver pequeños murciélagos y restos de fósiles de moluscos (ya os digo que hace miles de años, esta zona era mar). 

Una vez sales, puedes hacer varias rutas andando y disfrutar con la naturaleza, los dólmenes y en nuestro caso al ser otoño, la búsqueda de setas (que aunque había muchísimas, no cogimos por miedo a no saber si eran o no aptas para el consumo humano).


Y entre una cosa y otra, llegó la hora de comer. El día anterior habíamos llamado al Albergue de Astiz, a unos 5kms de las cuevas, donde nos habían dicho que siendo celíacos podíamos comer sin problemas ya que estaban acostumbrados a tener gente con todo tipo de intolerancias entre sus clientes.

Deciros que controlan perfectamente el tema. Nos pusieron pan. A mi hijo le hicieron sus macarrones sin gluten (cosa que agradecí enormemente porque sabemos que en casi todos los restaurantes los niños piden pasta y mi hijo se tiene que quedar sin ella -si no se la llevo yo- ) y luego para todos los niños sacaron lomo a la plancha con patatas aptas para todos. De postre, un helado.

Y a los adultos: ensalada de esparragos; endivias con salsa de piquillos, alubias rojas (servidas como los macarrones de los niños, en una gran sopera para que pudiésemos repetir todas las veces que quisiésemos); merluza en salsa (en mi caso a la plancha) y lo único que no pude comer son unas alitas rebozadas, pero sinceramente, estaba ya más que llena. De postre, mousse casera de limón. Vamos, que casi salimos rodando de allí. ¿El precio?: 53€ por familia (dos niños y dos adultos).

Sin duda, una maravilla saber que en un diminuto pueblo de la sierra de Aralar de Navarra, uno puede comer "sin gluten" comida casera y buenísma.

Os animo a que vengáis a Navarra, porque es una tierra de enormes contrastes pero preciosa toda ella. Ah¡¡ y si vais a visitar las cuevas, es recomendable llamar con antelación para reservar día y hora y además, sea la temporada del año que sea, llevaros abrigo porque la temperatura media es de 5º y con un 100% de humedad.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

2 comentarios:

  1. Me encanta Navarra así que tu propuesta anotadita de principio a fín.
    Bssss

    ResponderEliminar
  2. Qué pasada, me encantaría conocerla debe ser una chulada ver tanto verde, aquí en Alicante, estamos sequitos por donde mires, je, je, un beso y feliz finde

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.