jueves, 25 de septiembre de 2014

Ensalada de pasta sin gluten

Hola buenos días.

Hoy os traigo una receta rica, nutritiva y sobre todo que se puede comer en frío, lo cual es una estupenda opción para cuando nos vamos de excursión y no tienes la seguridad de que donde vas a ir, encuentres un restaurante donde poder comer con tranquilidad, o simplemente donde poder comer. Además como dicen mis hijos: "es plato único" ya que en él vamos a encontrar la pasta, la carne y la verdura. ¿Hay comida más completa?

Recuerdo cuando nos dijeron a Nicolás y a mí que éramos celíacos, de las primeras cosas que pensé es en la pasta: ¡¡¡con lo que a todos en casa nos gusta la pasta¡¡¡ Pero debo reconocer que nos hemos adaptado a la pasta sin gluten rápidamente y a estas alturas ya no echo de menos la "glutoniana". En casa ya no entra otra.

He ido probando de varias marcas y la que más nos ha gustado hasta ahora es la de "Gallo", pero en el mercado actualmente hay, afortunadamente, bastante variedad de pastas sin gluten donde poder elegir. Y al menos aquí en Pamplona, puedes encontrarlas en casi cualquier supermercado. Lo de los precios de las mismas, ya es tema aparte. En fin, no me enrollo más y vamos con la receta.




ENSALADA DE PASTA, ESPINACAS Y POLLO

Ingredientes
Pasta sin gluten
Espinacas
Pechugas de pollo (o pavo)
Tiras de bacon sin gluten
Nueces
Cebolla
Sal
Aceite de oliva

Elaboración

- Partir las nueces y reservar en un bol.

- Cocer la pasta en agua hirviendo con sal los minutos que indique el fabricante de la misma (en casa la pasta nos gusta blandita, asi que yo siempre la suelo dejar un poquito más de lo que marca). Una vez cocida pasarla por agua muy fría y reservar.

- Freír las pechugas de pollo a la plancha. Una vez fritas, cortarlas en tiras y reservar.

- Si las espinacas son congeladas, ponerlas en un bol con agua y descongelarlas unos minutos en el microondas. Escurrirlas bien y reservar.

- Partir la cebolla a trocitos pequeños y rehogar con aceite hasta que se dore un poquito (se le podría poner también un toque de ajo, pero como yo no puedo comer, es un ingrediente que no tengo en casa). Añadir el bacon y las nueces y cuando esté bien pochado todo, verter las espinacas y freír un par de minutos.

- En la cazuela donde tengamos la pasta, verter el sofrito anteriormente hecho, las tiras de pechuga de pollo y mezclar bien.

PD1: Si no se va a comer al momento, yo recomiendo echar un poquito más de aceite de oliva en el momento de mezclar la ensalada. esto hace que la pasta no se apelmace y quede como recién hecha.
PD2: como veis en los ingredientes no he puesto cantidades porque dependen mucho del gusto de cada uno, así que lo dejo a vuestro criterio.

Espero que os haya gustado mi propuesta de hoy. Os la recomiendo como he dicho al principio para llevarla en excursiones porque aun fría, esta deliciosa.
Un besote y hasta el jueves.
Helena

lunes, 22 de septiembre de 2014

Restaurantes sin gluten en "Port Aventura", Cambrils y Salou (Tarragona)

Hola buenos días.

Siempre he veraneado en la provincia de Tarragona. Con mis padres iba de camping a Roda de Bará y cuando mi hermana y yo nos hicimos mayores y queríamos salir, nos "mudamos" a Cambrils.

Casualidades de la vida (o no tanto porque mucha gente de Pamplona pasa en esa zona sus veranos), mi marido también ha veraneaba allí, así que a día de hoy tenemos un apartamento en Villafortuny (playa entre Cambrils y Salou) donde pasamos casi un mes y mis hijos dicen que "vivirían allí todo el año".

Al tener apartamento las comidas no han sido problema. Mercadona sigue siendo nuestro principal "surtidor" alimentario y para cosas más concretas, localizamos la tienda "Intolerantis", ubicada en el pueblo de Cambrils. La gestiona una chica encantadora, María, es como ella misma se define, es "multi-intolerante", al igual que su niña, así que en su tienda podréis encontrar todo aquello que necesitéis, tanto productos sin gluten como para cualquier otro tipo de intolerancia alimentaria. Además de la tienda física, es también On-Line.

