jueves, 20 de marzo de 2014

Madrid sin gluten: Faunia

Hola buenos días.

Hace unos días os conté la primera parte de nuestro viaje a Madrid, siendo éste el primero que hemos hecho siendo una familia "sin gluten". Hoy vamos con la segunda.

El domingo que coincidía con nuestra visita y teniendo en cuenta que íbamos con 4 niños en total, decidimos pasarlo en FAUNIA. Para quienes no lo conozcáis, es una especie de Zoo, pero ambientado en 4 ecosistemas y 13 áreas temáticas adaptadas a cada especie con su propio hábitat.

La verdad es que nos encantó. Se puede llegar en metro y luego tienes una caminata de unos 15 minutillos. Antes de la visita, yo ya había llamado para preguntar si había menú sin gluten y efectivamente, en el restaurante principal llamado "El Olivo" lo tenían.

No obstante, en nuestra inseparable mochila llevábamos zumos, batidos, fruta, barritas de cereales "sin" y galletas varias. Sin problemas para entrarlos en el parque, por cierto.

Cuando llegó la hora de comer nos acercamos al susodicho restaurante y efectivamente, no tuvimos problema: para el niño menú infantil compuesto por macarrones con tomate, salchichas y patatas fritas. En mi caso pude elegir varios de los platos del menú (arroz blanco con tomate y merluza).

Como suele suceder en casi todos los parques temáticos, la calidad de los menús (y no hablo de los de los celíacos, sino en general) para mi gusto deja mucho que desear. Cosa que contrasta con el precio que pagas por ellos (9,50€ en el caso del menú infantil y 14,90€ el de los adultos). Pero bueno, contentos por tener la opción de comer sin problemas.

Una de las noches habíamos quedado con varios de nuestros amigos madrileños, y teniendo en cuenta donde estábamos alojados (plena Gran Vía), nos juntamos en la 9ª planta del Corte Inglés de Callao. Y no es que yo quiera hacer publicidad del lugar pero me encantó la verdad. LLamado "Gourmet Experience", han unido 10 diversos tipos de cocina en una especie de gran plaza, con super incluído. Si quereis más información pinchad aquí. Lo mejor del lugar, las vistas desde su terraza, sobre todo ver anochecer. Una maravilla, de verdad.
 * Fotos sacadas de la página del Corte Inglés
Con respecto a la comida, pues desafortunadamente no es un sitio muy preparado. Me paseé por todos los puestos preguntando y ninguno me aseguraba que lo que me hiciesen estuviese limpio de contaminación cruzada (eso, en el caso de que supiesen que era la celiaquía claro), así que mientras el resto disfrutaba de estupendas pizzas, comida mexicana, hamburguesas gigantes o comida asiática (único lugar que me tentó, pero al final no me atreví) yo me comía un sandwich que me había llevado de casa, unas patatas fritas y una coca cola. 

La verdad es que quizá en otro momento me hubiese sentido mal, pero ver el atardecer de Madrid y compartir unas horas de risas con amigos a los que ves cada dos o tres años, me compensó por no poder disfrutar de una cena "normal".

Y eso es todo por hoy. Espero que os haya gustado mi relato y sobre todo, que os pueda servir para futuras visitas a Madrid (o para los que allí vivís claro).
Un besote
Helena

1 comentario:

  1. Hola! qué recuerdos nos trae Faunia, a nosotros nos encantó! muchas gracias por la recomendación del Corte Inglés, tantos años allí y no tenía ni idea, cuando volvamos, que por cierto será para Expotarta, tu irás?, intentaremos ir! besis

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por dejar tus comentarios y opiniones¡¡ Me hacen mucha ilusión y me los leo todos y siempre aprendo de ellos.