lunes, 14 de abril de 2014

Red Velvet Bundt Cake

Hola buenos días.

Hoy lunes supongo que muchas de vosotras estaréis ya de vacaciones. En Navarra hasta el miércoles es laborable y los niños tienen cole, así que aquí seguimos al pie de cañón.

La receta que os presento es mi adaptación de uno de mis bizcochos "glutonianos" favoritos, el "Red Velvet". Para quienes no lo hayáis probado, se llama así por su tono rojizo interior (que se consigue poniendo colorante rojo, sin más) y por un sabor un tanto peculiar que le aporta el "buttermilk" (o suero de mantequilla) y que a mí me recuerda un poco a las "panteras rosa" que alguna vez me comía de pequeña.

¿Y que es el buttermilk? os preguntareis algunas. Pues os lo cuento: Originalmente es el líquido que se obtenía al batir la nata para transformarla en mantequilla. Su aspecto es parecido a la de leche desnatada pero su sabor es ligeramente amargo como consecuencia de la maduración de la nata en dicho proceso de transformación. En repostería se usa frecuentemente para aumentar la esponjosidad y mejorar el sabor"

Cada vez con más frecuencia se va encontrando en algunos supermercados. No es mi caso en Pamplona, así que se puede hacer una versión casera bastante apañada. Luego os cuento como. De momento, un vistazo a las fotos para ir haciendo boca.




RED VELVET BUNDT CAKE

Ingredientes
230 grs de harina sin gluten (en este caso Mix Dolci de Schar)
20 grs de cacao en polvo sin gluten (Valor)
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de bicarbonato
250 grs de buttermilk (*)
125 grs mantequilla
240 grs azúcar
3 huevos
Colorante Rojo sin gluten (Sugarflair)

Elaboración
- (*) Para elaborar el buttermilk: ponemos 250 grs de leche y o una cucharada de vinagre o de zumo de limón. Removemos bien y dejamos reposar unos 10-15 minutos. Pasado ese rato, tendrá una sensación como de "leche cortada" pero de eso se trata.

- Precalentamos el horno a 170º (en el mío, generalmente se hornea a 180º)
- Tamizamos la harina junto al cacao, la levadura y el bicarbonato.
- Comenzamos batiendo la mantequilla y cuando esta esté cremosa, ponemos el azúcar y seguimos batiendo hasta que blanquee. 
- Agregar los huevos de uno en uno. Esperar a que el anterior esté bien integrado en la masa.
- Añadimos una cucharadita de colorante rojo y seguimos batiendo.
- Comenzamos echando 1/3 de la harina y batimos. Entonces se echa 1/3 del buttermilk. Seguimos batiendo y así hasta terminar siempre con la harina.

- Engrasar en molde elegido y hornear a 170º durante aproximadamente 50 minutos (o hasta que cuando indroduzcais un palillo, este salga limpio).
- Dejar en el molde hasta que este se enfríe un poco y desmoldar sobre una rejilla para que se atempere del todo.

NOTAS: si queréis hacerlo en versión "glutoniana", habría que cambiar la harina por una de trigo normal y para estas cantidades, poner sólo 2 huevos y 230 de buttermilk.

Espero que os haya gustado mi propuesta del día de hoy. Si os apetece rellenarlo, está delicioso con una crema de queso mascarpone.
Disfrutad mucho de las vacaciones. El próximo jueves no habrá publicación pero nos vemos de nuevo el lunes.
Un besote
Helena

3 comentarios:

  1. Hoy pensaba en una receta sin gluten para hacer este fin de semana y ya la tengo! las fotos son preciosas, mil gracias!! Besetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María. Ya me contaras que tal. Un besazo

      Eliminar
  2. Hola! te quedó genial, es de los que más nos gustan, qué bien que puedas ir adaptando tus recetas favoritas! con este blog y tus recetas seguro que alegras el día a más de uno! besis

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.