Como os digo, generalmente hemos comido y cenado en casa. Pero un par de día salimos a cenar y estas son nuestras recomendaciones: 

Ubicado en pleno centro de Cambrils, es socio de "Celiacos de Cataluña".
Tienen una espectacular carta en la que detallan cada uno de los platos, con los ingredientes que llevan y por qué o cómo se pueden sustituir.
Yo me comí un mero a la plancha con verduritas que estaba impresionante. Ah¡¡ y también disponen de cerveza sin gluten, que no es que sea yo muy "cervercera", pero en pleno julio y con calorcito, una sienta de lujo.

PIZZERIA GORETTI
Ubicada en el Paseo Jaume I de Salou, me comí la mejor pizza sin gluten que he probado hasta ahora. 
Restaurante italiano, disponen de una completísima carta para celiacos. El trato fue excelente y se notaba que controlaban del tema. 
No tienen página web pero este enlace os lleva directamente a la dirección y al teléfono (conviene reservar, sobre todo en verano).

En ambos casos os puedo contar que además, la parte no celíaca de la familia y amigos cenaron estupendamente. Siento no tener fotos pero en verano, una de mis máximas es: el móvil se queda en casa.

Finalmente os quiero hablar también de "Port Aventura". Para mí, el mejor parque que yo he visitado hasta ahora (y llevo unos cuantos). He ido todos los años desde que lo inauguraron, con la excepción de los veranos que mis hijos eran bebes. Y me encanta. 
Este año antes de ir llamé para preguntarles por el tema de la celiaquía y me dijeron que sin problemas, que prácticamete en todos sus restaurantes tenían disponibles menús sin gluten. Y así fue. 

Comimos en uno de los que está en la zona de la polinesia y al llegar salió el cheff  para preguntarnos qué queríamos. Avisándonos al mismo tiempo de que tardarían un poco más en hacérnoslo que el resto de comida con gluten.
Debo decir que la comida es... pues eso, la de un parque temático. Vamos que no es que sea maravillosa y nutricionalmente increíble, pero está igual de "rica o de mala" según se mire que cualquiera de los platos glutonianos que se comieron mi marido y mi otro hijo.
Nosotros tomamos unos escalopines y una lasagna que ya os digo, sin ser la bomba, estaban muy decentes.

Para los que nunca hayáis ido, al entrar al parque os dan un plano con todas las atracciones y restaurantes, y ahí están marcados los que tienen menú sin gluten (que ya os digo, son casi todos).
Contaros además que nosotros, como cualquier otro año, llevábamos una mochila con galletas, zumos, fruta, meriendas. Nunca nos han dicho nada por entrar comida, la verdad.

Pues es mi resumen gastronómico de hoy. Espero que si vais de vacaciones por la zona de Salou y Cambrils os pueda servir de ayuda.
Un besote, Helena

jueves, 18 de septiembre de 2014

Brownie de café y harina de quinoa

Hola buenos días.

Seguro que a estas alturas de la película, ya habéis oído hablar de la QUINOA.
Pseudocereal SIN GLUTEN procedente sobre todo de la zona de los Andes, su consumo en nuestra alimentación es altamente beneficioso para el cuerpo. Contiene hidratos de carbono, proteínas, ácidos omega 3 y 6, fibra, potasio, magnesio, calcio, fosforo y vitaminas E y D entre otras. Vamos, que es una maravilla.

Yo sabía de su existencia antes de diagnosticarnos la celiaquía porque mi hermana es vegetariana y lo consumía desde hace mucho tiempo. La cuestión es que en mi casa se ha convertido en un "imprescindible", un básico diría yo. Sobre todo porque lo mismo puedes utilizar la quinoa como acompañamiento de unas alubias blancas (en vez de cus cus), que para un buen desayuno a modo de copos, que como en este caso, haciendo harina y horneando un espectacular brownie.

Sé que venden harina de quinoa (o quinua) pero en Pamplona no encontré, así que con la ayuda de la maravillosa thermomix, en 30 segundos tenía una estupenda harina con la que hornear este brownie. La receta original la he sacado de un libro que tiene mi hermana de recetas vegetarianas, pero yo le he hecho mis variaciones y adaptaciones. Espero que os guste.





BROWNIE DE CAFÉ Y HARINA DE QUINOA


Ingredientes
150 grs chocolate para fundir sin gluten (Mecadona)
125 grs mantequilla
5 grs (una cucharadita) de café soluble
2 huevos
75 grs de harina de quinoa
75 grs de azúcar moreno
Azúcar glas para decorar

Elaboración
1.Precalentar el horno a 190º
Cubrir una bandeja con papel para hornear o con spray antiaderente

2. Romper el chocolate a cuadros y fundirlo despacio en una cazuela al baño maría.
Una vez fundido, añadir despacito la mantequilla junto al café y dejar que se integren y mezclen los tres ingredientes. Dejar enfriar un poquito.

3. Verter los huevos en la mezcla anterior de uno en uno, batiendo bien para que se integren completamente. Añadir el azúcar y la harina y batir manualmente hasta tener una mezcla homogénea.

4. Echar dicha mezcla sobre la fuente de horno y hornear ente 12-18 minutos. El brownie tiene que estar firme por fuera pero blandito por dentro.

5. Dejar enfriar en la bandeja unos 10 minutos para que se asiente y desmoldar. Espolvorear con azúcar glas al gusto por encima.

Como veis es una receta facilísima, que no necesita batidoras ni amasadoras porque se hace todo de forma manual. Con estas cantidades sale un brownie pequeñito, así que si queréis uno más hermosos, dobláis las cantidades y lo horneáis entre 15-20 minutos.

Espero que os haya gustado. Nos vemos el lunes.
Helena

PD: cuando compreis quinoa, aseguraros que es sin gluten. Originariamente lo es, pero como muchas veces se envasa en fábricas donde hay otros cereales, pueden contener trazas (lo cual lamentablemete hará que el precio entre una quinoa y otra sea el doble....)

lunes, 15 de septiembre de 2014

Panna Cotta de Frutos del bosque sin gluten

Hola buenos días.

Desde que era pequeña, siempre recuerdo ir a recoger moras al campo con mis padres a final del verano. Ibamos por las orillas del Ebro que baña mi pueblo con mis primas y nos lo pasábamos en grande. Alguna vez tuvimos que correr porque de pronto nos sorprendía una avispa con un buen picotazo. Y siempre nos asegurábamos una buena dosis de arañazos. Pero divertido, era un rato.

Y todo esto os lo cuento porque fue de lo que me acordé cuando hace unos días, uno de mis tíos paternos me trajo un montón de moras que él mismo había recogido.

Tuvimos que repartirlas entre mi hermana, mi madre y yo y cuando llegué a casa decidí hacer mermelada con ellas en la Thermomix. La cuestión que es no tenía demasiadas, así que opté por juntarlas con frambuesas que tenía congeladas, y el experimento fue todo un éxito: una mermelada de frutos del bosque espectacular, casera y por supuesto, sin nada de gluten (no os pongo la receta porque la tenéis en cualquiera de los libros de la "thermo").

Y hecha la mermelada, decidí usarla como ingrediente principal de la "Panna Cotta" que hice para celebrar el cumple de mi padre. La verdad es que este postre de origen italiano es sencillo de preparar y una delicia al comerlo. Y además tiene un montón de variantes (tengo otra receta preparada que a los más peques de la casa les va a encantar).




PANNA COTTA DE FRUTOS ROJOS

Ingredientes
200 ml de nata para montar
200 ml de leche
100 grs de azúcar (*)
4 hojas de gelatina
agua
mermelada de frutos rojos

(*) Yo le puse menos azúcar ya que la mermelada era muy dulce.

Elaboración
1. Hidratar las hojas de gelatina en el agua muy fría.
2. Poner en una cazuela la nata, la leche y el azúcar e ir removiendo despacito hasta que empiece a hervir. 3. En este momento retirar del fuego, añadir la mermelada de frutos del bosque y seguir removiendo hasta que esté bien disuelta.
4. Escurrir las hojas de gelatina y añadirlas a la mezcla anteriormente realizada. Remover hasta que se disuelvan por completo.
5. Poner en los moldes elegidos, dejar que se enfríe un poquito y meter en el frigorífico al menos, 3 horas (mejor de un día para otro).

Para decorar, poner un poquito de mermelada y moras y frambuesas sobre ella.

Os cuento que en las fotos sólo sale una de las panna cottas que hice porque al desmoldarlas, no se que les pasaron, se me rompieron todas las demás y fue la única que pude "salvar" para poder fotografiar.

Espero que os haya gustado la receta. 
Hasta el jueves.
Helena

jueves, 11 de septiembre de 2014

Restaurante Sidrería "Auzmendi"

Hola buenos días.

Hoy os traigo una recomendación culinaria si visitáis la ciudad de Pamplona. Se trata del "Restaurante Sidrería Auzmendi".

Aquí por el norte son muy típicas las sidrerías: restaurantes generalmente grandes, llenos de mesas corridas y con unas barricas en donde te puedes servir libremente toda la sidra que quieras mientras comes. Y generalmente, comes mucho.

Para que os hagáis una idea, un menú tipo suele constar de unos chorizos a la sidra, una gran tortilla de bacalao, bacalao a la plancha sobre base de verduritas y luego chuletón: bien de chuletón.
A mí personalmente no me emociona demasiado la carne roja, pero una vez al año, no hace daño y que mejor en este caso, que los Sanfermines, para disfrutar de él y reponer fuerzas.

Antes de ir por supuesto llamé por teléfono y me comentaron que todo lo que había en el menú era sin gluten, que tenían pan y que conocían bien el tema, así que comí con toda la tranquilidad del mundo.
Sin duda como os digo, una estupenda opcición para comer en Pamplona si os gusta la carne roja y la sidra. Os dejo con el enlace para poder ver todo mejor.

Un besote y hasta el próximo día.
Helena

lunes, 8 de septiembre de 2014

Sobreviviendo a mis primeros Sanfermines "sin gluten"

Hola buenos días.

Aunque han pasado ya más de dos meses desde los Sanfermines, hoy os quiero contar como los vivimos mi enano y yo, ya que eran los primeros que pasábamos siendo celiacos. Y fueron duros, para que os voy a engañar.

Los Sanfermines, como cualquier otra fiesta popular, se viven en la calle. Y eso que este año el tiempo no acompaño en absoluto, pero al fin y al cabo, con chaqueta o sin ella, todo está en la calle.
Eso implica almorzar-comer-merendar-cenar por ahí. Y cuando digo "por ahí" para cualquier persona que no tenga ningún tipo de intolerancia es: "entro en un bar, en un txiringuito o en un puesto callejero y me cojo lo primero que me apetezca en el momento en que tenga hambre".

Ummmm, pero las cosas cambian, y mucho, cuando una es celiaca. Porque NO PUEDES COMER NADA, NADA DE NADA, EN NINGÚN SITIO: ni unos pintxos (sí, de esos maravillosos que tenemos en Pamplona), ni unas rabas, ni unos simples churros (que llorera se pegó el pobre Nicolás un día que bajamos a las barracas -la feria para el resto del mundo) y él sólo quería unos churros, unos simples churros).

Y tu como adulto que eres piensas: "bueno, pues me salgo con mi pan, mis croquetas y me acoplo a lo que sea". Y es duro. Pero para un niño es un mundo. Y por mucho que los padres intentemos "protegerlo" de ciertas situaciones (me llevo al niño a montarse en otra atracción mientras el resto de los niños se comen sus churros), al final ellos no son tontos y enfrentarse a su comentario de: "mama odio ser celiaco" es como una punzada en el corazón.

Es verdad que el día a día de un celiaco es más o menos llevadero. En casa es sencillo. Caro pero sencillo. Viajar complica las cosas, pero siendo organizada y sabiendo que más que "disfrutar con la comida" lo que vas a hacer es simplemente "sobrevivir" (sobre todo según donde vayas). lo puedes hacer sin problemas. Pero los días "especiales", esos son los difíciles.
En una sociedad donde la cultura gastronómica es enorme; donde la comida se convierte en el eje principal y central de parte de nuestra "sociabilidad", ser celiaco, y con perdón, ES UNA MIERDA, Y ES DURO. Y os juro que de normal lo llevo estupendamente, pero cuando una es consciente de que nunca, nuca más se va a poder tomar un bollo de crema (vale, los hay sin gluten pero por favor... no comparemos seamos serios); un pintxo, un bocata de jamón o unos churros...

En fin, a pesar de todos los pesares seguiremos saliendo, seguiremos disfrutando "sin gluten", aunque haya días que sean "un poquito cuesta arriba".
Besos mil y gracias por estar ahí
Helena

jueves, 4 de septiembre de 2014

Tarta de Yogur y melocotón

Hola buenos días.

El pasado mes de agosto fue el cumpleaños de mi "costillo". 40 le han caído ya (shssss... es un secreto pero a  mí me caen el año que vinene... ummmm).

La cuestión es que me apetecía hacer algo especial y por supuesto, que pudiésemos comer todos en casa. Pero liarme a hacer un bizcocho con fondant, pues como que me daba una pereza tremenda. Sobre todo porque en estas fechas lo que apetece es un postre ligero y fresquito.
Así que me puse a buscar en internet y en los libros que tengo por casa y encontré esta tarta que fue todo un éxito. La idea original es sacada del libro de "Repostería y Pastelería" de Thermomix, pero yo le he hecho pequeñas variaciones.

Os dejo con las fotos y la receta. Espero que la disfrutéis.

 


Tarta de yogur y Melocotón

* Ingredientes para un molde desmontable de 18 cms.

Ingredientes Base
80 grs de cork flakes sin gluten (en mi caso, Beiker)
50 grs de mantequilla (a temperatura ambiente)

Para hacer la base
Triturar los cork flakes, añadir la mantequilla y hacer una masa con ellos.
Ponerlos sobre la base de un molde desmontable y hornearlo 10 minutos a 200 grados. Reservar.

Ingredientes Relleno
5 hojas de gelatina neutra (Mercadona)
Agua muy fría para hidratar la gelatina
2 yogures naturales
200 nata 33% materia grasa
180 leche condensada
Melocotón (o la fruta que queráis, en almíbar).

Para el relleno:
Hidratar las hojas de gelatina en agua fría durante unos 10 minutos, escurrirlas y calentarlas en el microondas 10 segundos a temperatura media (unos 750W).

Batir los yogures, la nata y la leche condensada y cuando estén bien integradas, añadir la gelatina y batir unos segundos más.

Verter la mezcla sobre los cork flakes y dejar en el frigorífico que cuaje, al menos 3 horas (si es de un día para otro, mejor).

Poner la fruta en almíbar deseada una vez cuajada la tarta.

* Los cork flakes se pueden sustituir por galletas sin gluten.

Os puedo asegurar que la tarta está deliciosa. Es súper ligera, suave y a los niños les encantará.
Un besote grande y hasta el lunes.
Helena

lunes, 1 de septiembre de 2014

Pan sin gluten con panera Lekue

Hola buenos días.

Parece increíble pero ya estamos a 1 de septiembre. ¡¡que rápido se ha pasado el verano¡¡
El viernes los niños ya empiezan el cole y con él, las rutinas, los horarios, las extraescolares. Que pereza madre mía, pero es lo que tiene la vida y para que vuelva a llegar el próximo verano, tendremos que esperar unos cuantos meses (y también disfrutarlos, por supuesto).

Tengo un montón de cosas que contaros de este, nuestro primer verano siendo celíacos: lugares donde hemos estado, problemas que nos hemos encontrado, recetas ricas y refrescantes... Pero para empezar hoy estreno la nueva temporada del blog con mi primer pan "decente" sin gluten.

Desde que sé que no puedo comer gluten, soy fan absoluta del blog de Sandra: "Tartas Sin Gluten". Sandra tiene una niña celíaca y no sabéis que recetas tan fantásticas prepara para ella y para toda la familia, por supuesto.
La cuestión es que antes del verano hizo un pan con una panera de LEKUE que me dejó encantada y aprovechando que en verano es mi cumple, me la autorregalé.

No me ha defraudado en absoluto porque es súper cómoda y manejable. Os dejo con las fotos y luego la receta.


Pan sin Gluten

Ingrdientes
200 grs harina Schar Mix B pan
50 grs harina arroz
250 agua con gas templada
1 cucharada de miel (15 ml)
1 cucharadita levadura seca (5 grs)
1 pizca de sal

Elaboración con panera Lekue
- Mezclar todos los ingredientes durante 10 minutos en una amasadora a velocidad media.
- Colocar la mezcla en un bol con un poquito de aceite y dejar levar una hora tapado por film trasparente (o incluso dejarlo en el mismo bol de la amasadora).
- Pasado el tiempo (en el que la masa ha tenido que levar), darle unas vueltas con una espátula de forma suave para desgasificarla un poco y verter en la panera de lekue.
- Ponerle por encima un pelín de harina y semillas de lino (opcional).
- Precalentar el horno a 230 calor arriba y abajo. Hornear 10 minutos.
- Luego bajar la temperatura a a 200 grados y hornear 10 con ventilador y 15 con calor abajo (los 5 últimos con el molde abierto para que se dore un poquito).

Os aseguro que el pan está delicioso. Y para mí una de las mejores cosas que tiene esta receta es que apenas manchas utensilios y además no tocas casi la masa (que ya sabemos que estas "sin gluten" son complicadas de manejar).

Espero que os haya gustado y si lo probáis ya me contareis que tal. Un besote grande y bienvenidos y al nuevo "curso escolar" 2014-2015.
Helena